Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 1, No. 4, trimestre octubre - diciembre de 2005.

 

EDUCACIÓN A DISTANCIA, FORMACIÓN FLEXIBLE Y ENTORNOS VIRTUALES DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE

Marco Antonio Basilio Loza*

RESUMEN


Las Tecnologías de la Información y Comunicación están contribuyendo enormemente a la flexibilización de los procesos de formación. Ello supone el diseño de modelos escolares alternativos congruentes con las nuevas exigencias de la sociedad del conocimiento. En este sentido, los entornos virtuales de enseñanza aprendizaje parecen constituirse en la actualidad como uno de los medios preferenciales que se orientan a la consolidación de sistemas de educación a distancia basados en redes telemáticas. La calidad de esos modelos de formación dependerá esencialmente de su flexibilidad, de su interactividad y del equilibrio que exista en sus tres componentes básicos: tecnológicos, pedagógicos y organizacionales.


1. INTRODUCCIÓN

El presente trabajo tiene la intención de abordar una de las líneas de investigación de la Tecnología Educativa que ha irrumpido con fuerza en estos últimos cinco años, especialmente en España y algunos países europeos: “las aplicaciones educativas de Internet”. En esta línea que al parecer se seguirá explorando en diversas partes del mundo y en los años subsiguientes, se enmarcan tópicos como los que hoy nos disponemos a desarrollar: diseño de entornos virtuales de enseñanza y cursos de formación flexible y a distancia apoyados en redes telemáticas.
En España existen varios grupos de investigación ya consolidados que actualmente se encuentran produciendo nuevos conocimientos en relación a estos temas. Podemos destacar los trabajos desarrollados por el Grupo de Tecnología Educativa (GTE) de las Islas Baleares, el Grupo de Educación Telemática (GET) de la Universidad de Rovira y Virgil de Tarragona y la de Jaume I de Castellón, el Grupo ETIC de Barcelona, GRETA de Málaga y otros. Así como éstos, se espera que en los próximos años sigan surgiendo grupos de trabajo asociados con esta línea de investigación debido a la demanda social creciente de procesos y servicios formativos relacionados con las redes informáticas.
Si bien en la actualidad existe una gran inquietud en el ambiente académico sobre los temas que proponemos, éstos han sido escasamente explorados, lo que es un aliciente para continuar trabajando en proyectos de investigación orientados a producir nuevas ideas, teorías o conocimientos que intenten explicar y solucionar los principales problemas que se suscitan en este ámbito.
El propósito de fondo del presente trabajo es hacer un sencillo análisis de tres tópicos que a mi entender se encuentran fuertemente imbricados y que se ubican como ya se dijo en un tema más amplio que tiene que ver con el uso educativo de la Internet: la educación a distancia, formación flexible y entornos virtuales de enseñanza aprendizaje (EVEA).
Intentaremos en primer lugar, abordar algunos términos que comúnmente han aparecido asociados al concepto de educación a distancia como teleformación, educación abierta, aprendizaje flexible, educación por correspondencia y otros.
En segundo lugar, se abordarán a grandes rasgos las etapas por las que ha pasado la educación a distancia, su concepto, sus principales características y las teorías que le han dado sustento.
En tercer lugar, trataremos de explicar el concepto de formación flexible y los términos que éste implica: aprendizaje y enseñanza flexible.
Finalmente, en relación con los entornos virtuales de aprendizaje (EVEA) intentaremos analizar sus principales implicaciones pedagógicas y sus componentes estructurales. Aludiremos desde luego, al debate que existe en relación al problema de cuales y cuantos deben ser sus principales elementos. Además, trataremos de distinguir los factores que pueden determinar la eficacia de dichos entornos, tratando de establecer si es posible o no, diseñar EVEA con la misma calidad que ostentan algunos procesos de formación de tipo convencional.

2. TERMINOLOGÍA ASOCIADA AL CONCEPTO DE EDUCACIÓN A DISTANCIA.


En la actualidad es común encontrar en el ámbito de la Tecnología Educativa diversos términos utilizados para referirse a la educación a distancia, entre algunos de ellos según García Aretio (2004) se encuentran: enseñanza por correspondencia, teleformación, educación abierta, autoformación, aprendizaje flexible, enseñanza semipresencial, educación virtual y e-learning. Las diferencias en el uso del término también son disímiles según el tipo de país en que se utilicen, así por ejemplo, de acuerdo con Jesús Salinas (2004) en Norteamérica se han utilizado términos como aprendizaje distribuido (distributed learning), aprendizaje mediante tecnología (technology mediated learning) y telematica (telematics); en Gran Bretaña y Australia las expresiones comúnmente adoptadas son: aprendizaje basado en recursos (resource-based learning) y el de distribución flexible; finalmente, en suecia se sigue usando el término de educación a distancia.
Trataremos ahora de aclarar esta terminología diversa que de alguna forma alude al proceso de educación a distancia:


Enseñanza por correspondencia. Es el tipo de enseñanza que utiliza como medio de comunicación el correo postal ordinario, por tanto, los materiales utilizados son fundamentalmente impresos, como: textos, manuales, guías, etc. Aquí el maestro enseña escribiendo y el alumno aprende leyendo. La comunicación es esencialmente asíncrona.


Teleformación. Se refiere al proceso de formación que utiliza como medio de comunicación a las redes, más específicamente al Internet. La comunicación de esta forma, se puede dar de manera asíncrona y sincrona. Los materiales que se pueden utilizar son diversos, entre ellos: hipertextos, multimedia, Chat y videoconferencias.


Educación abierta. Comúnmente este concepto se ha utilizado como sinónimo expreso del término educación a distancia. Sin embargo, algunos estudiosos de este fenómeno como García Aretio (2004) plantean que su principal diferencia estriba en que la educación a distancia nos indica una manera de entrega de los servicios educativos y la educación abierta se refiere a sus componentes estructurales, es decir, al lugar y al tiempo en que se realiza el aprendizaje, al qué se aprende, al cómo se lleva cabo el aprendizaje y si éste se lleva a cabo o no. En realidad, concluye (García: 250), “el rasgo más característico del adjetivo abierta es el de ausencia de requisitos para el ingreso de los alumnos”.


Autoformación. Indica el proceso a través del cual el estudiante se forma así mismo. Es él, quien decide sobre el ritmo, condiciones y materiales con los que aprenderá, sin que esto impida la posibilidad de que en su aprendizaje influya una tercera persona o algún otro medio tecnológico.

Aprendizaje flexible. Es cuando el alumno toma las decisiones en relación a diferentes circunstancias de su aprendizaje: los contenidos que aprenderán (tópicos y temas de su interés), el lugar en donde se llevará cabo el aprendizaje (en la casa, en la oficina, otro lugar.) y el cuándo aprenderá (en que momento, que hora, que día, el ritmo, frecuencia, duración y periodicidad).


Enseñanza semipresencial. Indica que el proceso de formación se lleva cabo no de forma convencional, es decir, con presencia del 100% a las clases o sesiones, sino solamente con un nivel determinado de asistencia. Este tipo de enseñanza supone la combinación de la formación presencial y la formación a distancia, aunque no se precisa en que medida el alumno pude hacer acto de presencia y en que porcentaje no. Comúnmente este tipo de modelo de formación también supone el diseño de materiales y entornos de aprendizaje que funcionen tanto del modo presencial como del modo a distancia.


Educación virtual. También llamada “educación on line”. Concibe a la virtualidad como el espacio de enseñanza-aprendizaje apoyándose en redes telemáticas, concretamente en Internet. Normalmente este modelo de formación utiliza plataformas y entornos virtuales de enseñanza aprendizaje mediante los cuales se desarrolla todo el proceso educativo, incluyendo la evaluación. Entre los recursos más utilizados en esta modalidad se encuentran: el correo electrónico, el Chat, las videoconferencias, materiales PPS, entre otros. Es posible que también, los procedimientos administrativos se efectúen por este medio: pago de colegiaturas, inscripción, asignación de tutores, etc.


El e-learning. De acuerdo con la traducción literal de este término al español estaríamos hablando de un aprendizaje basado en aparatos electrónicos como la radio, la TV, el video, el Internet, etc. Sin embargo, no es este el significado que le están atribuyendo las organizaciones que lo usan, más bien, su utilización se encuentra fuertemente ligado al Internet. Así que, e-learning significa aprendizaje mediado por la rede de redes (Internet)

3. EDUCACIÓN A DISTANCIA

3.1 SU EVOLUCIÓN

La evolución de la educación a distancia como modelo de enseñanza-aprendizaje es al mismo tiempo el desarrollo de la tecnología y de la pedagogía. La primera, ha proporcionado los medios que hacen posible al proceso educativo; la segunda, ha orientado a estos medios hacia la consecución de fines eminentemente formativos.
En cuanto al impacto que ha tenido el desarrollo tecnológico en los cambios que ha sufrido la educación a distancia a lo largo de su historia, se distinguen cuatro hechos importantes que a mi entender marcan un avance cualitativo en su proceso de evolución e indican la transición de una generación a otra:


-La combinación de la imprenta y el correo ordinario.
-El desarrollo de la radio, la telefonía, la TV y tecnologías subyacentes como las videocintas, grabadoras y reproductores de audio.
-La utilización de la comunicación satelital
-La creación de la red de redes: el Internet y sus tecnologías derivadas como el correo electrónico, el Chat, los hipertextos, la hipermedia, etc.

La combinación de los materiales impresos y el servicio del correo ordinario dieron paso a la primera gran generación de la educación a distancia: los cursos por correspondencia. Estos se basaron en un proceso de comunicación unidireccional que dependió fundamentalmente de la eficacia del servicio postal. Los materiales escritos utilizados simplemente se elaboraban como si se fueran a desarrollar sesiones presenciales sin que se estableciera alguna estrategia metodológica con fines didácticos. Más tarde, dichos materiales adoptaron diseños más sofisticados con clara orientación pedagógica. Surgieron así, las guías didácticas, los manuales, los instructivos y cuadernos con ejercicios y formas de evaluación específicas. Aunque algunos señalan que este tipo de cursos se inició antes del advenimiento de la Revolución Industrial, la gran mayoría coinciden en señalar que fue este gran acontecimiento quien creó las condiciones para su uso extendido, dirigiéndose esencialmente a grupos desfavorecidos económicamente quienes tenían necesidades de aprender algunas habilidades relacionadas con el trabajo industrial.

Ya en el siglo XIX existieron en Inglaterra algunos intentos de formalizar aun más los cursos por correspondencia. Surgieron así algunas asociaciones, entre las que desataca la “Phonographic Correspondence Society”. Por su parte, en los Estados Unidos, Thomas Foster diseñó un curso por correspondencia con el objetivo de capacitar a personas interesadas en la adquisición de habilidades para el trabajo y prevención de accidentes relacionadas con la minería, lo que dio pie para que se formara en Pennsylvania el sistema de Escuelas Internacionales por Correspondencia (ICS).

La segunda generación de la educación a distancia comienza con el uso de la radio, la red telefónica y la TV. En esta etapa (también llamada por Garrison (1985 y 1989) “multimedia”ya que utiliza múltiples medios como herramientas para la adquisición de aprendizajes), los cursos no solamente se orientaron a la enseñaza de habilidades para el trabajo, sino que se empezaron a utilizar en la educación formal, específicamente en el nivel básico, en campañas de alfabetización y en sistemas escolares con amplio contenido técnico. No obstante la comunicación con este tipo de medios seguía siendo de carácter unidireccional, aunque en términos temporales más rápida en relación con la tardanza de los servicios postales. Los materiales elaborados también sufrieron un cambio, pues ya no se utilizaron exclusivamente textos, sino que se usaron aquellos materiales compatibles con los nuevos medios tecnológicos como cintas de audio, video y diapositivas. Se desarrollaron también paquetes instruccionales para ser escuchados y vistos por radio y TV respectivamente.

El tercer hecho que permitió acceder a la tercera generación es el uso de los satélites. Estos permitieron dar un salto cualitativo, terminando con la comunicación unidireccional y sentando las bases para que por primera vez los sujetos involucrados en el proceso educativo pudieran comunicarse de manera bidereccional, uno a uno y uno a muchos. Se utilizaron recursos como la teleconferencia lo que dio cabida a la comunicación en vivo y en directo de los agentes educativos de diferentes lugares del mundo, disminuyendo con ello las distancias geográficas. La videoconferencia por su lado, fue otra herramienta más que llegó con los satélites contribuyendo a consolidar procesos educacionales un poco más flexibles e interactivos.

Finalmente, la aparición de la red de redes dio cabida al advenimiento de la cuarta generación. La Internet acompañada de herramientas como el correo electrónico, el Chat, la videoconferencia y las plataformas de enseñanza aprendizaje dieron a la educación a distancia lo que ninguna otra tecnología: un nivel de interactividad que rompió en definitiva las barreras espacio-temporales. Los agentes involucrados en el proceso educativo pudieron relacionarse y comunicarse de muy diversas maneras: diferente lugar mismo tiempo, diferente tiempo diferente lugar, uno a uno y uno a muchos, estudiante-contenidos de aprendizaje, estudiante-docente y estudiante-estudiante. Esto trastocó los roles de los agentes educativos y se generó un clima que propició la aparición de nuevas estrategias de aprendizaje. Los materiales y recursos utilizados para llevar a cabo el proceso de formación en esta etapa son los que se encuentran asociadas al Internet: hipertextos y paquetes didácticos integrados por audio, video, presentaciones en power point y software en general.


3.2 CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DE LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

De acuerdo con Salinas (2004:148-149), el concepto de educación a distancia “se refiere a aquellas situaciones de aprendizaje donde normalmente el profesor y los alumnos no se encuentran físicamente presentes allí donde la educación tiene lugar, y como consecuencia directa de esta operación, el aprendizaje a distancia se basa en el uso de los diferentes medios técnicos o mecánicos como elementos vehiculadores de la información y comunicación”.

Por su parte, García Aretio (2004: 254) define a la educación a distancia como aquel modelo de enseñanza aprendizaje que se “basa en un dialogo didáctico mediado entre el profesor (institución) y el estudiante que, ubicado en un espacio diferente al de aquél, aprende de forma independiente y/o colaborativa”

Para nosotros, la educación a distancia es un proceso de formación en el que los agentes educativos al no tener la posibilidad de encontrarse en un mismo espacio geográfico recurren a ciertos dispositivos tecnológicos que permiten la interacción, la comunicación y el desarrollo de las actividades de enseñanza aprendizaje.

Siguiendo estos conceptos los rasgos más distintivos de la educación a distancia serían:


-El hecho de que el proceso educativo no se lleva cabo con la presencia de los agentes educativos en un mismo lugar.
-El uso obligado de medios tecnológicos para llevar a cabo el proceso de formación.
-El papel protagónico del estudiante en el proceso de formación que recae en su capacidad para desarrollar un trabajo independiente.
-La existencia de una organización o institución que le de soporte al proceso de formación
-El uso de un sistema de comunicación que elimine las barreras de espacio y de tiempo entre los agentes involucrados en el proceso educativo.

3.3 TEORÍAS Y CONCEPTOS ACTUALES DE LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

3.3.1 TEORÍAS

Es a partir de la década de los sesentas cuando empieza a surgir la necesidad de construir una teoría de la educación a distancia, surgen así las ideas de Wedemeyer en los Estados Unidos de América y M. Moore en la Gran Bretaña que dieron paso a la teoría de la autonomía e independencia. Posteriormente en el año de 1971 fue publicado por Peters un artículo sobre los aspectos teóricos de la enseñanza por correspondencia; pero es dos años más tarde, en 1973 cuando Peters logra conformar en Alemania un tratado sobre la estructura didáctica de la enseñanza a distancia: “Investigaciones para una forma industrializada de enseñanza-aprendizaje”, dando lugar a la teoría de industrialización de la enseñanza. Tiempo después Holmberg (Alemania), Baath (Suecia) y D Sewart (Reino Unido) logran estructurar la teoría de la interacción y la comunicación.
Estos planteamientos fueron retomados por D. Keegan en su obra: “Seis teóricos de la educación a distancia” en el año de 1983. Y a él se debe la sistematización y clasificación de las teorías conectadas con la educación a distancia. Sus esfuerzos se orientaron a darle a este campo un cuerpo teórico en el que nos propone una clasificación que hoy en día es retomada por muchos estudiosos e investigadores:


-La teoría de la autonomía e independencia
-La teoría de la industrialización
-La teoría de la interacción y la comunicación

El aspecto nodal de la teoría de la autonomía e independencia de Wedemeyer se fundamenta en el adulto, al cual tiene como características su independencia y autocontrol en el proceso de formación. Los adultos son por naturaleza autorresponsables y debido a esto se les puede otorgar autonomía e independencia para que tomen decisiones en relación con su aprendizaje y la forma de cómo lo pueden llevar a cabo. Se parte de la idea también, que entre los adultos existen diferencias individuales determinadas por su situación cognitiva. Además, se piensa que independientemente del nivel de apoyo que obtengan de la institución (mucho o poco apoyo según sea el caso) los adultos lograrán lo que se proponen con la ayuda de sí mismos. Moore por su lado, de acuerdo con Salinas (2004: 149) “basa su teoría en la relación entre autonomía personal y distancia geográfica. El alumno es contemplado como una persona autónoma que se encuentra separado espacial y temporalmente del profesor. Estos interactúan mediante sistemas de comunicación no humana”.

La teoría de la industrialización parte de una analogía entre la educación a distancia y el proceso industrial. Desde esta óptica, el proceso de formación a distancia puede ser comprendido, en primer lugar, a partir de los principios de la industria, de la productividad, de la división del trabajo y del eficientismo aspectos todos ellos que emergieron desde la teoría de la administración científica de Taylor e incorporados posteriormente al discurso de la administración educativa y del currículo, entendido como un sistema tecnológico de producción en el que se distinguen tres grandes fases: entradas (input), proceso y salidas (output). En segundo lugar, se considera que así como la producción de bienes de consumo es una práctica común en la sociedad moderna, de la misma manera la educación a distancia podrá llegar a toda la población dispersa en diferentes áreas geográficas. Y en tercer lugar, tanto el proceso de planificación y del control de calidad que se lleva a cabo en la producción industrial de bienes materiales, son procesos que se desarrollarán paralelamente en la educación a distancia a fin de que esta logre la eficiencia y calidad pretendida.


Por otra parte, la teoría de la interacción y la comunicación propone que la educación a distancia debe de fundamentarse en la conversación didáctica guiada que sirva para lograr un aprendizaje. Esta idea de conversación toma como punto de partida el sentimiento de que existe una relación interpersonal entre el maestro y el alumno, ya que con esto se desarrolla el interés y la motivación de éste hacia el estudio. Además, la debida interacción entre los agentes educativos mediante materiales y recursos tecnológicos permite una adecuada comunicación y un nivel óptimo de feed-back. El dialogo fluido en ambos sentidos entre los agentes que participan en el proceso de formación, es sin duda, un elemento importante que determina la calidad y eficiencia de dicho sistema.


3.3.2 CONCEPTOS NUEVOS RELACIONADOS CON LA EDUCACIÓN A DISTANCIA.

McIsaac y Gunawardena (1996) plantean cuatro nuevos conceptos que si bien ya se habían utilizado para explicar procesos de formación presencial, no se habían podido relacionar con la educación a distancia, ellos son:

DISTANCIA TRANSACCIONAL. Se refiere a la relación entre nivel de comunicación maestro-alumno y dimensión de la estructura de un curso. Cuando un programa educativo se caracteriza por tener más contenidos de aprendizaje que dialogo entre el docente y el discente se dice que existe una gran distancia transaccional. Esto quiere decir que entre menos dialogo exista y más estructura, más distancia transaccional habrá o a la inversa, entre más dialogo y menos contenido, menos distancia transaccional. La distancia transaccional no se refiere a una distancia espacial o geográfica, sino más bien a la distancia que se manifiesta entre interacción maestro-alumno y estructura de un curso.

INTERACCION. Este concepto se refiere a la interacción que se desarrolla entre las partes de un sistema de educación a distancia. Estos elementos esencialmente son cuatro: alumno, instructor, contenidos e interfaz. De este modo Jesús Salinas (2004) señala las posibles relaciones que se pueden dar entre estos componentes:


-Alumno-instructor. Que se refiere al dialogo entre profesores y alumnos que participan en el sistema
-Alumno-contenido. Se refiere a la manera de cómo el alumno se apropia de la información contenida en el material.
-Alumno-alumno. Es el conjunto de intercambios o transacciones que se efectúan entre los alumnos mismos a fin de obtener un aprendizaje importante.
-Alumno-interfaz. Indica el modo en que se establece la relación entre el estudiante y los recursos tecnológicos utilizados en el proceso de formación.

CONTROL. Este concepto precisa el nivel de independencia y control con que el usuario desarrolla sus actividades a fin de lograr sus objetivos de aprendizaje. De acuerdo con Baynton (1992) el control se define por tres factores: la independencia, la competencia y el apoyo. El nivel de independencia indica la capacidad del alumno para decidir sobre determinadas situaciones que tienen que ver con su aprendizaje; la competencia por su parte, se refiere a las habilidades y destrezas, mientras que el apoyo lo constituyen los soportes humanos y materiales que son básicos para el desarrollo de su formación.

CONTEXTO SOCIAL. Alude al entorno social y cultural en que se desarrolla el proceso de formación, ya que éste, influye de manera importante en las emociones, actitudes y motivaciones que asumen los estudiantes al momento de participar en el proceso de formación y que pueden ser determinantes en su rendimiento académico. También el contexto determina en gran medida los significados que les dan los agentes educativos a los contenidos y en términos generales, a los mensajes que se encuentran insertados en el currículo.

4 FORMACIÓN FLEXIBLE Y ENTORNOS VIRTUALES

4.1 FORMACIÓN FLEXIBLE

Es común encontrar en la basta producción de escritos relacionados con el tema el manejo de tres conceptos, que si bien mantienen entre sí una relación bastante estrecha, también ostentan desde nuestro punto de vista algunas diferencias. Tales conceptos son: formación flexible, enseñanza flexible y aprendizaje flexible.
Formación flexible desde nuestra apreciación, es el proceso mediado por nuevas tecnologías de la información y comunicación, a través del cual, la enseñanza se orienta a que el estudiante asuma la responsabilidad principal de su aprendizaje. El papel protagónico y las decisiones más importantes en relación a lo que el estudiante aprenderá: el cómo, el cuándo, el dónde, con quién y con que medios , son decididos por él mismo. En esta definición se puede ver con claridad que el concepto de formación flexible es un término más general que se refiere a un proceso en el que se incluyen a los dos polos: la enseñanza y el aprendizaje. En este sentido, un proceso de formación flexible implica necesariamente, por un lado, una enseñanza flexible, pero por otro, un aprendizaje flexible. Si bien estos dos últimos conceptos forman parte de un mismo cuerpo, es necesario reconocer que se trata de dos extremos que presuponen el desarrollo de actividades distintas. Por tanto, la enseñanza flexible tendrá que ver especialmente con las actividades desarrolladas por el docente, bajo el entendido de que éste no es más el poseedor absoluto del conocimiento, dándole libertad y responsabilidad al alumno para que sea quien lo produzca de forma autónoma e independiente y decida sobre el modo de obtenerlo. El aprendizaje flexible por su parte, será el resultado del proceso de formación, y como tal, tendrá que referirse a los conocimientos, valores, habilidades y competencias que resultaron de un proceso en el que el estudiante tomó las decisiones más importantes en relación con su aprendizaje y asumió el rol protagónico en el mismo.
Aunque existen algunos estudiosos del tema que al definir el aprendizaje flexible se refieren tanto a la enseñanza como al aprendizaje (es el caso de Moran y Myrlinger (1999) que entiende al aprendizaje flexible como “los enfoques de enseñanza y aprendizaje centrados en el alumno con grados de libertad en tiempo, lugar y métodos de enseñanza y aprendizaje, y que utilizan las tecnologías apropiadas en un entorno en red”) , y esto puede ser viable, nosotros insistimos en que dichos polos suponen actividades diferentes desarrolladas por agentes educativos que si bien se encuentran en un mismo proceso, también ostentan características distintas .
No obstante, estamos de acuerdo con Moran y Myrlinger en que un proceso de formación flexible, si bien puede ocurrir tanto en un sistema de educación a distancia, como en uno de tipo presencial, en términos generales debe contar con las siguientes características:


-Aplica a la enseñanza y el aprendizaje en cualquier lugar que estos ocurran, on campus, off-campus y cross-campus.
-Libertad de lugar, tiempo, métodos y ritmo de enseñanza y aprendizaje
-Es centrado en el alumno más que centrado en el profesor
-Busca ayudar a los estudiantes a convertirse en independientes en su aprendizaje a lo largo de toda su vida.
-Cambia el rol del profesor quien pasa a ser mentor y facilitador del aprendizaje

También coincidimos con Race (1994) que un proceso de enseñanza flexible es el que permite:


-Acomodarse directamente a las formas en que la gente aprende naturalmente
-Apretura a diferentes necesidades y lugares de aprendizaje
-Abrir varias opciones y grados de control del usuario
-Basarse en materiales de aprendizaje centrados en el alumno.
-Ayudar a que los usuarios se atribuyan el mérito de su aprendizaje.

Como se observa, un proceso de formación flexible, sea cual sea su modalidad, si es presencial, semipresencial o a distancia, supone que las decisiones en relación con el aprendizaje, si se realizará o no, el qué, el cuándo, el dónde y el cómo, lo determinará el alumno. Esto lógicamente producirá cambios tanto en la dimensión administrativa como en la dimensión de la didáctica. Concretamente en el nivel administrativo los aspectos que deberán de sufrir modificaciones son: la accesibilidad, la flexibilidad, el control de alumnos sobre el contenido y la estructura, la elección de un sistema de distribución y la acreditación, entre otros. Por su lado, en el aspecto didáctico se tendrán que replantear las metas de aprendizaje, la secuencia de enseñanza, las prácticas pedagógicas del profesor y las estrategias de organización y planificación que pretenda llevar a cabo la institución en donde se realiza el proceso de formación.


4.2 ENTORNOS VIRTUALES DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE

Las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación y concretamente el uso de las redes telemáticas se han constituido en la actualidad como aquellos medios que están contribuyendo enormemente a la flexibilización de los procesos de formación, independientemente de la modalidad con la que se lleven a cabo si es a distancia, presencial o semipresencial. Esto significa que la flexibilidad del aprendizaje es inherente y totalmente compatible con estas nuevas tecnologías; inherente a ellas, porque su uso con fines educacionales implica un rol más activo del estudiante en comparación con aquellas situaciones en donde la formación se lleva a cabo de manera convencional; y compatible, porque es posible construir desde nuestro punto de vista un modelo de formación flexible apoyado en redes y concretamente en Internet con los estándares de calidad que ostentan algunos modelos educativos de corte tradicional.

Ahora bien, como ya lo hemos apuntado en otro de nuestros trabajos (Basilio, 2005) la aplicación de este tipo de tecnologías a los procesos de formación impactará en sus diferentes niveles. Así, se producirán cambios en su organización, en el rol del alumno, en el currículo y en el papel del profesor; pero, de que hablamos cuando nos referimos a una entorno virtual de enseñanza aprendizaje, que elementos lo definen, de que depende su calidad y óptimo funcionamiento

En cuanto a la primera cuestión debemos señalar que existen varias definiciones de lo que es un EVEA. Por ejemplo, Salinas (2004:190) del Grupo de Tecnología Educativa (GTE) de las Islas Baleares señala que un entorno virtual de enseñanza aprendizaje “es el escenario físico donde un alumno o comunidad de alumnos desarrollan su trabajo, incluyendo todas las herramientas, documentos y otros artefactos que pueden ser encontrados en dichos escenarios, es decir, escenario físico, pero también las características socio-culturales para el trabajo”.
Gisbert, Adell y Rallo, del Grupo de Educación Telemática (GET) (1997) lo entienden como “el entorno adecuado para reforzar técnicas del aprendizaje a distancia y aprendizaje cooperativo, usando de una forma todos los recursos tecnológicos disponibles. También en otro de sus documentos (2004), los mismos autores señalan que un EVEA “es un conjunto de facilidades informáticas y telemáticas para la comunicación y el intercambio de información en el que se desarrollan procesos de enseñanza aprendizaje”
Nosotros intentando una primera aproximación lo entendemos como el espacio en donde tiene lugar un proceso de enseñanza aprendizaje, cuya interacción, comunicación y relación de sus principales actores se encuentran mediadas y determinadas por componentes tecnológicos asociados a la informática y a la telemática en el que se desarrollan todas las actividades formativas.

