Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 7, No. 1. Semestre enero-junio de 2011. ISSN: 1870-7505

 

¿POR QUÉ ENSEÑAR PARA DESARROLLAR COMPETENCIAS HOY DÍA EN EDUCACIÓN BÁSICA?

Por Luís Rosas Gutiérrez*

 

RESUMEN

La perspectiva centrada en las competencias se presenta como una opción alternativa en el terreno de la educación, con la promesa de que permitirá realizar mejores procesos de aprendizaje. Sin embargo, el enfoque por competencias aún continúa en debate a pesar de que se ha generalizado en muchos sistemas educativos. Esta situación se refleja en la variedad de autores que han desarrollado el tema (Perrenoud 2008, Tobón 2006, Zabala y Arnau 2008, Sacristán 2008, Denyer M. et al. 2007) quienes destacan que el enfoque por competencias posibilita que los conocimientos que se transmiten en la escuela sean recursos que permitan al alumno resolver problemas, preparar y tomar decisiones en la vida cotidiana.

En este sentido, el plan de estudios 2009 considera que en la actualidad, la sociedad demanda ciudadanos que movilicen conocimientos previos e incorporen nuevos para enfrentar problemas específicos en la vida escolar con impacto en su vida cotidiana. Por lo que la educación básica necesita dejar de lado una formación de carácter enciclopédico en donde el alumno acumula conocimientos, para dar paso a una formación que privilegie la relación entre conocimientos y la resolución de problemas; con lo cual, el alumno podrá comprender y aplicar algunas estrategias para enfrentar las diferentes situaciones que se presenten a lo largo de la vida y de acuerdo a su edad.

ABSTRACT

The competence-centered perspective is presented as an alternative in the field of education, with the promise that will allow for better learning processes. However, the skills approach is still in debate although it is widespread in many education systems. This is reflected in the variety of authors who have developed the theme (Perrenoud 2008, Tobon 2006, Zabala and Arnau, 2008, Sexton 2008, Denyer M. et al. 2007) who point out that the competence approach enables knowledge to be be broadcast in school resources that allow students to solve problems, prepare and take decisions in everyday life.
In this sense, the 2009 curriculum considers that at present, the society requires citizens to mobilize prior knowledge and incorporate new specific coping with school life impact on their daily lives. Basic education needs to set aside an encyclopedic character formation in which students accumulate knowledge, to give way to an education that emphasizes the relationship between knowledge and problem solving thus, the primary school graduates can understand and apply some strategies to cope with different situations that occur throughout life and according to their age.


Palabras claves: competencias, aprendizajes, implicaciones teóricas.


Keywords: skills, learning, theoretical implications.

 

La intención de este artículo es dar un panorama acerca de las competencias en educación básica, ubicando el desarrollo que esta temática ha tenido en nuestro país, pero sin desconocer las tendencias internacionales que van marcando el rumbo de este enfoque.

El enfoque por competencias en educación, aparece [en México] a fines de los años sesenta relacionado con la formación laboral en los ámbitos de la industria, su interés fundamental era “vincular el sector productivo con la escuela, especialmente con los niveles profesional y la preparación para el empleo” (Díaz Barriga Arceo y Rigo; 2000:78).

Sin embargo, la noción de competencia toma una vertiente distinta, cuando pasa del ámbito laboral al aspecto cognoscitivo, para promover el desarrollo de competencias educativas -intelectuales- en donde se vinculan los conocimientos, habilidades, actitudes y valores, con la finalidad de dar una formación integral (hay que recordar que en lo general los programas escolares están más enfocados al desarrollo de conocimientos, descuidando las otras esferas del saber).

Otro antecedente actual del enfoque por competencias lo encontramos a partir de la Declaración de Bolonia (1999) y el Proyecto Tuning (que inicia con la fase I en el periodo 2000-2002), mismos que ponen el énfasis en la compatibilidad y competitividad de la educación superior en Europa, proponiendo para ello, como una de las estrategias, el establecimiento de competencias genéricas y específicas de cada disciplina.

En la actualidad el sistema educativo mexicano incluye en la educación básica el enfoque por competencias, tal es el caso de Preescolar con el Programa de 2004, la Primaria con el plan de 2009 y  la educación Secundaria 2006 donde se toma como eje el enfoque de competencias para la estructuración de un marco curricular común.

Llama la atención en este sentido, la indefinición acerca de las competencias, debido a que no existe un concepto único y aceptado de manera general, porque se dice que es un campo joven de estudio. Se pone énfasis en distinguir que no todo son competencias laborales, que hay que reestructurar el concepto y hablar mejor de competencias profesionales o académicas.

Con respecto a las publicaciones del enfoque de competencias en el ámbito educativo, son varias las aportaciones, que hablan de competencias en los niveles de educación básica, media superior, superior y en posgrado relacionadas con aspectos de diseño curricular, perfiles de egreso, competencias profesionales, competencias de los docentes, entre otras que se ubican en un nivel más genérico.

En este sentido, el concepto de competencia, en educación, se presenta como una red conceptual amplia, que hace referencia a una formación integral del ciudadano, por medio de nuevos enfoques, como el aprendizaje significativo, en diversas áreas: cognoscitiva (saber), psicomotora (saber hacer, aptitudes), afectiva (saber ser, actitudes y valores)… es decir, abarca todo un conjunto de capacidades que se desarrollan a través de procesos que conducen a la persona responsable a ser competente para realizar múltiples acciones (sociales, cognitivas, culturales, afectivas, laborales, productivas), por las cuales proyecta y evidencia su capacidad de resolver un problema dado dentro de un contexto específico y cambiante…( Esquetini, 2007: 36).
¿Entonces qué se entiende por competencia? “como la capacidad de actuar eficazmente en situaciones diversas, complejas e imprevisibles; se apoya en conocimientos, pero también en valores, habilidades, experiencia...” (Eurydice, 2002). De este modo también podemos hablar de las competencias básicas las cuales “se conciben como el conjunto de habilidades cognitivas, procedimentales y actitudinales que pueden y deben ser alcanzadas a lo largo de la enseñanza obligatoria por todo el alumnado, respetando las características individuales."(ZABALA, A. y ARNAU, L. 2007)
En este sentido,  el término competencia nace como respuesta a las limitaciones de la enseñanza tradicional. Para ello, se pone a la competencia en relación con los saberes, del sistema escolar y educativo y la necesidad de articular propuestas formativas acordes con las necesidades individuales y sociales (Zabala, 2007)
Bajo esta idea, el enfoque por competencias se plantea como alternativa para el diseño curricular y para el desarrollo del proceso enseñanza-aprendizaje, desde un sustento constructivista que considera el desarrollo de competencias como un saber hacer en la práctica, pero motivado en un aprendizaje significativo que se transfiere a situaciones de la vida real y que implica la resolución de problemas.

En este rol de ideas, las competencias escolares deben abarcar el ámbito social, interpersonal, personal y profesional; una reiteración integral por lo que refuerza la idea de que la educación de la persona es multidimensional, por lo que la competencia tiene pleno sentido en el terreno educativo.
Bajo esta perspectiva la reforma integral de la educación básica iniciada desde el 2004 con preescolar, en 2006 con secundaria y en el 2009 con primaria, parte de referentes que se encuentran en acuerdos internacionales y los traduce al plano nacional, con el propósito de favorecer el desarrollo de competencias en los alumnos que cursan la educación básica para responder así a las necesidades y expectativas que tiene la sociedad mexicana acerca del ciudadano que desde ella espera formar.
Por eso es necesario enseñar competencias a partir de situaciones y problemas reales. Es decir, que debe haber significatividad de los aprendizajes, complejidad del proceso de enseñanza-aprendizaje, carácter procedimental del proceso educativo, considerando  los distintos elementos que conforman la competencia.
En este caso (Zabala, 2007), considera que la enseñanza de las competencias deben tener un enfoque globalizador. Considerando para el desarrollo de las competencias  una metodología que permita poner en juego todo lo que la competencia implica. Con este sentido,  se plantea que se aborden los programas por proyectos, ya que son globalizadores y permean todas las esferas cognoscitivas del saber.
En este sentido se explican algunas competencias que tienen que ver con este movimiento socioeducativo basado por competencias.

Las competencias como habilidades dependientes del contexto.

Éstas consideran que el proceso de competencias no es una serie de habilidades generales  independientes de algún contenido, por el contrario, se trata de habilidades ligadas  a contenidos específicos, por lo que el docente no debe pretender que sus alumnos logren habilidades generales y abstractas aplicables a toda clase de situaciones, sino que debe tender a que desarrollen un determinado dominio en campos específicos del conocimiento, ya que la solución eficiente de
problemas, requiere “de la posesión de una amplia base de datos específicos con
los cuales operar no sólo en aquellas situaciones que pertenecen a dicho rango sino
en otras distintas”.( Acuña E., 2001)

a. Competencias centrales o básicas: son aquellas que se adquieren en la escuela para moverse en la vida de manera funcional; disciplina, comprensión lectora, matemáticas básicas, capacidad para planear, ejecutar y terminar algo, hablar correctamente, ser crítico y hacer juicios sobre la propia capacidad.

b. Competencias para la vida: es el conjunto de conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes, valores, creencias y principios que se ponen en juego para resolver los problemas y situaciones que emergen en un momento histórico determinado, el que le toca vivir al sujeto que interactúa en el ambiente.

Sin embargo, es necesario hacer mención que cada nivel educativo tiene sus propias necesidades con relación a lo que se requiere, aunque en lo general se afirma que la función pedagógica es una constante, pero hay cuestiones que requieren de capacidades distintas, como por ejemplo; el tratar con los alumnos, según su edad, el manejo metodológico que debe estar en función del tipo de estudiante y sus características, por lo tanto, no basta con saber (y ser una eminencia en la materia en el mejor de los casos), es necesario poner los conocimientos en relación con el otro, es decir, establecer un proceso de mediación pedagógica además de un ambiente propicio para el aprendizaje (en donde la relación maestro-alumno es fundamental).

Por otro lado y siguiendo con lo que son las competencias, otro concepto que surge de  (Frade, 2007:126), menciona una competencia: “es un conjunto de conocimientos que al ser utilizados mediante habilidades de pensamiento en distintas situaciones, generan diferentes destrezas en la resolución de los problemas de la vida y su transformación, bajo un código de valores previamente aceptados que muestra una actitud concreta frente al desempeño realizado, es una capacidad de hacer algo”.

O también, “conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas, tanto específicas como transversales, que debe reunir un docente para satisfacer plenamente las exigencias sociales. Las competencias son capacidades que la persona desarrolla en forma gradual y a lo largo de todo el proceso educativo y son evaluadas en diferentes etapas”. (OCDE (2002:8) .Uno de los puntos clave para el trabajo educativo basado en competencias lo constituye la profesionalización del trabajo docente.

Definiciones de competencias en los distintos niveles educativos.

Preescolar

Primaria

Secundaria

Media superior

Superior

Una competencia
es un conjunto
de capacidades
que incluye conocimientos,
actitudes,
habilidades
y destrezas
que una persona
logra mediante
procesos de aprendizaje y que
se manifiestan en su desempeño
en situaciones y contextos diversos.

Una competencia
implica un saber
hacer (habilidades)
con saber
(conocimiento), así como la valoración de las consecuencias
de ese hacer (valores y
actitudes).
En otras
palabras, la
manifestación de una competencia
revela la puesta
en juego de conocimientos,
habilidades,
actitudes y
valores para el logro de propósitos
en contextos y situaciones
diversas.

Una competencia
implica un saber
hacer (habilidades)
con saber (conocimiento), así como la valoración de las consecuencias del
impacto de ese hacer
(valores y actitudes).
En otras palabras, la manifestación de una competencia revela la
puesta en juego de
conocimientos, habilidades, actitudes
y valores para el logro
de propósitos en un contexto dado.

Una competencia
es la integración
de habilidades, conocimientos y actitudes en un contexto específico.

Competencias genéricas: base común de la profesión o las situaciones
Concretas de la práctica profesional
que requieren
respuestas
complejas.
Competencias específicas: base
particular de ejercicio
profesional, vinculada a condiciones
específicas de ejecución.

Por consiguiente, enseñar por competencias hoy en día en educación básica, implica además, de especificar y definir los contenidos y las competencias  a desarrollarse, “es establecer las situaciones en que se van emplear, de tal manera que tengan sentido para el educando y así vea que la escuela le está enseñando para la vida y no para pasar un examen mecanizado sin ningún propósito para él” (Zabala 2009:156)  de esta manera se mencionan las distintas disciplinas teóricas que tienen que ver precisamente con lo que son las competencias.

1. El Conductismo de Skinner. Se basa en los cambios observables en la conducta del sujeto. Se enfoca hacia la repetición de patrones de conducta hasta que estos se realizan de manera automática.

2. El Humanismo de Carl Rogers. Todo individuo vive en un mundo continuamente cambiante de experiencias, de las cuales él, es el centro. El individuo percibe sus experiencias como una realidad y reacciona a sus percepciones. Su experiencia es su realidad. En consecuencia, la persona tiene más conciencia de su propia realidad que cualquier otro, porque nadie mejor puede conocer su marco interno de referencia.

3. El Cognitivismo, de Jerome Bruner. Para este autor el estudio de los procesos mentales y como tal debe estar volcado al estudio del acto de significado del hombre. La construcción cultural y los flujos informativos de significado son pues el andamio desde donde debe trabajar la psicología. Es un enfoque estructuralista.

4. El Constructivismo de Jean Piaget. Se sustenta en la premisa de que cada persona construye su propia perspectiva del mundo que le rodea a través de sus propias experiencias y esquemas mentales desarrollados. El constructivismo se enfoca en la preparación del que aprende para resolver problemas en condiciones ambiguas.

 

5. El Enfoque histórico–social de Lev Seminovitch Vigotsky. Señala que para descubrir las relaciones reales del proceso evolutivo con las aptitudes de aprendizaje se tiene que delimitar como mínimo dos niveles.

a. El primero de ellos lo denomino nivel evolutivo real, es decir, el nivel de desarrollo de las funciones mentales de un niño, establecido como resultado de ciertos ciclos, éstas, son aquellas actividades que el niño puede realizar por si sólo sin ninguna ayuda.
b. El segundo nivel lo denominó zona de desarrollo próximo, es decir, la distancia que hay entre el nivel real de desarrollo que el sujeto posee y el nivel de desarrollo potencial que puede desarrollar con el apoyo de un tercero con más conocimiento, determinando así  la resolución de un problema más complejo para el primero.

6. El Aprendizaje significativo de David Ausubel. Cuando la persona interactúa con su entorno y de esta manera construye sus representaciones personales, por lo que, es necesario que realice juicios de valor que le permiten tomar decisiones en base a ciertos parámetros de referencia.

Educar con un enfoque en competencias significa entonces desarrollar experiencias de aprendizaje para que los estudiantes desarrollen habilidades que les permitan movilizar, de forma integral recursos que se consideran indispensables para realizar satisfactoriamente las actividades demandadas. Se trata de activar eficazmente distintos dominios del aprendizaje; en la categorización más conocida, diríamos que se involucran las dimensiones cognitiva, afectiva y psicomotora.

 

BIBLIOGRAFÍA

ACUÑA E., Carlos E., (2001), El proceso de solución de problemas, en: Contexto Educativo. Revista Digital de Educación y Nuevas Tecnologías: http://contexto educativo.com.ar/2001/1/nota-07.htm Año III, N° 15, marzo 28.

ARBOLEDA TORO, Néstor. ABC de la Educación Virtual y a Distancia. Colombia, Librería y Editorial Filigrana E.U. 2005.

DENYER, m. et al. (2007). Las competencias en la educación: un balance. México. Fondo de cultura económica.
DÍAZ, Barriga Arceo, Frida, and Marco Antonio Rigo (2000). Formación docente y educación basada en competencias. Formación en competencias y formación profesional.   México, CESU-UNAM
FRADE, Laura. (2007) Desarrollo de competencias en educación básica: Desde preescolar hasta secundaria, calidad educativa consultores. México.

GIMENO Sacristán, J. (Comp.) (2008), Educar por competencias, ¿qué hay de nuevo? Madrid, Ed. Morata.
ORTIZ Ocaña Alexander Luis. (2004). Metodología de la enseñanza Problémica en el aula de clases. Editorial. Asiesca. Colombia.

PERRENOUD, Philippe. (2007). Diez nuevas competencias para enseñar. Invitación al viaje, Ed. Graõ, Colofón, México.
SEP. (2007) Reforma Integral de la Educación Media Superior. México. D.F. Subsecretaría de Educación Media Superior.

THOMAS Good,(1996). Psicología Educativa Contemporánea. Ed. McGraw Hill Interamericana. México.
TOBÓN, S. (2006). Las competencias en la educación superior. Políticas de calidad.
ZABALA, A. y ARNAU, L. (2007): 11 ideas clave. Cómo aprender y enseñar competencias. Barcelona, Editorial Graó.

ZABALA, ANTONI; ARNAU BELMONTE, LAIA (2008) Como aprender y enseñar competencias. Ed. Grao. España.

ZABALA, Vidiella, Arnau. (2009)11 Ideas clave Como aprender y enseñar competencia. Editorial, Grao, España.

 

 

* Profesor y Doctor del Subcentro de la Universidad Pedagógica Nacional en San Jerónimo de Juárez, Gro., y asesor de la “Maestría en Competencias Docentes”