Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 3, No. 3. Trimestre julio-septiembre de 2007. ISSN: 1870-7505

 

DESARROLLO SUSTENTABLE, UN DERECHO HUMANO.

Por: Mtra. María del Rocío García Sánchez


                                
El desarrollo integral del ser humano, el progreso, el desarrollo económico y social que aseguren su subsistencia y su realización como personas, son derechos que hacen posible enmarcar la vida en un desarrollo sustentable.

El derecho al desarrollo es un derecho individual y colectivo; se trata además de un derecho humano, por ello, en repetidas ocasiones se ha mencionado que la sustentabilidad en el desarrollo supone la transformación de las condiciones de injusticia social, un mejoramiento del bienestar económico, social y político de todos los individuos y pueblos

En el marco de las Naciones Unidas, el derecho al desarrollo se encuentra consagrado en la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo(1), la que establece en su artículo primero y segundo:

Art 1º El derecho al desarrollo es un derecho humano inalienable en virtud del cual todo ser humano y todos los pueblos están facultados para participar en un desarrollo económico, social, cultural y político en el que puedan realizarse plenamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar de él.

Art2º El derecho humano al desarrollo implica también la plena realización del derecho de los pueblos a la libre determinación, que incluye, con sujeción a las disposiciones pertinentes de ambos Pactos internacionales de derechos humanos, el ejercicio de su derecho inalienable a la plena soberanía sobre todas sus riquezas y recursos naturales.

En México el acceso al desarrollo se encuentra consagrado en nuestra carta magna donde se establece el derecho a la educación, a la preservación y respeto de las culturas indígenas, así como de sus lenguas, el derecho de acceso a la justicia en forma equitativa, la igualdad del hombre y la mujer frente a la ley, el derecho al trabajo, a la salud, a la vivienda etc.

El resultado de la sustentabilidad aparece hoy invariablemente vinculado a la necesidad de universalización de los derechos humanos. El desarrollo humano y derechos humanos son dos elementos consubstanciales que forman parte de un proceso armónico, multidisciplinario e indivisible. Por ello, la Organización de las Naciones Unidas ha persuadido a todos los países a que tomen en cuenta los derechos humanos y su relación con el desarrollo humano.

El concepto de desarrollo sustentable adquirió relevancia a partir de un documento denominado "Informe Brundtland" (1987), el cual es una propuesta que fundamentó, a su vez, la realización de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Cumbre de la Tierra) celebrada en Río de Janeiro, Brasil en 1992. El Informe Brundtland señala que:
"El desarrollo sustentable es el desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades"(2)

El desarrollo sustentable es un proceso armónico que exige a los distintos actores de la sociedad compromisos y responsabilidades en la aplicación del modelo económico, político, ambiental y social. Son muchos los derechos humanos que hacen a la calidad de vida, como el derecho a la igualdad,  el derecho a trabajar y recibir salarios, el derecho a un medio ambiente sano y seguro, el derecho a un igual acceso a la educación y el derecho a la salud; sin embrago hoy, estos derechos son cuestionables.

En este sentido, algunas reflexiones que deben tomarse en cuenta y que hoy en día son innegables son:

  1. La pobreza y los efectos que conlleva, como la desnutrición considerada como un problema de salud pública en México que se asocia con un aumento en el riesgo de enfermedades. La pobreza incide también en otros comportamientos familiares como la desintegración familiar, el abuso físico o sexual y el alcoholismo, que de una u otra forma limitan el derecho a desarrollarse. En este renglón, en Guerrero niños, niñas y adolescentes sumergidos en la pobreza se ven obligados a abandonar sus comunidades para enrolarse como jornaleros agrícolas en los campos del norte del país, ante la falta de oportunidades para acceder a derechos tan básicos como la alimentación, vivienda, salud y educación.

  2. La educación que pese a los progresos, el desigual desarrollo de nuestro país ha impedido que los beneficios educativos alcancen a toda la población. Aún existe población no atendida por el sistema educativo. Esta situación es particularmente grave en las entidades y regiones de mayor marginación, y entre grupos vulnerables como los indígenas y los campesinos.

