Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 2, No. 4. Trimestre octubre-diciembre del año 2006  

APORTES DEL CONDUCTISMO A LA DIDÁCTICA

Flor Gaytán Lagunas*

INTRODUCCIÓN

El conductismo es uno de los paradigmas más utilizados en el ámbito educativo. Su creador, J. B. Watson fundamentó su teoría con base en los experimentos de Pavlot y Thordike, quienes habían descubierto que los estímulos pueden provocar reacciones en animales. Sin embargo fue Skinner quien estableció toda una tradición conductista al determinar que sólo se pueden estudiar las conductas externas, ya que las reacciones internas son inobservables. En el área educativa partió del concepto de alumno como ente que responde de acuerdo a los estímulos recibidos, por lo tanto si se programan dichos estímulos se obtendrán los resultados deseados.


En este reporte haremos un breve recorrido por el desarrollo del paradigma conductista, desde Watson, Thorndike, Skinner, hasta Meichenbaum con el método cognoscitivo conductual.Un poco de historia     John B. Watson escribió en 1913 el libro La psicología desde el punto de vista de un conductista donde propuso que la psicología no puede estudiar la conciencia por ser inobservable,  por lo tanto tenía que nombrar a la conducta como su objeto de estudio y como consecuencia utilizar métodos experimentales fundamentado en el empirismo que considera al hombre como una “tabla rasa”1.


     A  partir de estas ideas surgieron el conductismo asociacionista de E. Guthrie, el conductismo metodológico de C. L Hull, el conductismo intencional de E. L. Tolman y finalmente el conductismo operante de B. F. Skinner, incluido por los trabajos de Thorndike quien realizó su obra experimentando con gatos y estableció la Ley del Efecto2: cualquier acto que produzca un efecto satisfactorio en una situación, tenderá a repetirse, de esta forma el aprendizaje es gradual y no fruto de una comprensión repentina.


     De esta manera se le atribuye a Skinner la formulación del concepto del condicionamiento operante en 1953, también llamado análisis experimental de la conducta (AEC) que explica la conducta de los organismos con la ecuación antecedente-conducta-consecuencia. Las investigaciones de Skinner demostraron que una conducta puede ser modificada heciando cambios en los antecedentes, las consecuencias o ambos. Una variante del AEC lo constituye el Análisis Conductual Aplicado (ACA).
     En sus primeros estudios Skinner se dedicó a indagar sobre las respuestas humanas, buscando los hechos reforzadores positivos o negativos que provocan su mantenimiento o consolidación.


     En el Análisis Conductual Aplicado (ACA), Skinner propuso especificar la conducta que ha de modificarse, su medición cuidadosa, el análisis de los antecedentes y los reforzadores de la conducta inapropiada o indeseable y la medición de los cambios.El conductismo en la educación     El término Modificación de la Conducta o (ACA) se desarrolla con un programación instruccional eficaz basada en el análisis detallado de las respuestas de los alumnos y en el cómo serán reforzadas.
     Skinner en su texto de la Tecnología de la Enseñanza (1970) dijo: "La enseñanza es simplemente la disposición de las contingencias de refuerzo". 2(consistente en depositar información basada en consecuencias positivas. Para esto se dispone del elogio, el moldeamiento y la práctica positiva.
     El elogio consiste en alabar al estudiante por su buen comportamiento especificando con claridad cuál es la conducta deseable; en el moldeamiento se refuerza el progreso en lugar de esperar la perfección; y en la práctica positiva es una estretegia que ayuda a los estudiantes a reemplazar una conducta por otra.


     Para los conductistas la educación es uno de los recursos que emplea la sociedad para controlar la conducta humana. La escuela como tal tiene dos funciones esenciales: transmitir los valores y patrones culturales e innovar los mismos
     A pesar de que los conductistas conciben y desean promover un alumno activo, resulta obvio que el nivel de actividad del sujeto se ve fuertemente restringida por los arreglos contingenciales del profesor-programador, los cuales se establecen incluso antes de la situación instruccional. La participación del alumno, por tanto, está condicionada por las características prefijadas del programa por donde tiene que transitar para aprender. De esta manera un maestro eficaz debe ser capaz de manejar hábilmente, los recursos tecnológico-conductuales de este enfoque (principios, procedimientos, programas conductuales) para lograr con éxito niveles de eficiencia en su enseñanza y sobre todo en el aprendizaje de sus alumnos. Dentro de los principios deberá manejar de manera especial los referidos al reforzamiento positivo y evitar en la medida de lo posible el castigo3.


     Las conductas indeseables serán abordadas con el reforzamiento negativo, la saciedad, las reprimendas y por último con el castigo. El reforzamiento negativo consiste en colocar al alumno en situaciones ligeramente desagradables de las que pueden escapar mejorando su conducta; la saciedad es obligar a estudiante a repetir la conducta indeseable hasta que se canse; la reprimenda es una crítica al mal comportamiento pero debe realizarse de manera privada y el castigo consiste en establecer actividades totalmente desagradables para erradicar el mal comportamiento.
    En el mismo tono que Skinner, el investigador J. Cruz explica que la enseñanza programada es una técnica instruccional que se caracteriza por: la definición explícita de los objetivos del programa, la presentación secuenciada de la información según la lógica de dificultad creciente, asociada al principio de complejidad acumulativa, la participación del estudiante, el reforzamiento inmediato de la información, la individualización(4), el registro de resultados y la evaluación continua.


     A principios de los sesenta, se desarrolló una gran cantidad de experiencias y aplicaciones de programas de enseñanza las protagonistas fueron las máquinas de enseñanza y posteriormente los textos programados (en sus formas lineal, ramificada y matética),l luego surgireron los Programas CAI/IAC. Como descendiente directo de la enseñanza programada surge uno de los entornos propuestos en el campo de la informática educativa impulsado principalmente por P. Suppes. Los programas de instrucción asistida por computadora (CAI/IAC) constituyen software y coursware educativo con los mismos rasgos que la enseñanza programada, también las técnicas y procedimientos de modificación de conducta en la educación formal y especial y  el denominado Plan Keller o Sistema de Instrucción Personalizada (SIP)5.


     En los últimos años los psicólogos conductuales encontraron que el condicionamiento operante ofrece una explicación limitada del aprendizaje. Albert Bandura opina que las teorías conductuales tradicionales del aprendizaje son incompletas porque descuidan la influencia social, por lo que propuso la teoría del aprendizaje social que considera como de suma importancia los acontecimientos ambientales, los factores personales y las conductas.


     Bandura establece una distinción entre el aprendizaje activo y el vicario, el priemo consiste en aprender al hacer y experimentar la consecuencias de las acciones y el segundo en aprender observando a los otros6. Los elementos de este tipo de aprendizaje son prestar atención, retener la información o las impresiones, generar conductas y estar motivados para repetirlas. Como posibles resultados del aprendizaje observacional Bandura registró: enseñar nuevas conductas y actitudes, promover la conducta actual, modificar inhibiciones, dirigir la atención y despertar emociones.


     Actualmente el conductismo analiza el automanejo que es la utilización de los principios del aprendizaje conductual para cambiar la propia conducta. La meta es lograr que la gente sea capaz de educarse a sí misma, estableciendo sus propias metas y proporcionándose su propio reforzamiento7.Conclusiones     El conductismo aparentemente logró un crecimiento en su concepto del objeto de estudio, ya que de considerar al hombre como un ente pasivo y moldeable, ahora lo coloca como un ser capaz de modificarse a sí mismo, de esta manera en el ámbito educativo la enseñanza ya no se enfocará a programar las respuestas de los estudiantes, sino a proporcionar los elementos necesarios para que sea el alumno quien decida hasta dónde aprender y suministrarse sus propias recompensas.


     Al principio de esta conclusión mencioné la palabra aparente, porque en la práctica los profesores continuamos con la aplicación del conductismo clásico, promoviendo recompensas y castigos a las conductas de nuestros alumnos.
    

Bibliografía

1 BIGGIE M. L., Hunt M. P., Bases psicológicas de la educación, Ed. Trillas, México 1991.
2
2) Skinner, B.F. Tecnología de la enseñanza. Ed.Labor Barcelona 1970 p. 20.
3 HERNANDEZ Rojas Gerardo, fundamentos del Desarrollo de la Tecnología Educativa, Ed. ILCE-OEA, México 1997.
(4) Cruz, J. Teoría del aprendizaje y tecnología de la enseñanza. Ed. Trillas. México, 1976. p. 21
5 HERNANDEZ Rojas Gerardo, fundamentos del Desarrollo de la Tecnología Educativa, Ed. ILCE-OEA, México 1997. pp. 13ç14.
6 WOOLFOLK E. Anita, Psicología educativa, Ed. Prentice may, Séptima edición, México 1999. pp. 225.

7 WOOLFOLK Op. Cit. PP.231-236.

*Profesora de la Licenciatura en Sociología de la Comunicación y Educación de la Unidad Académica: Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero.