Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 2, No. 4. Trimestre octubre-diciembre de 2006. ISSN: 1870 - 7505  

MANEJO INFORMAL DE RESIDUOS SÓLIDOS,
EDUCACIÓN Y MEDIO AMBIENTE

Jesús Castillo Aguirre*

Resumen

La contaminación ambiental y el deterioro de los recursos naturales es todo un problema para la sostenibilidad social y económica de los países, incluidas las grandes concentraciones urbanas. El reto no sólo es controlar la emisión de sustancias contaminantes a la atmósfera, sino también manejar adecuadamente los residuos que deterioran el agua, la tierra y el subsuelo, como es el caso de los residuos sólidos urbanos. Los aspectos social y económico que se relacionan con este manejo de residuos, es el de su recolección y procesamiento; pero también está el aspecto ambiental, relativo a su rehúso y reciclaje. El  manejo adecuado de la basura implica una serie de políticas y acciones, como el de la educación, en el que deben estar involucrados todos los actores que participan en su manejo, incluyendo no sólo lo que colectan y procesan los residuos, sino los propios generadores. En este trabajo se enfoca el análisis hacia un sector de la sociedad que se involucra en el manejo de la basura en la ciudad de Acapulco, Gro., participando en su recolección en domicilios y en pequeños establecimientos comerciales, y también separando aquellos subproductos que pueden ser reaprovechados para el rehúso y para la industria del reciclaje. Este sector de colectores actúa en el submundo de la informalidad y se conoce como “pechugueros”. Pero estos actores, ¿están contemplados en las acciones de educación ambiental del municipio? Se sustento que no, porque los pechugueros se organizan apoyándose en personas que buscan básicamente escalar posiciones de poder, quienes no gestionan acciones públicas o sociales que busquen mejorar sus condiciones de vida y de trabajo. En consecuencia, los pechugueros contribuyen con el medio ambiente sin tener conciencia y educación de carácter ambiental, más aún, ni siquiera educación formal.

.Introducción

La crisis ambiental es una realidad que preocupa. Desde finales de la década de 1960 estudiosos y ambientalistas alertaron a la sociedad, a los gobiernos de los países y a las organismos internacionales de que el problema de la polución del aíre y el deterioro y agotamiento de los recursos naturales amenazaba la vida sobre la faz de la tierra. En los años de la década de 1980 se hicieron estudios sobre los cambios climáticos surgidos del calentamiento global y el efecto invernadero, y los consecuentes desastres naturales. En foros internacionales los gobiernos de los países que más emiten contaminantes establecieron compromisos para su reducción paulatina. Y no era para menos, pues el problema ha alcanzado dimensiones globales. A raíz de ello, los países han instrumentado una serie de medidas que se proponen reducir las sustancias que contaminan el aíre, el agua y el subsuelo, y han establecido normas ambientales rígidas con el propósito de revertir el deterioro de los recursos naturales.Una de tales medidas se refiere al impulso de programas de educación ambiental. Gobierno, organizaciones sociales e instituciones educativas, desde muy distintas perspectivas, se han ido involucrando en programas y acciones que se proponen contribuir al cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales. En este artículo se analiza a un sector de la sociedad que participa en actividades de recolección y separación de residuos sólidos urbanos en la ciudad y puerto de Acapulco, Guerrero, México, desempeñando un rol ambiental muy importante, aunque sin tener conciencia plena de ello, pues su motivación es más económica, dado que con ello garantizan su sobreviviencia. Se trata de un sector social que participa informalmente en estas actividades, conocido con el nombre de “pechugueros”.

Recolección de basura de los pechugueros

El sector de los pechugueros lo integran aproximadamente 380 personas que se dedica a recoger basura domiciliaria y de pequeños negocios empleando triciclos, carretillas y tambos. Diariamente estas personas colectan alrededor de 80 toneladas de basura que depositan en contenedores municipales para que unidades recolectoras municipales la transporten al sitio de disposición final. (En promedio, en el municipio el Ayuntamiento y la empresa concesionaria del servicio recogen 727 toneladas de basura por día). De igual modo, contribuyen en la recolección de basura en 70 colonias, barrios históricos, unidades habitacionales y fraccionamientos a lo largo y ancho de la ciudad, equivalente al 28% del total de colonias (Castillo:2006). La mitad de estos recolectores pechugueros, actúan de manera organizada y bajo nombres con connotaciones ambientales  como: “Los Reyes de la basura”, “Sociedad Cooperativa Pequeños Ecologistas o “Cooperativa Ciudad Limpia”.

Separación de basura de los pechugueros

Pero los pechugueros no sólo recogen basura sino también separan desechos útiles. Separan subproductos como aluminio, cobre, cartón, bronce, plástico, zapatos, botas, fierro, aparatos eléctricos, ropa, muebles, sillones, juguetes, envases, desperdicio de comida y verduras, casuelas y “todo lo que sirva”. La separación de subproductos contenidos en los residuos sólidos permite la recuperación de materias primas para la industria recicladora y prolonga la vida útil de los sitios de disposición final, generando ahorros en su operación, y coadyuva a la preservación del medio ambiente. El 55 por ciento de los trabajadores pechugueros separa algún tipo de subproducto de la basura. Pero esto personajes realizan esta actividad sin tener una capacitación y educación previa, sino que aprenden las destrezas básicas una vez que se introducen en este mundo de la basura.

Edad y escolaridad

Hay la creencia de que la mayoría de los pechugueros son de edad avanzada, viejitos; sin embargo poco más del 71 por ciento tiene una edad que oscila entre los 21 y los 60 años; más del 80 por ciento supera la edad de los 30 años; y sólo el 21 por ciento tiene una edad superior a los 60 años, siendo los adultos mayores. El rango de edad que concentra el mayor número es de 31 a 40 años (23 por ciento), seguido por el de 51 a 60 años (20.5 por ciento). Es de apreciar que el 56 por ciento tiene una edad que oscila entre 31 y 60 años (ver gráfica 1).

Sin embargo, el 54.5 por ciento tiene una edad mayor a los 40 años, y con una edad superior a los 40 años muy difícilmente pueden ser contratados por empresas públicas o privadas y trabajar en el sector formal de la economía, por lo que no les queda otra opción que buscar fuentes de empleo alternativas. Lo contrario sucede con personas cuya edad oscile entre los 20 y los 30 años; pero los pechugueros con esas edades apenas representan el 15 por ciento, lo que puede indicar que con esas edades pueden encontrar mejores oportunidades de empleo formal. Si se recorre al rango de edad de 31 a 40 años, el porcentaje es de 77.5 por ciento con edad superior a los 30 años. Estos datos muestran que el 80 por ciento de los pechugueros, dada su edad, son susceptibles de organizarlos y de impulsar programas de educación y capacitación ambiental, dado que carecen de educación formal, pues en su mayoría apenas han cursado algunos grados de educación primaria o de secundaria. En la literatura sobre este tema se consigna que la actividad de los trabajadores informales de la basura es considerada como una actividad de los pobres y desempleados sin o de muy baja cualificación para el empleo. En efecto, en un estudio sobre este tema (Castillo:2006), se encontró que en Acapulco el 44 por ciento de los pechugueros sabe leer y escribir; el 23 por ciento sabe muy poco; pero casi un tercio (32 por ciento) no sabe nada (gráfica 2). El grado de escolaridad es muy bajo, pues de los que saben leer y escribir, la inmensa mayoría declaró sólo tener estudios de algunos grados de educación primaria. Situación que recalca que el quehacer de pechuguero es para los pobres en general pero, particularmente, para los que no saben leer y escribir o que apenas saben. En realidad, están en un municipio donde las tasas de analfetismo aún son considerables. Según el INEGI (INEGI:2000), en el año 2000 en el municipio de Acapulco había 18 mil 300 niños y adolescentes, entre 6 y 14 años, que no sabían leer ni escribir.

El bajo índice de escolaridad y de baja capacitación para el trabajo también se encuentra en los empleados de la dependencia municipal encargada de la recolección de residuos de la ciudad y del municipio, en donde predomina una situación de muy baja cualificación para el trabajo y de conciencia ambiental. El gobierno del municipio no impulsa acciones que se propongan educar a estos colectores y propiciar que adquieran conciencia del rol que desempeñan no sólo social, sino también el ambiental. Pero tampoco las asociaciones civiles y las instituciones de enseñanza han orientado esfuerzos por atender el aspecto de educación de estos trabajadores.

Otros actores de la basura y la separación

En el manejo selectivo de los residuos sólidos del municipio de Acapulco, Gro., participan diversos agentes, entre grupos informales de recolección de basura y asociaciones civiles. El Ayuntamiento había implementado un  programa para el transporte de subproductos separados de la basura en coordinación con asociaciones ciudadanos como el  Consejo Consultivo para el Reciclaje de Acapulco, A. C., el Comité patrocinado por los Hoteles Fairmont Acapulco Princess & Pierre Marques y Ecología y Compromiso Empresarial (ECOCE) (ver tabla 1).  Es con estas organizaciones ciudadanas con quien las autoridades de los tres niveles de gobierno, vinculadas con la ecología y el medio ambiente, han instrumentado una serie de acciones que se proponen impulsar la educación y la conciencia ambiental: conferencias, reuniones vecinales, coordinación de acciones, eventos para recabar fondos y apoyos con unidades de recolección, entre otros. Pero ello no ha ocurrido con los grupos informales vinculados no sólo a la separación de subproductos sino a la propia recolección de basura donde es deficiente el servicio que proporciona el Ayuntamiento. ECOCE desde el año 2003 ha impulsado un programa de compra del plástico, sobre todo a pepenadores y pechugueros; mientras que Smurfit comercializa básicamente cartón que adquiere de los recolectores informales que separan este subproducto en supermercados y mercados municipales.

TABLA 1. ACTORES DE RECOLECCIÓN, SEPARACIÓN Y COMPRA DE RESIDUOS SÓLIDOS EN LA CIUDAD DE ACAPULCO, GRO.

 

Subpro-ductos recicla-bles

Grupos informales

Empresas y Asociaciones civiles

Municipio

Pechu-gueros

Pepe-nado-res

Porcicul-tores

Smurfit

Ecoce
Avan-gard

Consejo Consultivo para el Reciclaje de Acapul-co, A. C.

Comi-té Pro-Eco-logía*

Aca-pulco Ya Reci-cla

Papel y cartón

 

X

 

X

 

X

X

X

Plástico

X

X

 

 

X

X

 

X

Vidrio

 

X

 

X

 

X

 

 

Aluminio, cobre, bronce, fierro

 

X

 

X

 

 

X

 

 

X

 

 

Materia orgánica

 

 

X

 

 

 

 

 

Otros (ropa, juguetes, zapatos)

X

X

 

 

 

 

 

 

*Comité patrocinado por los Hoteles Fairmont Acapulco Princess & Pierre Marques

.Con el apoyo del gobierno municipal y con la participación de asociaciones se han impulsado importantes experiencias de separación de submateriales de la basura en algunos colegios privados (de plástico por ejemplo en el Col. Simón Bolivar) y en algunos hoteles de 5 estrellas y supermercados (cartón), lo que significa que los empleados de intendencia y los alumnos que cursan kinder, primaria, secundaria y bachillerato están aprendiendo a separar la basura.¿Por qué es importante de adquieran educación ambiental? Porque deben adquirir conciencia de la importancia de su trabajo con el medio ambiente; porque deben protegerse en el proceso de manejo de los residuos sólidos, pues trabajan en condiciones de altos riesgos sanitarios. Además, para acceder a que se les capacite y oriente para fortalecer y mejorar su organización mediante la integración de cooperativas y puedan ser escuchados por las autoridades. No se tiene registro de alguna experiencia de educación ambiental en la o para la recuperación de desechos en la ciudad impulsada por las autoridades del municipio, centros educativos o por organizaciones ciudadanas en la que se haya involucrado a los recolectores informales de basura y a los pechugueros en particular.

Conclusiones
 
Los programas de educación ambiental en el plano municipal no se dirigen a aquellos actores que juegan un papel muy destacado en el manejo de los residuos sólidos domiciliarios, como son los pepenadores y los pechugueros, quienes recogen basura domiciliaria y que separan para la industria del reciclaje. Tampoco otras instituciones han desarrollado actividades educativas, como talleres, foros, reuniones para reaprovechar los residuos, u otras actividades de difusión y educación en temas ambientales. Seguramente ello se debe a que tampoco autoridades, asociaciones civiles o instituciones educativos han definido un programa de alfabetización, educación, recreación y salud, en el que sean convocados los pechugueros. * Doctor en Desarrollo Regional. Profesor de la Licenciatura en Economía de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Referencias

INEGI (2000), “Indicadores sociodemográficos”, XII Censo General de Población y Vivienda, 2000, en: http://sc.inegi.gob.mx/simbad.

Castillo Aguirre, Jesús (2006), Ciudad, basura y pechugueros. El trabajo social y ambientalmente necesario de los recolectores informales de residuos sólidos en la ciudad de Acapulco, Gro., Tesis doctoral, Unidad Académica de Ciencias de Desarrollo Regional de la Universidad Autónoma de Guerrero. Acapulco, México.

“Compromiso Empresarial para el Manejo de Integral de Residuos Sólidos”, (SUSTENTA)-Instituto Nacional de Ecología-SEMARNAT, “Seminario internacional sobre manejo integral de residuos sólidos”, México, D. F., 1999.

Foladori,Guillermo (1999), Los límites del desarrollo sustentable, Uruguay, Editorial Banda Oriental-Revista Trabajo y Capital.

Medina, Martín, “Cooperativas de recicladores informales en América Latina”, en Primer Congreso Interamericano de Residuos, Asociación Interamericana a de Ingeniería Sanitaria (AIDIS)-FEMISCA-Semarnat-Gobierno del Estado de Yucatán, 4, 5, 6 y 7 de mayo del 2005, Mérida, Yucatán, México.

“La lombricultura. Una opción muy ecológica”, Coordinación Estatal de Educación Ambiental y Cultura Ecológica de la Secretaría de Educación Guerrero, Gobierno del Estado de Guerrero, Chilpancingo, Gro., Mimeo, s/f.

González, María José y Anna Lúcia Florisbela dos Santos González, “El sector informal en la gestion de residuos - problemas y desafíos” (2005), en: Primer Congreso Interamericano de Residuos, Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria (AIDIS)-FEMISCA-SEMARNAT-Gobierno del Estado de Yucatán, 4-7 de mayo del 2005, Mérida, Yucatán, México.

Reportes periódicos de ingreso de residuos sólidos al relleno sanitario municipal 2004, H. Ayuntamiento Municipal de Acapulco de Juárez, Gro., Coordinación General de Servicios Públicos Municipales, Dirección de Saneamiento Básico.

. Santandreu, Alain y Jorge Solari (1997), Centro Uruguay Independiente bajo convenio con el Grupo de Educación Ambiental, Departamento de Desarrollo Ambiental de la Intendencia Municipal de Montevideo, Uruguay.Vargas Moreno,

Gabino (2000), “Programa para ampliar y mejorar el servicio de limpieza de los residuos sólidos municipales de Acapulco”, Comité Pro Ecología de los Hoteles, Fairmont Acapulco Princess & Pierre Marques, Consejo Consultivo para el Reciclaje de Acapulco A. C.

Wasmler, Christine (2000), “Experiencias desarrolladas en Latino América en la formalización del Sector Informal”, en: El Sector Informal en la separación del material reciclable de los residuos sólidos municipales en el Estado de México, Proyecto de Apoyo a la Gestión de Residuos Sólidos Gobierno del Estado de México-Secretaría de Ecología-Dirección General de Normatividad y Apoyo Técnico y GTZ.  

 

*Catdrático e investigador de la Licenciatura en Economía de la Unidad Académica: Facultad de Ciencias Sociales, Dr. en Ciencias de Desarrollo Regional de la Universidad Autónoa de Guerrero.