  3. No contar con servicios indispensables como el agua que se ha convertido en un tema de reflexión pero, seguramente también, en una fuente de conflicto, sin agua se cancela la posibilidad de desarrollo en una sociedad. En Guerrero, es evidente la disminución de las fuentes de agua que abastecen al estado, particularmente en Acapulco existe una gran escasez de agua, “…se tiene una cobertura en redes de tan sólo 70 por ciento, y se da servicio a 60 por ciento de la población, lo cual significa que hay unos 450 mil habitantes que, o reciben agua una vez cada 15 días. El Acapulco, llamado viejo o tradicional por tener una tubería añeja, se desperdicia hasta 50 por ciento de agua...”.(3) La electricidad que es un ingrediente indispensable para el desarrollo humano ya que permite mejorar la calidad de vida e impulsar las actividades productivas de una región. La carencia de la energía eléctrica genera un círculo vicioso de marginación y exclusión ya que limita o impide dotar importantes servicios básicos para la salud, la educación y las telecomunicaciones. Las carreteras, que en algunas localidades sobre todo donde hay asentamientos indígenas o de campesinos se caracterizan por su difícil acceso y su aislamiento geográfico. Todavía hay localidades donde sólo cuenta con brechas y caminos de terracería que en época de lluvias son intransitables.

  4. Por cuanto hace al desempleo, este llegó a su nivel más alto en los cuatro últimos meses. A este respecto el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) informó que: “en julio de este año, la tasa de desocupación (TD) a nivel nacional ascendió a 3.95 por ciento de la población económicamente activa (PEA), el nivel más elevado de los últimos cuatro meses. Los informes oficiales revelan que, sólo en un mes el número de desocupados aumentó 0.07 puntos porcentuales, equivalente a 296 mil 700 personas, al pasar de una TD de alrededor de un millón 401 mil 800 personas en junio de 2007 a un millón 695 mil 500 personas en julio de este año, con una PEA de aproximadamente 43 millones de personas”(4).

Y ni que decir del salario mínimo que un trabajador percibe, este ha tenido una considerable perdida de su poder adquisitivo, es decir, su crecimiento ha sido inferior al de los precios. En lugar de avanzar en cuanto a justicia social, hemos retrocedido. En México, mientras la décima parte de los mexicanos más ricos concentra 38.1 por ciento del ingreso nacional, la décima parte de los más pobres tiene menos del cinco por ciento(5). “Para nadie es un secreto que el salario mínimo no alcanza para nada”.

5.La vivienda es uno de los ejes principales de la seguridad social, ya que constituye un elemento fundamental del bienestar de la familia; sin embargo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), en 1999, 6 millones de viviendas presentan condiciones inadecuadas de habitabilidad,(6) sin hacer mención desde luego al espacio reducido en el que tienen que habitar una familia, el material de construcción de muy mala calidad con el que se construyen las viviendas, el hacinamiento en el que vive una familia en una casa con una superficie de 54 metros cuadrados, perdiendo con esto el sentido del derecho a una vivienda digna. Y si a esto agregamos que una proporción importante de familias no tiene posibilidades de acceder a una vivienda de interés social debido a sus bajos ingresos, por lo que tienen que conformarse con moradas que carecen de lo esencial para ser consideradas dignas, por lo que existen familias que se ven en la necesidad de establecerse en zonas catalogadas de alto riesgo por estar asentadas sobre fallas geológicas, mantos acuíferos sobre explotados, suelos erosionados, en peligro de deslaves e inundaciones.

6.El derecho a la salud es considerado por el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales(7) como extensivo a factores determinantes básicos como: la alimentación, la nutrición, la vivienda, el acceso a agua potable, condiciones de trabajo seguras y sanas y un medio ambiente sano. El impacto del subdesarrollo y de la pobreza en zonas marginadas donde no existen servicios médicos, suministro de medicinas o médicos independientes condicionan el cumplimiento de este derecho.

7.El creciente deterioro del medio ambiente y de los recursos naturales, se expresa con mayor profundidad en zonas de extrema pobreza, porque no se puede construir una cultura de respeto al medio ambiente sin la participación de la población sin educación. Es por ello, que se hace importante la necesidad de evolucionar las relaciones de la sociedad con la naturaleza y de preservar los recursos naturales. Por ello, para que sea posible el desarrollo sustentable, se requiere: que el capital de recursos naturales no se estreche en el tiempo; sin embargo, hoy, la amenaza ambiental más crítica de la historia la podemos observar con el deterioro del suelo, del agua, de los recursos marinos, de los daños a la capa de ozono y el cambio climático global.

El informe Brudlant ajustó su atención en los sistemas económicos de países desarrollados y en los impactos negativos generados por éstos sobre los sistemas ecológicos. De ahí que el concepto de desarrollo sustentable, es claro al plantear un desarrollo vigente que tenga en cuenta el mantenimiento de un capital de recursos naturales para las nuevas generaciones; para lo cual, es necesario un crecimiento de tecnologías y conocimiento que en los países en vías de desarrollo es un inconveniente a superar.

En este orden de ideas, ¿Cómo podemos hablar de desarrollo sustentable como un derecho humano ante estos obstáculos? Puede haber un avance en el desarrollo económico, político o jurídico pero mientras ese desarrollo afecte el desarrollo integral del ser humano no puede considerarse que haya desarrollo.

Derechos humanos como el derecho a la vida, a la seguridad, a la libertad ya no es suficiente protegerlos contra las arbitrariedades de las autoridades, hoy, la justicia social debe convertirse en una prioridad para el Estado mexicano. Un nivel de vida decorosa, atención a la salud, nutrición suficiente, educación, vivienda y trabajo no deben convertirse solamente en cifras, estadísticas, índices de crecimiento económico, propósitos u objetivos, sino en cuestiones de justicia social. Y esta justicia social debe basarse en el reconocimiento y respeto de los derechos humanos como parte integral de las políticas y programas de desarrollo que el gobierno mexicano realice.

El desarrollo sustentable, planteado como un derecho humano, necesario para la existencia y el progreso de la sociedad, ha circulado por los caminos incorrectos a causa de una transición incierta, de políticas gubernamentales equivocadas; porque carece de precisión al abordar la sustentabilidad desde una perspectiva global, sin tener en cuenta los marcados contrastes económicos, culturales, políticos y sociales de los países desarrollados y de aquellos en vías de desarrollo.

BILIOGRAFIA SUGERIDA:

  1. Barkin, David. “Riqueza, pobreza y desarrollo sustentable”. México: Editorial Jus y Centro de Ecología y Desarrollo. ISBN: 9687671041; versión electrónica.

  2. Fisher, Julie  “El Camino desde el Río: el Desarrollo Sustentable y el Movimiento No Gubernamental”, México, Edit. Fondo de Cultura Económica, 2002

  3. Thompson, José. “Fundamento Histórico Filosófico de los Derechos Humanos”. En: Cuadernos de Estudio. Serie: Educación y Derechos Humanos. publicado por Instituto Interamericano de los Derechos Humanos, Costa Rica, 1988.

  4. “Tres Generaciones de Derechos Humanos”, Materiales de apoyo docente, Cátedra UNESCO de Derechos Humanos.

  5. Periódico La Jornada Guerrero “Sin servicio de agua, 450 mil acapulqueños, revela Capama”, viernes 23 de marzo de 2007.

 

 CITAS

1Adoptada por la Asamblea General en su resolución 41/128, del 4 de diciembre de 1986.
2Informe socio-económico sobre una gran cantidad de naciones, elaborado en 1987 para la ONU por una comisión
  encabezada por la doctora Gro Harlem Brundtlan 
3.Giles Sánchez, Citlal “Sin servicio de agua, 450 mil acapulqueños, revela CAPAMA” La Jornada, Guerrero, viernes 23  
   de marzo de 2007.
4.Rodríguez, Israel. Periódico La Jornada, México “A 3.96% llego la tasa de desocupación en julio: INEGI” sábado 25
  de agosto de 2007
5.González Amador, Roberto. Periódico La Jornada, México “Diferencias entre ricos y pobres, riesgo para la
   estabilidad: BM
“  viernes 22 de septiembre de 2000
6.Programa Sectorial de Vivienda 2001-2006.

7.Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General, en su resolución 2200 A (XXI), de 16 de   diciembre de 1996. Entrada en vigor el 3 de enero de 1976.

 

*Mtra. María del Rocio García Sánchez, Maestra en Ciencias Penales del Instituto Nacional de Ciencias Penales.
Profesora de Tiempo Completo del Programa Educativo de Derecho de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero.
Integrante del Cuerpo Académico. “Territorio y Desarrollo Regional Sustentable” de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero
Coordinadora del Programa Institucional de Seguimiento de  
Egresados del PE de Derecho de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero