Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 2, No. 3. Trimestre julio-septiembre de 2006. ISSN: 1870 - 7505  

Economía Estatal y Universidad.

AUGUSTO  BRUN LOPEZ*

                                                                        

Las características del modelo modernizador neoliberal, propuesto para el sistema educativo nacional, esta en aguda contradicción con la realidad estructural del país y de nuestro estado.

Guerrero, carece del usuario estratégico de los servicios y productos ofrecidos por una universidad neoliberal clásica. Es decir, la entidad no cuenta todavía con una gravitante clase financiera y empresarial, dinámica, modernizante, vinculada al comercio internacional y con significativa presencia en las más promisorias ramas de la producción y de los servidos de la entidad. Por lo mismo, está urgida de nuevos insumos científicos y técnicos y de cuadros profesionales capaces de generar o de manejar esos nuevos paquetes tecnológicos. Con la excepción del turismo - cuyos paquetes tecnológicos más modernos se generan fuera del país - las restantes ramas de la producción evidencian ausencia de iniciativa empresarial, falta de proyectos estratégicos y carencia de capital.

La estructura productiva del estado de Guerrero es per-se poco dinámica y muestra índices de estancamiento preocupantes. Son incontables las evidencias que muestran las limitaciones estructurales de la economía guerrerense;

El monto del PIB estatal es inferior a la media nacional; el atraso y descapitalización del sector agrario; alto porcentaje de la población económicamente activa ubicada en actividades del sector informal y en actividades agropecuarias de baja productividad; el deficiente desarrollo del sector secundario, etc.

 Los grandes potenciales económicos, recursos naturales (hidrológicos, forestales, minerales, etc.) y humanos (la población de 12 años y más llega a 2, 189.030)   no han podido ser explotados, porque;
a) No están adecuadamente ponderados y dimensionados, b) no existen en el mercado nacional o internacional paquetes tecnológicos probados que permitan la explotación inmediata de tales potenciales y, c) no existe en la entidad, el conjunto suficiente de cuadros profesionales medios y superiores, capacitados técnicamente y dispuestos a emprender proyectos económicos de envergadura. Más allá de esos potenciales, las predicciones sobre el futuro de la economía estatal, son poco optimistas ya que el análisis de sus tendencias es insatisfactorio.

Guerrero es uno de los estados más rezagados, tanto económica, como socialmente. En el año 2000 la   población  llego a los 3, 070 977 de  habitantes, de los cuales el 55% están clasificados como población marginada;  el 58.1% del total de los municipios del estado están clasificados como de marginación muy alta, mientras que en el país sólo 19.5% entra en esa clasificación.

Los rezagos en materia educativa del estado son amplios, y se reflejan en un promedio de escolaridad menor a seis años. A lo anterior, hay que sumar los problemas de cobertura y de calidad de los servicios de educación.

Así, poco más de la mitad de los habitantes que viven en comunidades menores de 500 habitantes tiene posibilidad de estudiar la primaria. Se estima además, que casi una cuarta parte de la población no sabe leer ni escribir .y seis de cada diez personas analfabetas son mujeres. Los rezagos en salud también son significativos,  ubicándolo en el 17° lugar entre los estados de la República.

Sin embargo, las categorías de marginación, exclusión y rezago no son suficientes para sintetizar las características socio - culturales desfavorables de la entidad. A ellas hay que agregarles las de inequidad, inseguridad ciudadana y la exclusión étnica. En la entidad, conviven regiones de marginación y pobreza extrema con polos internacionales de desarrollo turístico lo que implica niveles de desigualdad superiores al promedio del país.

La inseguridad ciudadana es una realidad profundamente arraigada en la conciencia de los guerrerenses, ha llegado a convertirse en una fatalidad que se impone con tal fuerza a las formas de vida y de relación social de los guerrerenses, que explica la elevada segmentación y compartimentación de la sociedad estatal.

Según el censo del año 2000, los bajos niveles de instrucción son alarmantes. Por ejemplo: la población mayor de 6 años suma 2, 678,116 personas, y se conforma de la siguiente manera: 612,787 23% carece de instrucción alguna, 778,240 29% no concluyo la primaria, 391,054, si la concluyo y solo 187,289 personas, el 6%, tiene estudios superiores.

Aunado a lo anterior, 158,391 niños y adolescentes de entre 6 y 17 años de edad no cuentan con instrucción alguna.

Las desigualdad al interior de nuestra geografía se agudiza con el bajo porcentaje de inversiones productivas de largo plazo y la concentración de las mismas en las regiones más seguras de la entidad, dando margen a percepciones y prácticas de exclusión, actitudes de oposición a las manifestaciones de identidad y de reclamo expresadas por los pueblos indios. No por casualidad, esos pueblos son los que evidencian los mayores índices de mortalidad, desnutrición, de desintegración núcleos familiares, etc.

En Guerrero, las políticas de desarrollo del sistema educativo superior han sido determinadas principalmente por la federación y en muy poco grado por los actores institucionales locales.

Los hechos explican parte de las limitaciones y problemáticas del sistema de educación superior de la entidad son, entre otros, la duplicidad, escasez y concentración de la oferta educativa, la precaria colaboración horizontal y prácticas de competencia desleal entre las instituciones que lo conforman, la asignación inequitativa de los recursos públicos y las débiles de estructuras estatales colegiadas de planeación y desarrollo del sistema.

Las instituciones que componen el sistema de educación superior están obligadas a generar y promover, junto a los diversos actores sociales, proyectos de largo aliento para enfrentar las causas y manifestaciones más críticas de la realidad.

Debe tratar de incidir en la formulación y cumplimiento de las políticas estatales destinadas al desarrollo científico - técnico y al fortalecimiento de la educación superior estatal. Con relación a su oferta educativa y en el marco de las transformaciones en el mundo de las profesiones se deben realizar estudios regulares del entorno para determinar las tendencias de transformación y de diversificación en el campo de las profesiones;

Actualizar de manera programada las curículas de los programas educativos; Garantizar una estructura de oferta de servicios educativos, adaptativa y flexible para que, sin tensiones institucionales, se puedan crear  o reorientar programas educativos adecuados y pertinentes; Convertir a la "formación continua" en una modalidad educativa altamente diversificada y en permanente expansión.

Generar consistentes estrategias remédiales para que los jóvenes cuenten con las condiciones necesarias para su ingreso y permanencia al sistema educativo en especial a los niveles de estudios superiores donde reciban una educación integral de excelencia que los habilite para la vida productiva, la realización personal y el compromiso social.

 

*Catedrático de la Licenciatura en Sociología de la Comunicación y Educación de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la UAG y miembro del Cuerpo Académico: Educar para la Democracia.