Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 3, No. 2. Trimestre abril-junio de 2007. ISSN: 1870-7505  

LA CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO Y LA PRÁCTICA DOCENTE

María Laura Domínguez Hernández*

 

INTRODUCCIÓN


En la primera parte desarrollaremos los principales postulados del constructivismo destacando principalmente que esta forma de proceder no constituye un paradigma o  modelo teórico, sino más bien un marco explicativo.   Es decir, en este apartado tratamos de ahondar sobre los elementos explicativos que conforman el constructivismo.   En este sentido el constructivismo debe considerarse como una actividad multidisciplinaria, que conjuga distintas tradiciones teóricas principalmente originadas en la antropología, lingüística, psicología y la sociología.

También destacaremos que Vygotsky, Jean Peaget, Bruner. Coll, y otros son los teóricos más representativos de esta corriente del pensamiento constructivista.

En estos términos, el modelo constructivista postula que la construcción del conocimiento no es estática, sino dinámica. En cierto sentido, la edad determina este proceso de construcción.

En la segunda parte trataré de explicar en forma general de cómo una servidora procede para llevar a cabo el constructivismo en el aula, destacando primordialmente los aspectos vinculados con la currícula, programa, didáctica y formas de evaluación.

A la principal conclusión que llegamos, es que los alumnos poseen ciertos referentes dados por su condición y práctica social y cultural, de lo que se trata es que ellos incorporen los nuevos elementos aprendidos en el aula para ir construyendo conocimientos dentro de sus propios parámetros socioculturales.

 

DESARROLLO

 

1.  ELEMENTOS DESTACADOS EN LA CONCEPCIÓN CONSTRUCTIVISTA


Muchas veces nos preguntamos ¿Qué es el Constructivismo?  Es una interrogante que se cuestionan varios profesores en su práctica docente, y muchos lo desconocen, otros ya le conocen, lo están usando y poniéndolo en práctica en las aulas educativas. Al constructivismo también se le denomina concepción constructivista, marco explicativo, corriente constructivista, Pedagogía Constructivista o también Modelo Educativo Constructivistas.  Pero ¿cuáles son las características más sobresalientes de esta corriente?

A continuación daremos un pequeño esbozo sobre algunas de las características fundamentales del constructivismo.
 Esta concepción educativa, se fundamente en un quehacer multidisciplinario, donde está imbricado la lingüística, la psicología y la sociología principalmente. Entre sus representantes más destacados podemos mencionar a Jean Piaget, Bruner,  Vygotski, Coll, etc.

 Algunos autores han señalado que la concepción constructivista en el sentido estricto, no constituye una teoría, sino más bien un marco explicativo que se sustenta en la acción socializadora de la actividad escolar (Solé y Coll, p.8). Esto quiere decir,  que el constructivismo no constituye un recetario de propuestas sino un conjunto condensado de principios donde es posible diagnosticar, hacer juicios y tomar decisiones.   Los profesores que se guían por esta concepción toman estos marcos explicativos (que los desarrollaremos en este ensayo) como elementos útiles para su labor docente.

 Los maestros que asumen la concepción constructivista, consideran la educación escolar como un proyecto social, que se desarrolla también en una institución social.   Esta afirmación trae una serie de consecuencia.   En primer lugar, en el proceso de aprendizaje hay que tener en consideración no solamente la condición individual de los alumnos, sino también entender que los contenidos del aprendizaje son productos sociales y culturales.   De esta forma, el profesor se convierte como el mediador entre el individuo y la sociedad.   En segundo lugar, toda práctica educativa es de naturaleza social y permite un crecimiento en los alumnos, este desarrollo está culturalmente determinado, en otras palabras el aprendizaje, la cultura, la enseñanza y el desarrollo educativo están íntimamente vinculados.   Finalmente, debemos considerar que todo proceso educativo se realiza en una institución que esta al servicio de ciertos fines.

Por otra parte, el docente no solamente debe cumplir la función de formador y de gestión, en la concepción constructivista el maestro requiere una formación personal y permanentemente diversificada.   El profesor debe dominar el marco educativo constructivista, entendiendo que el proceso educativo tiene un carácter social y cultural, por lo tanto desde esta perspectiva la calidad es definida como la capacidad de atender a la diversidad ( Wilson, citado por Solé y Coll. p. 12). La diversidad que se da en el aula, teniendo como ejemplo el Estado de Guerrero, podemos encontrar hombres mujeres, jóvenes o niños pobres , clase media, ricos; muchos de ellos de diversas regiones, es decir de las costas, de la montaña, tierra Caliente ciudades como Acapulco etc. Otros, vendrán de lugares suburbanos, o rurales, etc. Cada uno de estos sujetos sociales posee un capital cultural distinto, y significaciones simbólicas diversas. Los maestros que pretenden sustentar su práctica docente en el constructivismo deben tener presente estos elementos socio-culturales. 

 Comprender la cultura de los niños y las niñas es importante para promover su desarrollo educativo.   El constructivismo entiende que cada persona es única e irrepetible y por lo tanto el aprendizaje es fruto de una construcción personal.   Sin embargo este proceso de construcción el individuo no lo hace solo,  siempre esta mediado por una interacción social, en el proceso educativo hay una relación constante entre lo que se construye, lo que se enseña y lo que se aprende, todo ello inmerso en un mundo social y cultural, entendiendo por lo social a las relaciones que se establecen en el aula entre los alumnos, entre estos y los maestros y/o directivos.   Y concibiendo por cultura a la capacidad que tienen los sujetos de darle un cierto sentido a sus acciones.

 Asimismo, el aprendizaje constructivista no consiste es copiar lo que vemos en la realidad, sino aprehenderlo desde la propia experiencia, intereses y conocimiento previos que tiene cada estudiante, de esta forma modificamos lo que ya sabíamos y al mismo tiempo interpretamos lo nuevo de forma particular, en el sentido que lo integramos y apropiamos a partir del conocimiento previo que ya existía.   Este proceso de construcción propia, personal se le denomina aprendizaje significativo, esto no quiere decir que estamos acumulando nuevos conocimientos sino más bien que estamos integrando, modificando, y estableciendo relaciones entre los esquemas de conocimientos que ya teníamos y que tenía una cierta organización, los cuales han variado con la incorporación de nuevos elementos.

Otro aspecto importante que hay que destacar en el constructivismo, es la llamada zona de desarrollo próximo, que Vygotsky la define como la distancia entre el nivel real de desarrollo determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto, o en colaboración con otro compañero más capaz.   Esto se demostró en niños entre doce y ocho, o nueve y ocho años. (Vygotsky, p.77)

Otro asunto interesante a destacar, es que en la forma de evaluación tradicionalista se privilegia la memoria y la repetición de conocimientos dados, no entendiendo que el conociendo constantemente se esta modificando, o bien a través de ese conocimiento ya dado se pueden construir conocimientos nuevos.   Entonces, la forma concreta de evaluar de los maestros tradicionalistas, se reduce a resumir cierto texto, repetir lo que dice el maestro, aplicar exámenes donde el alumno debe repetir lo que se le ha “enseñado”.   El maestro constructivista procede diferentemente y su importancia esta centrada en que el alumno sea capaz de comparar, contrastar, reflexionar sobre diversos conocimientos para ir conformando un pensamiento propio, por lo tanto la manera de evaluación debe estar centrada en lecturas diversas, reflexión sobre los textos, mesas de debate, trabajos de investigación ensayos, etc. Teniendo como meta final si es posible, un proceso de autoevaluación, donde el alumno desde una postura ética y de honestidad intelectual, sugiera la calificación que merece a partir de la construcción de conocimientos nuevos que él ha obtenido desde los conocimientos que ya tenía.

 

2.- LA APLICACIÓN DEL CONSTRUCTIVISMO EN MI EXPERIENCIA AULICA


En mi experiencia como docente (soy maestra en la UPN), al llegar al aula y presentarme hago todo lo posible para que los alumnos se “abran” al diálogo, para ello utilizo diversos recursos didácticos. El propósito es encontrar un punto para que el grupo tenga confianza y así se puedan expresar libremente, que se establezca una relación dialógica, dándonos confianza mutuamente.     

Teniendo siempre como horizonte tener la meta de que los alumnos traten de alcanzar un conocimiento significativo, en primer lugar hago un diagnostico sociocultural en el aula, utilizando didácticas de juego, lluvias de ideas e incluso entrevista cara a cara, con este proceder obtengo una rica información acerca de las condiciones socioculturales de cada alumno.   Esta información es la base en la cual me sustento para organizar tanto el contenido de la materia como las formas de evaluación.

Después de la primera etapa ya descrita, procedo a revisar colectivamente la temática  del programa que la institución sugiere, ahí nuevamente me percato del nivel de conocimiento que los alumnos tienen acerca del curso.  Durante tres sesiones revisamos de manera general el contenido de cada una de las unidades, y de manera colectiva se hacen sugerencias para mantener, modificar, agregar o sustituir los materiales propuestos por la institución.

En seguida fijamos de manera colectiva y horizontal las formas en que vamos a desarrollar el curso, la didáctica que utilizaremos y la manera de cómo evaluaremos, teniendo siempre como principio, la búsqueda de una aprendizaje significativo, y tal como lo sugiere Vygotsky, utilizando su modelo teórico zona del desarrollo próximo, asegurando que el proceso de enseñanza aprendizaje no sea repetitivo sino constructivo a partir de los conocimientos previos que ya poseen todos los estudiantes.   En este sentido de manera concreta se trabaja grupalmente por equipos con el propósito de socializar el conocimiento. Por otra parte, las actividades áulicas, están principalmente fundadas en trabajo de investigación, debates, bajo la forma  de mesa redonda, ensayos, donde no solamente se describe los fenómenos, sino que se privilegia las opiniones y construcciones propias de los alumnos.

Desde el inicio del curso establecemos los criterios permanentes de evaluación, colocando una importancia marcada en que la evaluación no es solamente la “calificación”, sino lo importante es, que el alumno vaya construyendo sus propios conocimientos en el transcurso del desarrollo del curso. También establecemos criterios para que cada alumno realice su propia autoevaluación, teniendo como criterio fundamental, la capacidad de haber construido un conocimiento sustantivo.

Asimismo, si el grupo considera de manera colectiva que algunos de los compañeros estudiantes está subevaluado o sobrevaluado, dejo abierto los canales de comunicación para que la problemática se replantee, logrando casi siempre acuerdos por consenso.  Evidentemente, que en toda discusión colectiva también una servidora interviene, opina y hace juicios, preservando siempre una posición ecuánime.  Por su parte, los alumnos también evalúan a la maestra durante todo el período en que se da el proceso educativo.
Igualmente quiero destacar que la mayoría de los temas que se ven en el transcurso del semestre escolar, deben estar vinculados a problemas propios y cercanos a los alumnos tanto desde el punto de vista cultural, educativo y social.   Esto hace que los educandos se interesen más por cada una de las unidades del programa, ya que ellos encuentran que dichas problemáticas son cercanas a su cotidianidad.   Esto mismo, permite que el conocimiento adquirido, les ayudará en el futuro para resolver los problemas a los cuales concretamente se hayan enfrentados.

Un último aspecto a destacar, es que no puede haber un proceso de enseñanza aprendizaje si no se establece tal como lo señala Lidia Turner Matí (Pedagogía de la Ternura, 2004) una relación de cariño, amor, confianza y ternura entre profesor y alumno.

Pero entendiendo también como proceso de enseñanza aprendizaje no como una mera forma de transmitir los conocimientos objetivos o destrezas prácticas, sino que se acompaña de una idea de vida y de proyecto de sociedad, la educación es una tarea de sujetos y su meta es formar también sujetos, no objetos ni mecanismos de precisión.

 

CONCLUSIONES

1.- Según diversos autores el constructivismo en el sentido estricto, no constituye una teoría, sino más bien un marco explicativo que se sustenta en la acción socializadora de la actividad escolar.

2.- Los maestros constructivistas consideran la educación escolar como un proyecto social, que se desarrolla también en una institución social, en un contexto cultural.   Esta afirmación trae como consecuencia principal, que el profesor para desarrollar su  tarea como coordinador del conocimiento, debe tener en cuenta las condiciones socio-culturales de los alumnos.

3.- Proceder de manera constructivista, no significa copiar lo que vemos en la realidad, sino aprehenderlo desde la propia experiencia, intereses y conocimiento previos que tiene cada estudiante, de esta forma el alumno modifica y aprende a re-aprender.

4.- En el constructivismo  aplicado por Vygotsky, la llamada zona de desarrollo próximo, es la distancia que existe entre el nivel real de desarrollo determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz.

5.- El constructivismo considera que este marco conceptual permite al alumno seguir aprendiendo progresivamente en forma más autónoma.

 

BIBLIOGRAFÍA


1.- Diccionario de las Ciencias de la Educación, Ed.Santillana,,  S.A. de C.V., España Madrid, 1995.

2.- Solé, Isabel y Coll Cesar, Los profesores y la concepción constructivista, en C. Coll et.al. El constructivismo en el aula, ed. Grao

3.- Turner, Matí Lidia y Pita Balbina Céspedes, Pedagogía de la ternura, Ed. Jurídicas Olejnik, Santiago-Chile, 2004.

3.-Vygotsky, Zona de desarrollo próximo: una nueva aproximación, en: El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona, España, Grijalbo, 1979. p. 130-140. Aparecido en la Antología de la UPN. El niño: Desarrollo y proceso de Construcción del conocimiento. Licenciatura en educación plan México, 1994.

* Docente de la Unidad 12-B de la Universidad Pedagógica Nacional y estudiante del último año de la Licenciatura de Sociología de la Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Guerrero.