Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 2, No. 4. Trimestre octubre-diciembre de 2006.  

Educación y estructura socioeconómica y política: “¿QUIEN DETERMINA A QUIEN?”

J. Nazarín Vargas Armenta*

 

RESUMEN

El trabajo que se pone a consideración de la comunidad académica  es un ensayo sobre el tema:  “Educación y estructura socioeconómica y política” en él se hace un modesto estudio del término de educación y los factores que en ella inciden, con el propósito de reconocer a ésta como instrumento de superación, y por supuesto, como elemento fundamental para el verdadero desarrollo económico de un país.

INTRODUCCION


El presente ensayo sobre Educación y estructura socioeconómica y política: “¿QUIEN DETERMINA A QUIÉN?”,  engloba temas tópicos de la educación, indispensables para conocer o reconocer, analizar, valorar y revalorar la praxis de labor educativa del docente y por consecuencia lógica, la calidad de alumnos que con ella se contribuye a formar.El trabajo consta de tres partes:  en la parte I, se hace la clasificación de los factores (internos y externos) que inciden dentro del proceso educativo.La parte II comprende el desarrollo general del tema haciendo referencia además de la concepción propia del problema, al uso de soporte bibliográfico para así obtener un mejor soporte teórico y conceptual  de la temática.En la Parte III  se presentan  conclusiones a manera de propuestas de solución tanto desde mi punto de vista derivado de mi  práctica docente como de lo que le corresponde al Sistema Político para la consecución de un verdadero desarrollo económico

.I. FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA EDUCACION

Reconociendo que la educación es un instrumento necesario y útil para la transformación del hombre, es  necesario saber también que ésta es multifactorial, calidad que pone de manifiesto su complejidad para el análisis.Así pues, para facilitar su análisis y conociendo que un factor es un elemento con causa, clasificaré dichos factores en: internos  y  externos, atendiendo al lugar desde donde intervienen de manera directa

.FACTORES  INTERNOS:  Son aquellos que se presentan al interior de la educación, específicamente en la escuela como mera institución responsable de  transmitir educación:

a) Alumnos:   Persona que recibe educación en un centro escolar.
b) Maestro:     Persona de autoridad en materia de enseñanza y que tiene por profesión la labor docente.
c) Curricula:    Descripción de las materias a desarrollar en un ciclo educativo.
d) Programa:  Eje de la actividad escolar. Proyecto de acción donde aparecen explicitados con un orden secuencial y coherente los  objetivos educativos, los contenidos de enseñanza,  las actividades  que se van a realizar en función del tiempo y otros factores.
e) Plan:    Ordenación  general  por  asignaturas  de los objetivos, contenidos y actividades que han de desarrollarse en la escuela.

 FACTORES  EXTERNOS: Son aquellos elementos que desde fuera del contexto escolar ejercen gran influencia  en el logro de los propósitos de la educación:

a) Económicos:  Políticas de producción.
b) Políticos:        Ideología del Sistema.
c) Sociales:        Conformación de la sociedad.
d) Culturales:      Sistema de usos y relaciones tradicionalmente enraizadas en  contexto social.
e) Axiológicos:    Cualidades ideales para el perfeccionamiento del  hombre  a través de la realización de su proyecto personal de vida.

Cuando interactúan tanto factores internos como externos sobre un objetivo común (educación), tienden a complicar su comprensión y su naturaleza dada la complejidad de las funciones que cada uno realiza.Es necesario recordar que para impartir educación, es necesario establecer vínculos entre los diferentes niveles educativos, para que haya una continuidad lógica del aprendizaje;  además  de establecer una concordancia lógica entre los objetivos y los contenidos para lograr la verdadera funcionalidad de los programas de estudio al  establecer una orientación de éstos que sea acorde a nuestra realidad social.La realidad social está conformada por la acción de los factores externos mientras que en la adecuación de los programas están contenidos los factores internos, entonces, la lógica a seguir será  que entre ambos debe darse una sincronización jerarquizada en base a necesidades reales y no a necesidades inventadas o retomadas.

II. INFLUENCIA DE LOS ASPECTOS ECONOMICOS, POLÍTICOS Y SOCIALES EN LA EDUCACIÓN Y SUS CONSECUENCIAS

Sin duda en nuestro país actualmente prevalece una crisis educacional, empero en opinión personal, no  es  la educación o la escuela como mero instrumento donde se imparte la educación, la directamente responsable. Resulta fácil hacer señalamientos irreflexivos buscando salir libres de toda culpa  a aquellos que desempeñan su labor en los ámbitos de decisión tanto políticos como económicos y que por lo tanto, tienen a su cargo la elaboración de los modelos de desarrollo que rigen el destino de un país, a partir de los cuales pretenden definir necesidades y prioridades nacionales, entre ellas, las orientaciones educativas; esto sin analizar las características de la estructura socioeconómica de la sociedad y la forma en que se organiza el sector productivo que, dicho sea de paso, responde a los intereses de los grupos que mantienen el poder económico y político. Si bien en el Artículo 3º. Constitucional, principal fundamento jurídico del  Sistema Educativo Nacional, establece sus fines: (formación integral del educando, combatir la ignorancia, los prejuicios sociales y los fanatismos); sus características (laicidad, obligatoriedad y gratuidad); sus funciones (instrumento de mejoramiento económico, social y cultural de la población). Disposición Normativa de la que deriva la consideración de que la educación de acuerdo con Ruiz (1995) representa una autentica palanca de desarrollo social y económico del país y un medio eficaz para disminuir las grandes desigualdades sociales en la medida en que pretende otorgar equidad en las oportunidades de acceso a la misma; función solo declarativa ya que la realidad muestra de manera por demás obvia que lo anteriormente señalado no se esta logrando,  no existe en la educación ni gratuidad, ni igualdad de oportunidades educativas ni laborales, ni han desaparecido las clases sociales, sino al contrario, las ha marcado más, ha ido en aumento el crecimiento de la clase baja, cada vez hay mas pobres y mucho menos ha logrado la conformación de un país que goce de desarrollo económico.Lejos de eso, el Sistema Educativo ha marcado las tendencias políticas y sociales que imperan en la práctica educativa, política contenida en los Planes y Programas de Estudio, la orientación de sus contenidos de enseñanza y en los métodos que se utilizan en las escuelas para únicamente limitarse a la reproducción del conocimiento, a una enseñanza mecanicista que promueve la memorización antes que el análisis, lo que se reduce a únicamente reproducción de conductas. Así pues, la educación pública reúne las características idóneas que la hacen útil y necesaria al Estado como uno de los aparatos ideológicos a su servicio, para mantener relaciones sociales dominantes, legitimando las políticas estatales a través de la inculcación de una tabla de valores jerarquizados según sus necesidades, permitiendo paralelamente y sin ninguna reserva considerable que la clase dominante aperture escuelas privadas“

Para Ruiz (1995) esta posición de neutralidad de la educación se refeire a una expresión ideológica que intenta encubrir la realidad, ocultando que las verdaderas deficiencias del Sistema Educativo son el resultado de las condiciones de desigualdad y y explotación prevalecientes en la estructura económica.

En este contexto, consideramos que, se debe educar atendiendo las necesidades reales para el desarrollo del país y no solo de unos cuantos, y sobre todo, no limitarse a difundir el progreso por el progreso,  estableciendo una integración de los niveles educativos tanto horizontal como vertical, de tal manera que los conocimientos adquiridos en la escuela sean útiles para la  transformación social, que no se limiten al interés del Estado, sino que por el contrario sea realmente democrática y que en consecuencia permita provocar en el hombre un cambio de actitud, pues el hombre se construye por sus actitudes y una de las mejores formas de lograrlo es a través de la educación que en sí misma eso significa, “cambio de actitud”; entendiendo a la educación (que desde su naturaleza misma tiene el sello de intencionalidad) como el instrumento con el que el hombre se construya a sí mismo, su personalidad y su perfeccionamiento lo cual traerá por añadidura su determinación como ser humano, es decir, que alcance su autonomía y por lo tanto su libertad que no es más que la capacidad de decidir su conducta antes de realizarla, pues, es esta, la que lo va a hacer distanciarse y por lo tanto liberarse de estímulos externos negativos, muchos de ellos localizados en el proceso de Globalización.Sobre todo si se atiende que la Globalización  conlleva la intención de cambiar, de despojar a los pueblos de su cultura creando una ideología ajena a su realidad. Ideología tendenciosa, paradójicamente impuesta fundamentalmente  a través de la educación, fortalecida con la utilización de los medios masivos de comunicación y difusión con el propósito de lograr la enajenación del hombre.

De ahí la importancia  que la educación sea ofertada a todos, una educación de calidad, laica, democrática, no al servicio del Estado, sino al servicio de la libertad, de la igualdad y con la misma oportunidad para todos. De este modo, la escuela debe fomentar las potencialidades humanas y los valores de solidaridad a fin de que ésta no siga reproduciendo y ampliando las diferencias dentro de la estructura de clase.  

Para lograr tener esa realidad, es necesario que el Proyecto de Nación que la sociedad y el Estado  formulen, sea en realidad la brújula que oriente al desarrollo económico, social y político del país y no a la inversa, es decir, que el modelo económico que responde a los intereses de grupos hegemónicos, sea el factor determinante en el desarrollo de la educación.

 III. CONCLUSIONES

-Es evidente que ante toda esta problemática educativa, a  los docentes, nos corresponde rescatar y poner en práctica el valor que indiscutiblemente tiene la educación como verdadero agente transformador; abatir el rezago educativo y por lo tanto, la ignorancia.

-Por ende, nos corresponde también revalorar y dignificar la noble labor de nuestra práctica docente que en la actualidad goza de tanto desmérito.

-La educación requiere de un cambio desde sus raíces, lo que es, recuperar el verdadero propósito de ésta como instrumento eficaz para la realización del hombre en todos sus aspectos.

-Estamos comprometidos a generar una nueva cultura que combine las obligaciones del deber institucional con la satisfacción de las necesidades del hombre. Una cultura que incentive la capacidad y la creatividad humana para la consecución de metas con un fin común: la realización del hombre como tal.

-Es necesario un cambio institucional para no seguir formando personas mecanicistas, evitar la memorización y provocar la reflexión, el análisis, desarrollar pensamiento con enseñanza y despertar el interés en los alumnos a través de una práctica con enseñanza.

-Modificar nuestros paradigmas, dejar de ser parametrales, despertar la duda en los alumnos, despertar en ellos una conciencia crítica que les permita llegar a la producción de un pensamiento crítico y reflexivo para que se apropien de su realidad y logren transformarla en base a la razón. Generar una mentalidad que sustituya la actitud crítica sin participaciónHacer uso de nuestra creatividad y volver la vista hacia otros terrenos ricos en su capacidad de transmitir experiencia, hacer de nuestra práctica una verdadera enseñanza que logre generar el tan ansiado cambio de actitud en los alumnos.

-Comprender que mayor información no supone mayor educación ya que informar no es lo mismo que conocer pues el conocimiento exige esfuerzo de superación constante.

-Promover y practicar los valores para sensibilizar al alumno.

-Reforzar la autoestima de los alumnos, darles confianza y promover el diálogo, la libre expresión de las ideas pues un alumno reprimido es incapaz de producir conocimiento,  si acaso solo reproducción del mismo.

-Recordar que la educación no es unilateral, evitemos ser omnipresentes.

-En cuanto al Sistema corresponde reflexionar en que si bien es cierto que la creciente aceleración de la ciencia y la tecnología nos compromete a una modernización en cuanto a la manera de alcanzar un crecimiento económico, también es cierto que, dicha modernización mal encaminada lo único que genera es pobreza, marginación y violencia. Además que no es fomentando la ignorancia del pueblo como se alcanzará un auténtico desarrollo, ya que éste solo se logra a través del impulso del conocimiento y por lo tanto de la educación ya que es por demás sabido que a mayor educación corresponde mayor preparación y que mayor preparación implica, además de oportunidades educativas y laborales, mejores condiciones de vida lo que redundará en el crecimiento del aspecto productivo, lo que significa crecimiento económico.

-En tanto no se defina un Proyecto Nacional de Desarrollo Económico que responda a las necesidades reales de la población y solo se siga cambiando la forma del discurso con la introducción de términos modernos, y no su contenido de fondo, jamás ningún país podrá aspirar a alcanzar un verdadero desarrollo económico.


Referencias Bibliográficas:

ALTHUSER, Louis. (1998): Ideología y Aparatos Ideológicos del Estado”. Nueva Visión, Buenos Aires.
BAUDELOT, Cristian y Establet Roger. (1975): El aparato escolar y la lucha de ideología de clases. En: La Escuela Capitalista. 12ª. Ed. Editorial Siglo XXI. México
Diccionario de las Ciencias de la Educación (1996): ”.  AULA, Santillana. 3ª reimpresión.

Ruiz, Amparo. (1995): Educación y estructura socioeconómico y política. Plaza Valdez, México
SAEZ, Hugo Enrique.(1997): “Las comunidades artificiales en la aldea global”.  UAM Xochimilco, México

*Mtro. J. Nazarín Vargas Armenta. Profesor – Investigador de la Licenciatura en Derecho, integrante del Cuerpo Académico “Educar para la Democracia”, de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero.