Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 8, No. 2. Semestre julio-diciembre de 2012. ISSN: 1870-7505

 

DESARROLLO HUMANO EN MÉXICO

Rodolfo Bórquez Bustos *

 

El desarrollo humano es un indicador construido por las Naciones Unidas, la intención es  tener datos para saber si una sociedad mejora las condiciones de vida de sus ciudadanos a través de un incremento de los bienes con los que puede cubrir sus necesidades básicas y complementarias, y de la creación de un entorno en el que se respeten los derechos humanos de todos ellos.

El desarrollo humano también puede definirse como la cantidad de opciones que tiene un ser humano en su propio medio, para ser o hacer lo que él desea ser o hacer. En este sentido, a mayor cantidad de opciones que tengan los habitantes de un país, mayor desarrollo humano, a menor cantidad de opciones, menor desarrollo humano. Por lo tanto el desarrollo humano mide la calidad de vida de las personas en el medio en que se desenvuelve, y a partir de este principio se le otorga una calificación a un país o región.

El índice de desarrollo humano (IDH) es un indicador del desarrollo humano por país, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).Este índice estadístico está compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno. Para el informe del 2013 el IDH incluirá los parámetros de Desigualdad Social, Desigualdad de Género y Pobreza multidimensional. 

La idea madre que sustenta estos estudios, es que los seres humanos somos un todo con múltiples necesidades, y que el desarrollo de un país o región no puede ser entendido solamente desde la perspectiva única del crecimiento económico. El propósito final del desarrollo se encuentra en cada uno de sus habitantes y en las posibilidades que ellos tienen para elegir una vida en la que puedan realizar a plenitud su potencial como seres humanos.

En consecuencia el desarrollo humano consiste en la libertad que gozan los individuos para elegir entre distintas opciones y formas de vida. Los factores fundamentales que permiten a las personas ser libres en ese sentido, son la posibilidad de alcanzar una vida larga y saludable, poder adquirir conocimientos individual y socialmente valiosos, y tener la oportunidad de obtener los recursos necesarios para disfrutar un nivel de vida decoroso.

En el núcleo del concepto de desarrollo humano se encuentran las personas y sus oportunidades, no la riqueza que poseen, el ingreso que devengan, o las mercancías y servicios que consumen.

Informa el Programa de Naciones Unidas del 2011 México que pasó del puesto 57 al 72 debido a la desigualdad que impera en el país, es decir se desciende 15 lugares en desarrollo humano, según el PNUD. En sólo un año, México perdió 23 por ciento en su nivel de desarrollo humano, al retroceder 15 lugares en la distribución de la riqueza, sostuvo Magdy Martínez-Solimán, representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Afirmación abalada por Martínez-Solimán quien presentó el Informe Mundial de Desarrollo Humano 2011 a investigadores, representantes de organizaciones civiles y medios de comunicación.

El documento hace hincapié en la vinculación del desarrollo humano con la equidad y la sustentabilidad, ya que advierte que la deforestación, los desastres naturales y el cambio climático pueden hacer retroceder varios años los logros alcanzados. En México, advierte, además de la exclusión educativa y a nivel de los servicios de salud también el país fue afectado por sequías e inundaciones fenómeno que hicieron retroceder el índice de desarrollo humano (IDH) de los municipios afectados en alrededor de dos años, y aumentaron la pobreza extrema en casi 4 puntos porcentuales.

María del Carmen Sacasa, representante residente adjunta del PNUD, aseguró que los pobres son los que más sufren con el deterioro ambiental y los que menos responsabilidad tienen del mismo. El organismo propuso dos impuestos a todas las transacciones financieras que impliquen cambio de divisas, desde las remesas hasta las inversiones en las bolsas de valores.

Martínez-Solimán aclaró que en el índice de desarrollo humano que mide salud, educación e ingreso, México no avanzó, pero tampoco retrocedió respecto del año pasado, ya que mantuvo el lugar 57 entre 187 países analizados y con ello se ubica entre los países de alto nivel de desarrollo. Sin embargo sabemos que la realidad es otra. Es cierto que la cobertura en pre-escolar y educación básica es universal, y se está contemplado que igualmente sea en el nivel medio superior. Pero la calidad es mala en infraestructura, no tienen tecnología, miles de escuela aún tienen piso de tierra, carecen de agua potable, los niños que asisten están desnutridos y muchos maestros están mal preparados. Igualmente sucede con la o universalización de los servicios de salud, la salud pública en México tiene grandes carencias de personal médico, de enfermeras, falta endémica de medicamentos, infraestructura vieja o inexistente, locales o edificios deteriorados etc., y muchos mexicanos aún no tienen en la práctica acceso a la salud gratuita.  

Sin embargo, es en la distribución del ingreso donde se genera la mayor parte de esta desigualdad casi 50 millones de pobres con 10 millones en pobreza extrema, una mayoritaria clase media al borde de caer en una situación de pobreza y una pequeña clase rica que controla la riqueza y el poder. Otro rezago que acumula México son en materia de igualdad de género, las diferencias son muy marcadas ya sea en tasas de mortalidad de género y fertilidad entre adolescentes, salud reproductiva o representación política. Es la mujer que siempre sale desfavorecida.

Otros problemas que sigue padeciendo de manera endémica México es el alto desempleo, que se trata de disfrazar por trabajos en el mercado informal, y gran parte de los empleos son de baja calidad remunerativa, es decir los trabajadores mexicanos trabajan muchas horas, pero ganan poco.

Finalmente, la asignatura pendiente es la violencia acompañada con la inseguridad que sufre el país, causada por múltiples factores donde se destaca la guerra que el gobierno de Calderón emprendió contra la delincuencia organizada y que arrojó en su sexenio más de 100 mil muertos.

De acuerdo con las estadísticas dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los mexicanos viven en un ambiente elevado de violencia cotidiana, superior inclusive a la registrada en países pobres.

La tasa de homicidios en 2011 fue de 24.9 casos por cada 100 mil habitantes; en los hombres esta tasa se disparó a 45.3 homicidios. Organismos internacionales argumentan que el homicidio produce un daño grave al desarrollo humano y representa el grado mayor al que puede llegar la violencia.

En los países con IDH bajo la tasa de homicidio es de 14.6 por cada 100 mil personas; en aquellos con IDH alto es de 13; mientras en los países con IDH muy alto es de apenas 2.1 asesinatos por cada 100 mil habitantes.
En definitiva, a mayor IDH menos violencia, menos asesinatos, mejor educación, mejor servicios médicos, más trabajo y por ende se fortalece la clase media y disminuyen los pobres.

En el continente latinoamericano,  el país que posee mejor desarrollo humano es Chile (44), Argentina (45) y Barbados (47), son los únicos países de la región que tienen un muy alto nivel de desarrollo humano, así como de Uruguay (48) y Cuba (51), para “conformarnos” México supera a Brasil que ocupa el lugar (84) y Venezuela (73).

 

 

* Dr. Rodolfo Bórquez Bustos. Sociólogo y Doctor de Educación. Docente e investigador de tiempo completo del programa educativo de Sociología de la Comunicación y Educación de la Unidad Académica de Sociología de la Universidad Autónoma de Guerrero. Perfil PROMEP. Miembro del Cuerpo Académico "Educación Cultura y Sociedad". Correo electrónico: rborquezbustos@yahoo.com.mx