Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 10, No. 1. Semestre enero - junio de 2014. ISSN: 1870-7505

 

VIOLENCIA EN LAS ESTUDIANTES DEL NIVEL SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE GUERRERO

Guadalupe Antúnez Nájera 1
Yolanda E. Cortes Dillanes 2

 

RESUMEN

El objetivo del presente estudio es medir la presencia de la violencia en las estudiantes de las unidades académicas del nivel superior de la Universidad Autónoma de Guerrero,   en Acapulco. Se aplicó la encuesta de la Dinámica de las Relaciones de Género,   en cuatro bloques temáticos (1. Forma, 2.Situaciones, 3.Reacción, 4. Medidas de prevención, atención y sanción de la violencia a las estudiantes). Se muestra que la mayor agresión a las estudiantes,  es aplicada por los compañeros de clase, siendo éstos los  agresores más frecuentes de la violencia, enseguida de  los maestros y  de  la pareja. Los factores más recurrentes son la violencia psicológica, el acoso y/o hostigamiento sexual y física; tipos de violencia más observable. Se argumenta tener un estudio pionero al interior de la UAGro., que permita dimensionar la violencia que se ejerce a las mujeres estudiantes desde la perspectiva de género.

Palabras  clave: Violencia;  Violencia de género; Las estudiantes e incidencia.

INTRODUCCION

La violencia es cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el pri­vado”. Convención Belem Do Para (1994). Los Estados Partes condenan todas las formas de violencia contra la mujer y convienen en adoptar un conjunto de políticas orientadas a prevenir,  sancionar  y erradicar la violencia,  así como a fomentar estrategias para proteger sus derechos a una vida libre sin violencia. Es por ello, que la Ley General de Acceso de la Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2007), retoma esta definición para implementarla en su contenido normativo.

Esta Ley en su Artículo 1ro., tiene por objeto establecer la coordinación entre la Federación, las entidades federativas, el Distrito Federal y los municipios para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. En sus  artículos 11 y 12  contempla la violencia laboral y la docente, entendida la primera, como la negativa ilegal a contratar a la víctima o a respetar su permanencia o condiciones generales de trabajo; la descalificación del trabajo realizado, las amenazas, la intimidación, las humillaciones, la explotación y todo tipo de discriminación por condición de género, en tanto, que a la Violencia Docente la define como  aquellas conductas que dañen la autoestima de las alumnas con actos de discriminación por su sexo, edad, condición social, académica, limitaciones y/o características físicas, que les infligen maestras o maestros.

Varios especialistas en la materia, consideran que el tema de la violencia de género contra las mujeres y las niñas es un tema pendiente, a pesar de todos los esfuerzos nacionales, estatales y municipales por prevenirla y atenderla, precisamente porque el acceso a los espacios de justicia encuentra obstáculos derivados de una tradición que permite la impunidad y por tanto, la tolerancia y aceptación de este problema.

En los distintos países, el tema de la Violencia de Género en los espacios universitarios, es un tópico central expuesto a través de la investigación científica internacional y desde luego pretendido ser tratado desde distintas perspectiva teóricas. Sin embargo, en las mismas universidades es poco reconocida,  y en algunos casos, por las mujeres que padecen los efectos de esta violencia. Por ello, es necesario conocer las prácticas efectivas contra la violencia de género que ya han funcionado en otros contextos sociales, con el propósito de instrumentar políticas que la prevengan y la erradiquen en las universidades que no cuentan con estas herramientas y a su vez se promuevan y se implementen en aquellas que ya existen.

Se han realizado en México pocas  investigaciones sobre la violencia de género en el ámbito universitario, a diferencia de países  como Estados Unidos, Canadá o España,  que la  han analizado en ese contexto  desde hace varias décadas, implementando medidas de prevención e intervención.  Estos países entre otros,  parten de la premisa -de que cualquier mujer que trabaje o estudie en estos espacios y ambientes, tiene el riesgo de sufrir actos de violencia-  por lo que  promueven  la solidaridad entre  las mujeres y coadyuvan  en recrear  ambiente necesario que garantiza el apoyo a la víctima. En México, son mínimas las instituciones educativas que están aplicando este tipo de medidas o modelos de prevención e intervención.

En el Estado de Guerrero, incluyendo sus distintas regiones, no existen hasta el momento investigaciones que permitan conocer la prevalencia de la violencia de género en los  espacios universitarios y por lo tanto, se desconocía el índice de mujeres violentadas en estos contextos educativos estatales.  Por ello el presente estudio en el que se encuentran hallazgos sobre la violencia que se aplica a las mujeres al interior de la Universidad Autónoma de Guerrero por distintos actores académicos y el cual consideramos que es un estudio pionero  que cimbra las bases de apertura a diferentes líneas de investigación relacionadas con la violencia de género.

METODO

Participantes

Participaron 455 estudiantes mujeres de Unidades Académicas del Nivel Superior que cursaban diferentes licenciaturas,  del turno matutino y vespertino de la Universidad Autónoma de Guerrero, ubicadas en Acapulco, Guerrero.  De una edad promedio a los 21 años.

Instrumentos

Encuesta de la dinámica de las relaciones de género en mujeres estudiantes de Nivel Superior en la Universidad Autónoma de Guerrero. Para medir la presencia de violencia de género en las estudiantes de las Unidades Académicas del Nivel Superior, ubicadas en Acapulco, Guerrero. Se estructura con la aportación de otros instrumentos de una rigurosidad científica en la materia,  como la  Encuesta sobre la Situación de Mujeres y Hombres en la UNAM. La versión final del instrumento está estructurada de apartados con preguntas tipo cerradas dicotómicas, politómicas y numéricas. Conformada  por 83 preguntas que se distribuyen en 4 bloques temáticos. 1) Preguntas socio demográficas, 2) Expresiones de formas que registra la violencia de género.3) Situaciones de violencia de género y diferentes maneras de reacción en las estudiantes, 4) Recursos de prevención, atención y sanción en relación a la violencia de género  que aplican  las Unidades Académicas y/o la UAGro. y  5) Propuestas de las estudiantes de medidas a implementar, dirigidas a prevenir, resolver  y  eliminar la violencia de género en la UA.

Se aplica el  método analítico sintético en el planteamiento del objetivo y preguntas de investigación, el método de análisis matemático en el estudio de las encuestas y el método histórico lógico en la elaboración de las referencias teóricas.

Procedimiento

Para la ejecución del cuestionario se diseñó primeramente una portada que estaba engrapada a cada encuesta, que incluía la presentación de la investigación, de la encuesta y una sección para los datos socio demográfico de la estudiante encuestada.

El equipo encuestador estuvo integrado por estudiantes mujeres, con un equipo de apoyo de estudiantes hombres en relación a la seguridad de las mismas, que cursaban el décimo y el séptimo semestre de la licenciatura en psicología, quienes recibieron previamente la capacitación sobre el manejo y aplicación de los aspectos conceptuales y operativos de la encuesta, que les permitiera realizar un levantamiento confiable y de calidad. Aplicándose diferentes estrategias en las Unidades Académicas participantes para la ejecución de la encuesta. En la primera estrategia, se solicitó permiso con oficio a los directores o directoras para aplicar la encuesta, un aula específica para que el estudiantado pudiera acudir a responderla. Enseguida,  las estudiantes encargadas de aplicarla  encuesta se encontraban en la Unidad Académica durante un periodo de2 a 4 horas. Unas en la aula específica aplicando las encuestas y otras informaba a las estudiantes (en las aulas, cafetería y los pasillos) sobre la investigación que se estaba llevando a cabo y se ofrecía la posibilidad de colaborar acudiendo al aula donde se estaba aplicando la encuesta para responderla.  Previamente se tenía el dato de esa Unidad Académica de cuantas mujeres estudiantes estaban inscritas y de cuantas debían encuestar (el 10%) en cada grupo académico elegidas al azar.

En la segunda estrategia, se les solicitaba permiso mediante oficio a los directores o directoras para la aplicar  la encuesta, enseguida se seleccionó una muestra de estudiantes mujeres del 10% del total de la población femenina de cada grupo académico, las cuáles fueron elegidas al azar, ya sea invitándolas a participar directamente de manera voluntaria o pidiendo al maestro o maestra que se encontraba en el grupo, al momento de acudir al salón, que les solicitará a las estudiantes o les indicará que participaran, según fuera el  caso, después de explicarle el motivo de la encuesta.

En relación al proceso de ejecución de la encuesta se enfatizaron ciertos aspectos, entre ellos: la participación voluntaria para responder la encuesta por parte de las estudiantes, ser seleccionadas al azar, ser anónima. La importancia de crear en todo momento un clima tranquilo y respetuoso.

En la medida de lo posible se procuró aplicar la encuesta dentro de un aula en grupos pequeños, procurando que la persona participante disfrutara de suficiente intimidad para que sus respuestas no estuvieran condicionadas por la presión de compañeros/as o sentirse observada por profesores, estudiantes u otras personas.

La entrevistadora realizaba una breve explicación de la finalidad de la investigación y de la encuesta antes de que las personas participantes respondieran las preguntas. La encuesta fue aplicada cara a cara por  las estudiantes de psicología, previamente entrenadas en temas de género, violencia de género y entrevista. El tiempo aproximado de aplicación de la encuesta por cada persona participante fue de 20 a 30 minutos.

RESULTADOS

Para el análisis de los datos,  la muestra del estudio se clasifica en cuatro bloques temáticos.

1: Expresiones de formas que registra la violencia de género.