En relación con los elementos que deben constituir a los EVEA, si bien existen una variedad de propuestas, podemos decir que la gran mayoría de ellas coinciden en que esencialmente estos entornos están conformados básicamente por tres componentes:


-Un componente tecnológico que como su nombre lo indica alude a las herramientas tecnológicas que se aplicarán para el desarrollo del proceso de formación
-Un componente pedagógico que anuncia el papel que jugarán los agentes educativos en el proceso formativo, así también como las actividades de enseñanza y aprendizaje.
-Un componente organizacional que se refiere al ordenamiento del tiempo y el espacio que servirá como plataforma para el desarrollo de las actividades académicas.

Dentro de este conjunto de propuestas en relación con la estructura y consistencia de un EVEA encontramos la de Collis y Moneen (2001) quienes distinguen cuatro componentes:


-Tecnología, que se refiere tanto a ordenadores y redes, como a herramientas y aplicaciones de software
-Pedagogía, que se ocupa del enfoque o de los modelos pedagógicos, la orientación de las actividades, marco de flexibilidad de las mismas, etc.
-Estrategia de implementación, que se refiere a los aspectos que tienen que ver con la innovación
-Marco institucional.

Por su parte Salinas (2004) considera cinco componentes:


-Comunicación mediada por ordenador (componente tecnológico) en el que se destacan tres aspectos esenciales: el sistema de comunicación que puede ser sincrónico o asincrónico, el sistema de recursos compartidos cuyas características son las mismas que el sistema de comunicación y el sistema de apoyo específico a la actividad del grupo que tiene que ver con el entorno organizativo, el cual puede presentar la forma de clase virtual, sistema de gestión de proyectos, etc.
-Medios didácticos. Estos deben de estar centrados en el alumno, cuidando tres aspectos importantes: en primer lugar, la dicotomía local/distribuido en la que es necesario no solamente asegurar el acceso y la posesión de los mismos, sino su diseño y desarrollo; en segundo lugar, la dicotomía medios interactivos/no interactivos que condicionarán el diseño, desarrollo y la organización de los sistemas de comunicación/distribución de materiales; y en tercer lugar, el formato que los medios presentarán: texto, múltiples medios y multimedia.
-Flexibilidad (elementos de aprendizaje abierto) que puede ser de cinco tipos: relativa al tiempo, relativa al contenido, relativa a los requerimientos., relativa al enfoque instruccional y a los recursos, y relativa a la distribución y a la logística.
-Entorno organizativo (componente institucional). Este debe ser por su naturaleza más flexible que las organizaciones tradicionales de enseñanza aprendizaje y deben proporcionar casi todos los servicios que se ofrecen en éstas.
-Aprendizaje y tutoría (componente didáctico). Se distinguen tres componentes fundamentales: los interactivos que se refieren esencialmente al nivel de interacción que se gesta entre estudiante y tutor; las teorías cognitivas que constituyen el sustento conceptual del cual deberán partir las relaciones establecidas entre los agentes educativos; y finalmente, las estrategias interactivas que son puntos de vista y líneas generales de acción que uno adopta en orden a la elección de métodos instructivos.

Gisbert, Adell y Rallo del grupo GET señalan que entre los elementos básicos de un EVEA se encuentran:


-Modulo gestor de datos que será el núcleo que permitirá organizar la información con la que trabaja el EVEA, la cual se clasificará en dos sistemas: el sistema gestor de materiales educativos/formativos que se encargará de los materiales constitutivos de las unidades curriculares: hiperdocumentos, imágenes, audio, video, etc., y el sistema de gestión y seguimiento del alumno, cuya misión consistirá en desarrollar las tareas administrativas correspondientes a la gestión de alumnos y el seguimiento de sus actividades.
-Modulo de autor. Permitirá al profesor la creación de unidades curriculares. Sus principales funciones serán: edición de documentos html, creación de materiales audiovisuales, creación de protocolos de evaluación del alumno, creación de canales de comunicación y creación de espacios de trabajo en grupo.
-Modulo de comunicación audiovisual. Este facilitará la producción de canales de comunicación audiovisual para su utilización en tiempo real, como las videoconferencias, por mencionar un ejemplo.
-Modulo de trabajo cooperativo que hará posible la construcción de escenarios virtuales específicos en la que participen maestros y alumnos orientados a optimizar el proceso de formación.
-Modulo de evaluación. Permitirá llevar a cabo las tareas de evaluación de los alumnos.
-Modulo de recursos auxiliares en el que se incluirán todas las herramientas necesarias que permitan el funcionamiento del EVEA. Por ejemplo: correo electrónico, biblioteca virtual, buscadores, etc.

Finalmente, sobre la cuestión de que si un EVEA puede o no reunir las características de calidad como cualquier otro modelo educativo llevado a cabo de manera presencial, consideramos de que esto es posible siempre y cuando se junten determinadas condiciones y ciertas características; en primer lugar, es necesario asegurar su consistencia, es decir asegurar la presencia de los componentes necesarios y apropiados. En términos más informáticos diríamos certificar la cantidad y calidad del hardware; en segundo lugar, es pertinente asegurar, lo que llamaríamos el Software de un EVEA, es decir, los suplementos que asegurarán la correcta funcionalidad de sus componentes, de forma tal que se construya un sistema perfectamente equilibrado.
Ahora bien, si la calidad de un EVEA depende de la armonía y el equilibrio de sus elementos, la pregunta que cabe es ¿como lograr tal armonía y equilibrio? ¿cuáles son los aspectos metodológicos más relevantes que se deben considerar en su diseño?
Primero, es necesario considerar que todos los componentes del sistema son igualmente importantes, es decir, tanto el elemento tecnológico como los demás tienen la misma trascendencia. Por tanto, se debe hacer caso omiso de aquellos enfoques que basan su eficacia, o bien en la funcionalidad de su tecnología, o bien en la de sus contenidos.
Segundo, es pertinente utilizar alternativas de trabajo colaborativo y estrategias didácticas más novedosas, en las cuales el alumno desempeñe un rol más protagónico, siendo él, el principal responsable en la construcción de su propio conocimiento. Asumimos que gran parte del nivel de calidad de los EVEA dependerá del diseño de estas estrategias de enseñanza.
Tercero, y derivado del componente tecnológico, pensamos que el nivel de interactividad, así como otorgar prioridad al aprendizaje basado en recursos más que en paquetes son otros aspectos que tienen que ver con la calidad pretendida por estos entornos de aprendizaje.
Cuarto, el cambio del papel del profesor de aquél agente que posee de manera exclusiva el conocimiento al que lo facilita (facilitador) es otro de los factores que sin duda alguna permitirá a los EVEA constituirse como espacios de formación altamente competitivos.
Quinto, las instituciones que pretendan llevar a cabo procesos de formación con los entornos virtuales deberán de modernizarse en su estructura organizativa, tendrán que adoptar formas de organización ajustadas a las nuevas modalidades y características que tome el proceso de enseñanza aprendizaje dentro de estos entornos.

5. BIBLIOGRAFÍA

1. Area, M. (2000): Difundiendo la educación a distancia. Revista Interuniversitaria de Tecnología Educativa. La Laguna, España.
2. Basilio, M. (2005): Nuevas tecnologías y educación. En revista electrónica TICs. No. 3. UACS. México
3. Baynton, M. (1992) Dimensions of control in distance education: Afactor análisis. American Journal of Distance Education, 6(2)
4. Collis, B y Moneen, J. (2001): Flexible Learning in a digital world. Kogan Page. Londres.
5. García, J. (1996): Panorama evolutivo de la educación a distancia. En revista electrónica Contexto educativo No. 36. Argentina
6. García, L. (2004): Características de la producción de materiales para la formación a distancia. En Tecnologías para la educación, diseño, producción y evaluación de medios para la formación docente. Alianza Editorial, Madrid, España.
7. Gisbert, M y otros. (1997): Entornos de formación presencial, virtual y a distancia. España. En Rediris boletín No. 40. España
8. Gisbert, M y otros. (2004): Entornos virtuales de enseñanza aprendizaje: el proyecto GET. En cuadernos de documentación multimedia. España.
9. McIsaac, M.S., y Gunawardena, C.N. (1996): Distance Education. En Jonassen, D.H.Handbook on Reserch for Education Comunication and Technology. McMillan, Nueva York.
10. Moran, L & Myringer, B. (1999): Flexible learning and university change. En Harry, K. Haigher Education Through Open and distance Learning. Routledge, Londres
11. Race, P. (1994): The Open Learning Handbook. Kogan Page. Londres.
12. Salinas, J. ( 2004): Cambios metodológicos con las TIC. Estrategias didácticas y entornos virtuales de enseñanza aprendizaje. Islas Baleares, España.
13. Salinas, J. (2004): Evaluación de entornos virtuales de enseñanza aprendizaje. En Tecnologías para la educación, diseño, producción y evaluación de medios para la formación docente. Alianza Editorial, Madrid, España.
14. Salinas, J. (2004): Hacia un modelo de educación flexible: elementos y reflexiones. En Nuevas Tecnologías y Educación. Pearson Educación, Madrid, España.

* Licenciado en Sociología, Maestro en Tecnología Educativa, Estudiante del Doctorado en Tecnología Educativa por la Universidad de las Islas Baleares, Catedrático de la Licenciatura en Sociología de la Comunicación y Educación de la Unidad Académica de las Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero