Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 3, No. 2. Trimestre abril-junio de 2007. ISSN: 1870-7505  

La globalización y la economía de la información

Marco Antonio Basilio Loza *

 

La sociedad de la información tiene diversas características que la distinguen de otros tipos de sociedad. No obstante, se asume que uno de sus rasgos específicos es poseer una economía, que por un lado, funciona como un todo en el que sus procesos, si bien ocurren en ámbitos específicos y  con una autonomía relativa, se ven también como interconectados gracias a la utilización de las nuevas tecnologías de la información, lo que los convierte en procesos globales; y por otro lado, existe una economía que no sólo funciona a partir de la aplicación de las tecnologías de la información, sino que su producción, proviene ya no del sector secundario (industrial), sino  del sector terciario (de servicios), y dentro de éste, de aquellas industrias vinculadas a la producción, distribución, intercambio y consumo de información. Luego entonces, se trata también de una economía informatizada.

1.2.1. La economía informatizada

Daniel Bell en su texto “El advenimiento de la sociedad posindustrial” publicado en el año de 1973 hablaba ya de los cambios económicos de mayor trascendencia que tienen lugar en la nueva sociedad de la información: en primer lugar, la actividad económica se orienta hacia el sector servicios, lo que asegura la perdida de importancia del sector secundario o industrial; en segundo lugar, la mayor parte de la fuerza de trabajo  se concentra en las empresas del sector terciario como las dedicadas al comercio, a las finanzas, al transporte, al ocio y aquellas actividades que se relacionan con la investigación, educación, producción y distribución de conocimientos; y en tercer lugar, la mayor parte de los ingresos nacionales son generados en el sector servicios.


No obstante, es Marc Porat y Victor Fuchs quienes a través de un estudio de la sociedad norteamericana demuestran con datos empíricos la existencia de una economía informatizada. Al analizar la estructura y  consistencia de los tres sectores económicos de ese país: el agropecuario, el industrial y el de servicios, se encontraron con características no vistas hasta ese momento: se  observó que el sector servicios había crecido más que el sector industrial y el agropecuario, que  la fuerza de trabajo se concentraba en  el sector terciario y que la mayor parte de los ingresos se producían en aquellas empresas vinculadas a este sector, tal y como nos muestra Fuchs en el siguiente cuadro:

Personas empleadas por actividad económica (en miles) del año 1929 a 1963

Actividad económica

1929

1937

1948

1953

1957

1963

Agricultura, bosques y pesca

9205

8864

7012

5885

5470

4725

Minería

1017

993

1021

896

858

654

Construcción

2306

1738

3262

3801

4161

4305

Manufactura

10556

10686

15468

17462

17054

16767

Transporte

3034

2333

3000

2997

2846

2546

Comunicaciones y servicios públicos

1034

901

1281

1403

1514

1461

Empresas gubernamentales

409

474

720

842

864

987

Comercio al mayoreo

1744

1857

2712

2971

3205

3391

Comercio al menudeo

6077

6305

8597

9311

9765

10537

Financiadoras y aseguradoras

1207

1065

1349

1705

2040

2437

Bienes raíces

368

455

574

615

681

763

Actividades domésticas e instituciones

3249

3060

3051

3246

3749

4316

Servicios profesionales de reparación de negocios

3235

3369

4449

4780

5303

6182

Gobierno general
(incluyendo fuerzas armadas)

2765

5056

6080

9151

9054

10336

Fuente: Departamento de Comercio de Estados Unidos (Office of Bussines Economic)

Los datos presentados promovieron  el surgimiento de conceptos, tales, como la economía de la información, economía informatizada  o  economía de servicios.
 La economía de la información es un concepto que alude a una economía en la que el sector terciario o de servicios se erige como el sector más dinámico, empleando a la mayoría de la mano de obra y produciendo la mayor parte del ingreso nacional.


Además Porat resaltó la importancia de una sección del sector servicios, aquella parte orientada específicamente al desarrollo de procesos que tienen que ver con la producción, distribución e intercambio de información, ya que de acuerdo con él, en ella, se emplea  la mayor parte de la mano de obra y se genera  la mayoría de los ingresos,  este es: el sector de información, en donde se encuentran las actividades educativas, investigativas y todas aquellas relacionadas con la generación de información y comunicación.


Se concluye que en la economía estadounidense el factor más importante es el informativo y que las estructuras políticas y sociales  se fundamentan en una economía de la información que  existe sólo en la medida en que más de un 50% del producto nacional bruto emerja de este sector.

1.2.2 La economía global

De acuerdo con Castells (2005, 120) “una economía global es algo diferente. Es una economía con la capacidad de funcionar como una unidad en tiempo real y a escala planetaria”. Aunque el carácter mundial de la economía capitalista, (carácter que está presente en su espíritu y naturaleza misma) aparece con los grandes descubrimientos del siglo XVI que permitieron la integración de América Latina al mercado mundial, se considera que es a partir de la década de los ochenta del presente siglo en que surge una economía globalizada, gracias a una revolución tecnológica que se da en el ámbito de la  información y comunicación.


De esta forma, la globalización se considera ante todo, como un fenómeno que tiene su origen en la economía y que se encuentra directamente relacionada con la intensificación de la actividad comercial entre países geográficamente distantes, con la liberación de aranceles, con la deslocalización de las empresas y con  la liberación de los capitales.


 La globalización resulta de un desequilibrio  entre la actividad comercial y la producción, ya que es el comercio el que crece más que la producción. De este modo tenemos que  entre el año de1990 y el 2000, de acuerdo con Bernard Guillochon (2003)  el índice de crecimiento anual del volumen de las exportaciones mundiales alcanzó el 6.8% frente al 2.3% de la producción. Esto benefició sobre todo, a los países avanzados de la Europa occidental y de Asia, mientras que los países en vías de desarrollo como los de América Latina sólo obtuvieron una mínima parte de estos intercambios. La competencia entre las naciones del mundo por controlar el mercado, genera una gran desigualdad entre países afectando sobre todo a las poblaciones más pobres y marginadas del planeta.


La globalización es un conjunto de fenómenos que emergen de la apertura comercial y de capitales que se dan en las economías de los países a un nivel mundial. Dentro de estos fenómenos se encuentran la libre circulación de productos para el mercado y de capital  a nivel internacional.
En esta etapa de la globalización, si bien las mercancías y los capitales tienden a liberarse para  ir más allá de sus fronteras, éstas, están sujetas a  las leyes del mercado, al poder de los estados y a las instituciones de carácter mundial como  el Fondo Monetario Internacional ( FMI) , la Organización Mundial de Comercio ( OMC ) y  el Banco Mundial ( BM ).


Los movimientos globalifóbicos se dirigen normalmente a estas instancias cuando presentan su inconformidad contra la globalización, denunciando que esta última es la causa del aumento de la desigualdad, la marginación y la pobreza de los grupos más desfavorecidos, además del creciente deterioro del medio ambiente.


Para los que están de acuerdo con la globalización, el fenómeno del neoliberalismo económico, la libre competencia, la apertura comercial, el libre flujo de capitales y todos los procesos que conlleva  son algo provechoso para la sociedad y sólo traen beneficios para la misma, sin embargo, los críticos más radicales señalan que  en el terreno de la realidad, son muchos lo sectores de la población que están siendo afectados de una o de otra forma por la globalización y la competencia internacional, es decir, se reconoce  que existen graves  consecuencias  sociales y naturales resultado de este proceso, sobre todo, en países en vías de desarrollo: problemas ambientales, problemas de empleo, bajos salarios, afectación a productores agrícolas,  incremento de la pobreza, aumento de la marginación y el  crecimiento galopante de la desigualdad social Esto se puede constatar con el I.D.H (índice de desarrollo humano), y sus indicadores: la esperanza de vida, el nivel educativo, el nivel de alimentación, de salud, de ingreso, etc., que en este tipo de países son relativamente bajos.


Gimeno Sacristán (2005) apunta que existen dos grandes formas de mirar a la globalización: una de ellas consiste en identificar a la globalización como un proceso que no va más allá de la producción y  mercados, es decir,  que se limita a  la explicación de la existencia de  las redes entre empresas trasnacionales, financieras y mercantiles en el mundo; y la otra “es aquélla que  consiste en ver a la globalización desde dimensiones más amplias que las referidas a la economía, el mercado y las políticas económicas del capitalismo actual”.  (Gimeno, J. 2005, 23). Es decir,  va más allá de la simple vida económica impactando aspectos culturales, sociales y personales.


Siguiendo a Jimeno Sacristán (2005, 21) la globalización  “es un concepto utilizado para caracterizar la peculiaridad del tiempo presente, reconocido como la segunda modernidad, que empezó a fraguarse en las dos últimas décadas del siglo XX.” En este sentido, el carácter expansivo de la globalización encuentra su fundamento en la implementación de políticas neoliberales,  la información y en aquellas tecnologías que la hacen posible en cantidades abundantes.
Así, gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación se hace factible un mundo en red en la que sus partes se encuentran estrechamente interconectadas, no obstante, los intercambios y beneficios que resultan de éstos no son simétricos, de allí la existencia de la denominada brecha digital.

 

BIBLIOGRAFÍA


Castells, Manuel. (2003): La galaxia Internet. De bolsillo. Barcelona, España.
Castells, Manuel.(2005): La era de la información, La sociedad red, Vol. I. Siglo XXI. México.
Crovi, Delia y otros. (2004): Sociedad de la información y el conocimiento, entre lo falaz y lo posible, La crujía. México.
Gimeno, José. (2005): La educación que aun es posible. Morata. Madrid, España
Lyotard, Jean-Francois (1990): La condición postmoderna. REI. México
Touraine, Alain. (1999 ): Crítica a la modernidad. FCE. México

*Catedrático e investigador de la Licenciatura en Sociología de la Comunicación y Educación de la Unidad Académica: Facultad de Ciencias Sociales