Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 2, No. 2. Trimestre abril-junio de 2006.

 

LA TECNOLOGÍA EDUCATIVA

Marco Antonio Basilio Loza

 

Introducción

El presente trabajo tiene la intención de abordar el tema de la tecnologíia educativa de una manera poco ortodoxa. Para su análisis  se partirá no  de su pasado  (como es común en estos casos) para después arribar al presente, sino a la inversa. Se irá del presente hacia el pasado. Se planteará en primer término  como se nos manifiesta  en la actualidad para después  estudiar el proceso evolutivo que condujo a que la T.E tomara las características que hoy tiene. En este sentido, trataremos de   responder a tres grandes  interrogantes:
  1. ¿Cómo se nos presenta hoy en día la Tecnología Educativa?
  2. ¿Cómo llegó a tener las características que hoy le dan identidad propia?
  3. ¿Qué es   la Tecnología Educativa?
En la  parte inicial trataremos de hacer una reflexión sencilla sobre las características del objeto de estudio de la T.E, su campo de acción, y como ésta ha sido capaz no sólo de resistir a las críticas que se le han hecho, sino también de cómo las ha ido asimilando e incorporando  a su campo para fortalecerse.En la segunda parte se analizará su proceso evolutivo, considerando para ello al conjunto de enfoques, disciplinas y paradigmas que de alguna forma le  han aportado elementos teóricos y metodológicos que han sido importantes en momentos determinados de su desarrollo En la tercera parte se presentarán algunas interpretaciones y significados que algunos profesionales de la enseñanza en España le han dado a  la T.E.
  1. ¿Cómo se nos presenta hoy en día la Tecnología Educativa?
Revisando  algunos  documentos de tecnólogos españoles en relación con este tópico, sobre todo de Cabero (1999), Marqués (1999) y Prendes (2004) podemos afirmar categóricamente que en la actualidad la T.E se nos presenta de las siguientes cuatro maneras:
  1. Como una disciplina que posee  un objeto de estudio propio, el cual se construye con las aportaciones de  diferentes ciencias.
  2. Como un campo en el que un sujeto acciona para resolver problemas educativos que tienen que ver con el uso de medios.
  3. Como una disciplina que se  ha ido consolidando a través  de las críticas que le han hecho.
  4. Como una disciplina viva, integradora, polisémica, contradictoria y significativa.

a) Como una disciplina que posee un objeto de estudio propio, el cual se construye con las aportaciones de diferentes ciencias.

La Tecnología Educativa se nos presenta hoy en día como una disciplina que ha evolucionado, ha crecido y se ha renovado, lo que le ha permitido consolidar un objeto de estudio propio, independiente y autónomo en frente de otras disciplinas. No obstante, esto no ha impedido a la T.E retomar aspectos de carácter teórico y metodológico que proceden de otros ámbitos del conocimiento. Si bien podemos afirmar categóricamente que la T.E se constituye como un campo epistemológico que ostenta particularidades muy especificas, también podemos señalar que ésta necesita de las aportaciones de la psicología, la sociología, la didáctica, la filosofía y de otras ciencias para poder hacer contribuciones originales tendientes a resolver una problemática educativa que es cada vez más compleja en la nueva sociedad de la información.
Ahora bien, este carácter multidisciplinario no nos debe conducir a la reducción de la T.E a una simple mezcla de principios teóricos provenientes de otras disciplinas, sino más bien, debe interpretarse como señala Prendes (2004) como una disciplina con carácter propio que para construir el conocimiento asume principios que proceden de diferentes campos disciplinares.
De este planteamiento se desprenden dos tópicos que necesitan explicarse con mayor profundidad: ¿en que consiste ese carácter propio de la T.E?, ¿cual es la relación que se establece entre la T.E y aquellas disciplinas que la nutren en cuanto a conocimientos, conceptos, teorías y metodologías?
La primera pregunta nos remite al asunto de la concepción de la T.E, así también como al análisis de las variables que conforman a su objeto de estudio; la segunda, nos conduce a establecer sus relaciones con otras disciplinas que han contribuido activamente y permanentemente en la construcción de su objeto de estudio, es decir, a su carácter inter o multidisciplinario.
En relación al primer punto podemos afirmar, que el concepto de la T.E no escapa a la lógica de los demás conceptos de las ciencias sociales, es decir, estará siendo determinado por valoraciones propias de unos sujetos que a partir de su posición paradigmática lo enfocan de muy distintas maneras. Así , el paradigma conductista asume que la T.E estudia la eficacia de los medios para generar cambios de conducta en el alumno; el cognitivismo por su parte, considera que lo que estudia la T.E son las características simbólicas de los medios y su capacidad para modificar las estructuras mentales de los estudiantes ; el enfoque sistémico piensa que la T.E se enfoca al diseño, desarrollo y evaluación de los procesos de enseñanza-aprendizaje teniendo como principio a ciertos objetivos; el enfoque crítico reflexivo asegura que la T.E debe concretarse a desenmascarar el carácter político ideológico de las comunicaciones educativas; y finalmente, el enfoque didáctico curricular apunta que la T.E debe estudiar a los medios en contextos curriculares y socio-culturales específicos.
Sobre el segundo punto, consideramos que es a todas luces innegables que la T.E ostenta un carácter interdisciplinario y/o multidisciplinario, al mismo estilo que lo posee el ámbito educativo en su conjunto. Esto no puede ser de otra manera, ya que la T.E forma parte de éste. Es decir, si a la totalidad se le explica a partir de la colaboración de diferentes disciplinas, el mismo proceso ocurrirá con la parte (la T.E) que es integrante del todo (ámbito educativo).
Es así como tenemos una disciplina autónoma e independiente en relación con otras ciencias, pero que al construir su objeto propio asume y retoma principios que se generan en otros campos del conocimiento. Al respecto, el esquema presentado por Prendes (2004) ilustra muy bien la influencia que tienen algunas corrientes de pensamiento sobre la Tecnología Educativa. En este esquema se destaca la teoría de la comunicación, el multiculturalismo, la teoría de sistemas, los estudios que relacionan la ciencia, tecnología y sociedad, el desarrollo tecnológico, la sociología de la educación, la semiótica, la teoría de la educación, la didáctica y la psicología de la educación como aquellos campos del conocimiento que más han influido en la estructuración del objeto de estudio de la T.E.

b) Como un campo en el que unos sujetos accionan para resolver problemas educativos que tienen que ver con el uso de medios.

Desde la óptica de la epistemología no existe objeto de conocimiento si no hay un sujeto cognoscente. Si la Tecnología Educativa ostenta un objeto de estudio propio existirá entonces alguien que se encargue de estudiar a este objeto: ese sujeto será lógicamente “el tecnólogo educativo”. Éste asumirá una función que dependerá de la perspectiva o ángulo desde el cual está mirando a la T.E. Así, para aquellos enfoques técnico-empíricos centrados en los medios, el tecnólogo de la educación tendrá la función de un ingeniero educativo que se abocará a resolver problemas de este campo y a diseñar sistemas, utilizando recursos tecnológicos apropiados; para el enfoque didáctico curricular, el tecnólogo educativo será un colaborador en el diseño de situaciones de aprendizaje donde se tomen en cuenta las características de los usuarios y el valor pedagógico del proceso que se realizará; para la corriente crítica, el tecnólogo educativo será un agente de cambio en un entorno de participación y reflexión.
En relación a su campo de acción, Bartolomé (1988) propone que las áreas de intervención son: la producción de programas educativos, las campañas de formación de opinión, la producción de programas divulgativos, el diseño de programas informáticos, el diseño de textos, el diseño de programas audiovisuales, la participación en proyectos de investigación evaluativa, la evaluación de medios, el asesoramiento en el uso de medios, la gestión de recursos, etc.

c). Como una disciplina que se ha ido consolidando a través de las críticas que ha recibido.

Lejos de ser derrotada por las fuertes críticas de las que ha sido objeto, la T.E se ha fortalecido. Basta con echarle una mirada a la gran diversidad de disciplinas, enfoques y paradigmas que colaboran con ella en el proceso de producción del conocimiento. En sus inicios se consideraba como sustento de la T.E solo a tres campos del conocimiento: la psicología del aprendizaje, la teoría de la comunicación y el enfoque de sistemas. Hoy en día el esquema se ha ampliado como ha quedado establecido con el planteamiento de Prendes (2004) a la vez que han surgido nuevos enfoques en los que se observan influencias de teorías que no se imaginaban que pudieran coexistir con la T.E., tal es el caso de una vertiente del neomarxismo: la teoría crítica.

d) Como una disciplina viva, integradora, polisémica, contradictoria y significativa.

De acuerdo con Cabero (1999) la Tecnología Educativa es una disciplina que ostenta cinco características básicas: viva, integradora, polisémica, contradictoria y significativa.
Viva, porque ha tenido un proceso evolutivo en la que han influido diferentes campos del conocimiento que le han ayudado a consolidar un objeto de estudio propio; integradora, debido a que ha sido capaz de acomodar en su campo las aportaciones hechas por enfoques y paradigmas diferentes e incluso contradictorios; polisémica, porque como cualquier otro concepto de la ciencias sociales se encuentra sometida a procesos de valorización, y por tanto, se le han otorgado diversos significados; contradictoria, porque sencillamente la T.E puede significar todo, en el sentido de cualquier actividad novedosa y planificada desarrollada en el campo educacional y nada en el sentido de nada nuevo; significativa por la importancia que a adquirido, lo que se observa en la gran producción de materiales, documentos elaborados ,actividades académicas y grupos de trabajo que se han ido desarrollando a lo largo de su historia.


Trataremos ahora de adentrarnos a la respuesta de la segunda interrogante:

2. ¿Cómo llegó la Tecnología Educativa a tener las características que hoy le dan identidad propia?

Sin duda alguna que como resultado de un proceso de evolución en el que intervinieron disciplinas y enfoques diferentes.

La evolución de la Tecnología Educativa se encuentra fuertemente determinada por la participación activa de enfoques y paradigmas que se originaron en diferentes campos del conocimiento. Aunque algunos autores (Schramm: 1977) se atreven a señalar que la T.E siempre ha existido debido a que el conocimiento y la técnica invariablemente se han aplicado a la solución de problemas educativos, comúnmente se reconoce que la T.E comenzó con la introducción de los medios de comunicación de masas en pleno siglo XX.
De esta forma, para Colom (1986) la T.E aparece después de la Segunda Guerra Mundial con la utilización de los medios en el campo educacional; Chadwick por su parte, afirma que el concepto de la T.E comenzó a usarse en la década de los sesenta; Cagné y Bringgs (1976) mencionan que la T.E nace bajo la influencia de tres intereses diferentes:
• Un interés por la psicología diferencial que se centra básicamente en las capacidades desiguales de cada individuo para aprender.
• Un interés por la psicología conductista que se erige sobre la idea de que el aprendizaje es resultado de la cantidad de estímulos que provienen del medido ambiente
• Un interés por los medios de comunicación como el cine, la radio, la TV y el videotape.

Para la UNESCO la T.E nace ligada al uso educativo de los medios, siendo esta idea la que predomina en la comunidad de investigadores de la T.E
No obstante, es necesario reconocer que una de las propuestas más difundidas en su momento en relación al tema de los orígenes y fundamentos de la T.E es la de Chadwick quien afirma que en su nacimiento influyeron tres grandes vertientes: los estudios de los medios de comunicación, la psicología del aprendizaje y el enfoque sistémico.

ESTUDIOS SOBRE MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Es la incorporación de los medios al mundo educativo lo que marca el inicio de la T.E, los cuales pueden entenderse de acuerdo con Rossi y Biddle (1970) como “cualquier dispositivo” o equipo que se utiliza normalmente para transmitir información entre las personas”. En sus orígenes la T.E mostró interés fundamentalmente en dos aspectos centrales relacionados con los medios: su desarrollo tecnológico y su integración al ámbito educacional. Posteriormente, cuando las teorías conexionistas surgidas de la psicología comienzan a cobrar fuerza dentro de la T.E, el estudio de los medios de comunicación perdió su importancia, aunque en tiempos recientes con las aportaciones de disciplinas como la sociología, los nuevos enfoques de la psicología y los estudios culturales de la comunicación le han dado un realce significativo.


LA PSICOLOGÍA DEL APRENDIZAJE

Dentro del ámbito de la Psicología fueron las teorías conexionistas (conductistas) las que ejercieron inicialmente una influencia notable en la T.E, primero el conductismo con el esquema primario: estímulo- respuesta planteado por Thorndike y Watson y posteriormente las aportaciones hechas por un conductismo renovado representado principalmente por Skinner.
Skinner nos propone dos formas de aprendizaje, la conducta respondiente y la conducta operante. La primera es producida por estímulos externos estando constituida por reflejos, y la segunda, presupone la acción del hombre sobre el medio ambiente, es decir, es emitida por el organismo más que producida por los estímulos. La gran diferencia entre el condicionamiento clásico y la conducta operante, es de que en el primero, el reforzador es un estímulo incondicionado, y en el segundo, el reforzador es una recompensa. En esta relación, el aspecto nodal es el refuerzo, ya que éste es la gratificación que aumenta el aprendizaje. Su éxito dependerá de un refuerzo que propiciará una respuesta esperada.
Este planteamiento permite a Skinner consolidar el sistema de enseñanza programada, el cual funciona a través de lo que él mismo denominó “la máquina de enseñar” o la caja de Skinner. Esta contiene un manipulador y un mecanismo de entrega de reforzadores, de tal modo que a cada respuesta operante corresponde una gratificación. Así, la enseñanza programada se basa en una propuesta curricular que se caracteriza por plantear a un conjunto de materias, las cuales tienen que ser cursadas en serie. Si el alumno aprende los contenidos de una, es gratificado con la aprobación y podrá, por tanto, cursar la siguiente.
La idea de Skinner tuvo en los inicios de la T.E una gran aceptación, no obstante comenzó a perder terreno en la misma medida en que el enfoque cognitivo comenzó a tomar auge en la década de los setenta.

EL ENFOQUE SISTEMICO.

Este enfoque se inició después de la segunda guerra mundial simultáneamente a la investigación de operaciones. La integración de ambos permitió el surgimiento de lo que mas tarde se denominó: “Proceso de desarrollo de sistemas”.
Las primeras aplicaciones de la teoría de sistemas al campo educacional se hicieron en las áreas de presupuesto, organización, administración de escuelas y planificación.
Uno de los aplicadores más sobresalientes del enfoque sistémico a la educación fue Clifton Chadwick, quién distinguió en los sistemas educativos seis etapas fundamentales: estructura, procesos, entradas, productos, ambiente y realimentación.
La estructura representa la organización y las relaciones de los elementos o subsistemas que integran a un todo. De esta forma, se puede encontrar en un sistema escolar una estructura física que se refiere a las condiciones materiales de la escuela y una estructura conceptual compuesta por los planes y programas que sustentan la vida académica institucional.
El proceso, por su parte, lo constituye la acción transformadora de la escuela. En esta etapa, los insumos que son recogidos del suprasistema son procesados al interior del sistema escolar y devueltos más tarde ya transformados al sistema social.
Las entradas se refieren a los elementos que ingresan al sistema para ser transformados. Aquí se consideran tanto los recursos humanos como materiales que son básicos para que el sistema funcione adecuadamente.
Las salidas o egresos son los resultados de la acción transformadora del sistema, o sea, su producto. En el caso de la escuela los egresos son fundamentalmente los que han concluido el programa escolar.
El ambiente lo constituye el suprasistema del cual forma parte el sistema educativo, en este caso siempre se referirá a la sociedad.
La realimentación se refiere al proceso mediante el cual ingresa información acerca del desempeño de los resultados, es decir, se propone recabar toda la información necesaria para la toma de decisiones y determinar si los objetivos del programa se están logrando o no.
Otra de las propuestas interesantes en relación a la evolución de la Tecnología Educativa es la de Cabero (1999) quien propone cinco periodos claves: el primero corresponde a los momentos iniciales del desarrollo de la T.E, es decir, lo que algunos han llamado la prehistoria de la T.E; el segundo momento se inicia con la introducción de los medios a los procesos de formación; el tercero está marcado por el predominio del paradigma conductista dentro del psicología; el cuarto se caracteriza por la introducción del enfoque sistémico; y el último se inicia con la aparición de la psicología cognitiva.
Otra más de las propuestas que han explicado el desarrollo de la T.E es la de Pere Marqués (1999) quien distingue cuatro grandes etapas, ellas son:

-Primeras concreciones
- Enfoques bajo la perspectiva técnico-empírica
- Enfoques bajo la perspectiva cognitiva mediacional
-Enfoque crítico reflexivo

1. PRIMERAS CONCRECIONES

Fundamentándose en las ideas de Cabero y de Seattler, Marqués afirma que esta es la etapa de los precursores de la T.E. Reconoce que algunos pensadores griegos del siglo V atribuían enrome importancia a la instrucción grupal sistémica y a los materiales y estrategias pedagógicas. Santo Tomas de Aquino, y más tarde, Comenius en el siglo XVII destacaban la trascendencia de las ilustraciones en los manuales de latín. Rousseau en el siglo XVIII, Pestalozzi y Herbart en el siglo XX profundizaron sobre la línea paidocentrica y destacaron la importancia de los medios y métodos instructivos.
Sin embargo, el pensamiento precursor más directo de la T.E se encuentra en algunos pensadores americanos como John Dewey quien ponía especial énfasis en la educación basada en la experiencia; y Thorndike, quien se considera como uno de los iniciadores del conductismo.

2. ENFOQUES BAJO LA PERSPECTIVA TÉCNICO-EMPÍRICA

En esta fase se distinguen tres grandes momentos: el tiempo en que se centra en los medios instructivos en el que se pone énfasis en la enseñanza programada y el momento en que el enfoque sistémico se erige como la máxima prioridad del quehacer de la T.E

2.1 ENFOQUE CENTRADO EN LOS MEDIOS INSTRUCTIVOS

De acuerdo con Marqués (1999) en los dos primeros cuartos del siglo XX la T.E se ocupó de problemas prácticos de la enseñanza centrándose en los aparatos y medios instruccionales. Se desarrollaron entonces una gran variedad de cursos apoyados en dispositivos tecnológicos bajo la idea a de que al introducir un nuevo medio se incrementaría el aprendizaje del sujeto aprendiz. Desde esta perspectiva instrumentalista se entiende a los medios como elementos generadores de aprendizajes.
No obstante, la T.E como disciplina con campo de estudio propio se comenzará a articular en la década de los sesenta con el uso más común de los medios de comunicación de masas en el campo educativo. Ello vinculó más estrechamente las teorías y conocimientos generados en el campo de la comunicación con el objeto de estudio de la T.E .
Tiempo después en los años setenta el avance de la informática consolidó a la computadora como dispositivo mediador del proceso de enseñanza aprendizaje, concretándose inicialmente en los programas EAO (programas informáticos basados en enfoques conductistas) y posteriormente con materiales elaborados desde la perspectiva constructivista.
Este enfoque de la T.E de acuerdo con Marqués ha recibido muchas críticas debido a su planteamiento simplista, ya que olvidan que los medios son sólo un elemento más del currículo.


2.2. LA ENSEÑANZA PROGRAMADA

Si bien se reconocen los trabajos desarrollados en el primer tercio del siglo XX hechos por Thorndike en relación a los principios elementales del conductismo y por Pressey en conexión con la máquina de enseñar, la idea que tiene una mayor aceptación entre los tecnólogos de la educación es de que la T.E emerge en los años 50 con el pensamiento de Skinner.
Sobre todo en su obra “Máquinas de enseñanza” se exponen los principios de una instrucción programada, serial, orientada a lograr determinados objetivos de aprendizaje. En este sentido, la propuesta de Bloom ejerció una influencia importante sobre la programación del proceso educativo y por ende en la T.E.
No obstante, a pesar de que la enseñanza programada significó en su momento una aportación valiosa, ha sido objeto de innumerables críticas, tanto en el terreno conceptual, como metodológico, aunque no por ello se debe dejar de reconocer que ha sido bastante eficaz en sujetos con características diferentes o deficiencias psíquicas

.2.3 ENFOQUE SISTÉMICO

El enfoque sistémico representó un avance más dentro de la Tecnología Educativa. Ello implicó el abandono de la idea de que la tarea de la T.E era la simple introducción de medios en el proceso de enseñanza sustentado en teorías de aprendizaje.
Este enfoque tuvo sus orígenes en el modelo presentado por Taylor dentro de lo que se llama la administración científica. Como se sabe, dicho modelo fue aplicado con éxito en la producción fabril y tiempo después cuando se había comprobado su eficiencia se aplicó a todos los giros de la empresa incluyendo el ámbito educativo. En este campo fueron las ideas de Tyler que se concretizaron en lo que se llamó “la pedagogía por objetivos” la cual ha tenido desde sus inicios un gran impacto tanto en la evaluación como en el diseño curricular.
Dentro de esta perspectiva, (del enfoque sistémico) una de la concepciones de la T.E más aceptadas es la que propone la UNESCO ((1984:43-44) que la entiende “como el modo sistemático de concebir, aplicar y evaluar el conjunto de procesos de enseñanza y aprendizaje teniendo en cuenta a la vez los recursos técnicos y humanos y las interacciones entre ellos, como forma de obtener una mas efectiva educación”


3. ENFOQUES BAJO LA PERSPECTIVA MEDIACIONAL

Dentro de este enfoque se distinguen fundamentalmente dos tipos de estudios: los basados en la interacción simbólica (las investigaciones realizadas desde la psicología cognitiva y los diseños ATI) y los que estudian a los medios en el contexto curricular en donde se utilizan (el enfoque curricular contextualizado)
Los estudios cognitivos sobre los medios parten de la idea de que los atributos y características de éstos asumen un papel importante en el aprendizaje de los estudiantes, es decir, contribuyen a modificar cualitativamente sus estructuras cognitivas. Salomón (1977) siendo un representante de este tipo de estudios señala que los sistemas simbólicos de los medios interaccionan con los esquemas cognitivos de los estudiantes propiciando el desarrollo de habilidades mentales específicas.
Por su parte, los estudios tipo ATI también considerados dentro de los enfoques mediacionales resaltan la relación entre características adecuadas de los medios y situaciones concretas de aprendizaje, es decir, se proponen establecer los medios apropiados para cada situación de aprendizaje.
En general estos estudios ya no se sustentan en la simple comparación entre un medio y otro, sino que dan un paso adelante al considerar que los medios por si solos no tienen ninguna influencia en el aprendizaje de los alumnos y en cambio sus peculiaridades o características si.
El enfoque didáctico curricular contextualizado, por su parte, hace un planteamiento muy sencillo, consideran que los medios deben analizarse desde el contexto curricular en donde éstos se desarrollan y se usan. Ahora bien, estudiar a los medios desde el contexto socio-cultural en que se aplican presupone ver a la Tecnología Educativa desde una óptica multidisciplinaria, pues ciencias como la sociología, la antropología, la economía, etc. que antes no se asociaban con este tema asumirán un rol más protagónico en la explicación del uso de los medios.

4. ENFOQUE CRÍTICO REFLEXIVO

Desde la década de los ochenta la teoría crítica con el pensamiento de sus principales exponentes como Adorno, Horkeimer, Marcuse, Habermas y otros, propició un movimiento que desembocó en lo que se llamó Tecnología Educativa Crítica, la cual se ha preguntado sobre los valores sociales dominantes y por el papel que debe desempeñar la tecnología y los medios dentro de la sociedad y del sistema educativo.
Desde este enfoque los medios se consideran esencialmente como instrumentos de pensamiento y cultura los cuales adquieren un significado que se orienta a transformar las prácticas que se desarrollan en los procesos de formación. Por tanto, la elección que se haga de los mismos deberá atender a las características propias de los estudiantes, siendo respetuosa con lo problemas transculturales
De la mano de este enfoque, Escudero (1995:161) define a la T.E “como una mirada y un conjunto de procesos y procedimientos, no sólo aparatos, con vocación de conformar tanto un modo de pensar la educación como una línea operativa de ordenación y actuación en este ámbito, llevando asociada, por tanto, relaciones entre los sujetos usuarios y aquellos que detentan el poder político, económico y organizativo para su diseño, desarrollo y control”


3. ¿Qué es la Tecnología Educativa?

Soportaremos esta última parte de nuestro trabajo en un documento de Antonio Bautista y Carmen Alba (1997) en el que se recogen varios significados que otorgan algunos profesionales de la actividad docente dentro del ámbito académico español sobre el concepto de la T.E.
Partiendo de la idea de que una de las formas posibles para conocer el significado de una determinada expresión es estudiar los diversos significados que ostenta, Bautista y Alba procedieron a ejecutar un conjunto de entrevistas a distintas personalidades cuya actividad profesional se encuentra directamente relacionada con la T.E, entre ellos: Manuel Area, Antonio Bartolomé, Julio Cabero, Manuel Cebrian, Juan de Pablos, Soledad Jiménez, Santiago Mallas, Arturo Orden, Vicente Pascual, José Luís Rodríguez, Ángel San Martín, Miguel Ángel Santos y Jaume Sarramona.
Si bien la intención de esta parte del trabajo no es reproducir en su totalidad los significados que proporcionan cada una de estas personalidades, la selección de sus valiosas ideas y comentarios nos permitieron arribar a una primera concepción de la T.E. Expongo a continuación algunas de ellas:

 La mayor parte de las personalidades entrevistadas al tratar de responder a la pregunta ¿Qué es la Tecnología Educativa?, recurrió a la historia de la misma. Esto posiblemente se deba a que el significado de la T.E ha variado de acuerdo al momento histórico que le ha tocado vivir. En tal sentido, en los años cincuenta se abocó al estudio de los recursos audiovisuales, en los setenta puso más atención a los diseños instruccionales, y actualmente de acuerdo con varias posturas todo parece apuntar a que la T.E se centrará en los medios y materiales de enseñanza ligados a las Nuevas Tecnologías.
 En general la mayoría de los autores entrevistados coinciden en que el objeto de estudio de la T.E está conformado por los medios y materiales de enseñanza. Esto se puede apreciar en las ideas de Moriera quien apunta que la T.E debe centrar su atención hacia los medios y materiales de enseñanza incluyendo a las nuevas tecnologías; en Jiménez Benedit para quien la T.E debe estudiar a los medios y su utilización en los procesos de enseñanza; en Pascual Díaz quien asume que la T.E nos debe capacitar para el óptimo empleo de los medios didácticos en el acto pedagógico.
 Se coincide también en la gran mayoría de los entrevistados en que si bien los medios y materiales de enseñanza constituyen el objeto más directo de la T.E, éstos deben estudiarse dentro de contextos didáctico-curriculares específicos, lo que nos lleva a pensar que muchas de estas posturas se encuentran enmarcadas dentro de uno de los nuevos enfoques de la T.E que está teniendo una fuerte aceptación y enormes contribuciones a este ámbito del conocimiento: el enfoque didáctico-curricular.
Todo parece apuntar que de acuerdo a estas grandes coincidencias, la T.E en la actualidad tiene como objeto de estudio propio a la aplicación de los medios y materiales de enseñanza en procesos de formación específicos. Entendiendo por medio a aquel dispositivo tecnológico (nuevo o tradiconal) que sirve como puente o enlace entre docente y dicente, es decir, que sirve como mediador del proceso educativo y que de alguna forma contribuye a lograr sus propósitos formativos.


BIBLIOGRAFÍA

1. Cabero,J y otros. (1999) Tecnología Educativa, Ed. Síntesis Educación, España.
2. Cabero.J y otros. (2004) Nuevas Tecnologías aplicadas a la educación, Ed. Síntesis Educación. España.
3. Bautista, A y Alba, C.(1997) ¿Qué es la tecnología educativa?: autores y significados, Revista Píxel Num. 9. Madrid, España
4. Marqués, P. (1999) La tecnología educativa: conceptualización, líneas de investigación, Departamento de Pedagogía Aplicada, UAB, España.
5. Martinez, F y Prendez, M.P. (2004) Nuevas tecnologías y educación, Ed. Pearson. España.
6. Bartolomé, A. (1988) Concepción de la tecnología educativa a finales de los ochenta, Departamento de Didáctica de la Educación Visual y Plástica, Universidad de Barcelona, España.
7. Colom, A.J. (1986) Pensamiento tecnológico t teoría de la educación. En J.L. Castillejo y Ot.,Tecnología y Educación. Barcelona.
8. Cagne, R. y Briggs, L.J (1976) La planificación de la enseñanza. Sus Principios. Ed. Trillas, México.
9. Rossi, P.H y Biddle, B.J (1970) Los nuevos medios de comunicación en la enseñanza moderna. Ed. Paidos. Argentina
10. UNESCO (1984) Glossary of educational Technology Terms. París. UNESCO
11. Salomón, G y Clarck, R (1977) Reexamining the methodology of research on media and technology in education, Review Educational Technology.
12. Escudero, J.M (1995) Tecnología e innovación educativa. Bordón, España.