Cuadro 1. Expresiones de formas de violencia

 

1

2

3

4

En la pareja

45.7

29.7

11.9

7.5

En la familia

32.2

35.2

11.9

14.3

En el trabajo

9.5

16.7

43.1

23.7

En la universidad

7.5

12.1

26.4

47.7



Era importante ampliar con otras situaciones como antecedentes contextuales para ubicar y comparar las situaciones de violencia de género que presentan las estudiantes. Por ejemplo,  se observa en el cuadro 1, que las estudiantes donde más identifican un mayor nivel de violencia contra las mujeres es en la pareja 45.7%, seguido del contexto familiar con un 33.2%, del escenario laboral con un 9.5% y por último en la universidad con un 7.5%.  La variable que mayor incidencia presenta como se observa en el cuadro 1, es en la pareja, mientras que la variable universidad presenta menor índice de violencia. Sin embargo, es un dato representativo para una muestra de 455 el total de la población encuestada

Cuadro 2. Hechos que se clasifican como violencia de género en la UAGro.

 

SI

NO

S/C

El acoso sexual en la universidad

80.0

14.3

5.7

El maltrato psicológico (insultos, humillaciones)

79.3

14.5

6.2

Bromear o desprestigiar a las mujeres

78.9

15.6

5.5

Ridiculizar e insultar a las mujeres

77.6

16.9

5.5

Pensar que las mujeres son inferiores y que deben obedecer a los hombres

76.5

18.2

5.3

El lenguaje sexista (Uso exclusivo de uno de los géneros, en general el masculino)

73.4

19.3

7.3

La violación sexual

71.2

23.1

5.7

Los silbidos e insinuaciones sexuales

70.5

22.2

7.3

Que los espacios de poder o de toma de decisiones se concentren en los hombres

69.0

23.5

7.5

La discriminación en la universidad por ser mujer

68.8

25.1

6.2

Cuando le tocan las nalgas

67.0

26.4

6.6

Las heridas y golpes

57.8

36.0

6.2

Las imágenes pornográficas

53.0

39.8

7.3

Como se observa, en cuadro numero 2 los hechos que clasifican como violencia de género en la Universidad, las que identifican  más fácilmente son aquellos comportamientos que implican violencia sexual, (obtiene el acoso sexual un 80%), violencia psicológica específicamente insultos, humillaciones, alcanza un 79.3, bromear o desprestigiar a las mujeres 78.9%, ridiculizar e insultar a las mujeres 77.6%, pensar que las mujeres son inferiores y que deben obedecer a los hombres 76.5%, mientras que tiene más dificultades para reconocer como violencia de género la física, un 36% las heridas y golpes no los considera violencia de género y un 26.4% cuando le tocan las nalgas. Sin embargo existe un porcentaje significativo, que oscila entre el 20% y el 40%aproximadamente, que no considera como violencia de género comportamientos relacionados con dominio, control, subordinación, etc. Por ejemplo, no consideran como violencia de género: un 39.8% las imágenes pornográficas, un 25,1% la discriminación por ser mujer, un 23.5% que los espacios de poder o de toma de decisiones se concentren en los hombres, inclusive un 23.1% la violación sexual. Pareciera que estas categorías, son hechos naturalizados sin censura, y por lo tanto culturales como creencias, lo que permite la cultura de la no denuncia.

Cuadro 3.  Situaciones de violencia de género que han vivido las estudiantes en la UAGro.

A Violencia psicológica (verbal, acoso,
intimidación y descalificación

25.5%

B Hacerla sentir menos o mal frente a
otras personas, humillarla u ofenderle

18.5%

C Agresiones físicas

14.7%

D Sentir miedo de ser atacada o
abusada sexualmente

16.0%

E Sentir disgusto o miedo por
comentarios, correos electrónicos,
llamadas telefónica

13.6%

F Rumores respecto a su vida sexual
que degraden o humillen a la mujer

13.4%

G Ignorarla o no tomarla en cuenta

12.3%

H Presiones para mantener relaciones
afectivo-sexuales

11.2%

I Haber sido perseguida o vigilada

11.0%

J Comentarios sexistas sobre la
capacidad intelectual de las mujeres que
minimizan su rol en la sociedad

10.8%

K Besos y/o caricias sin consentimiento

10.1%

L Agresiones sexuales

  8.1%

En relación a la categoría violencia de género que se han presentado en la universidad y que se conoce que han vivido las estudiantes,  el cuadro número 2,  nos muestra que la violencia psicológica por ejemplo: verbal, acoso, intimidación y descalificación presenta un 25.5%, sin embargo si a esto le agregamos que un 18.5% puntúa como hacerla sentir menos o mal frente a otras personas, humillarla u ofenderla, 13.6% indica que sentir disgusto o miedo por comentarios, correos electrónicos, llamadas telefónicas, 13.4% marca rumores respecto a su vida sexual que degraden o humillen a la mujer, 12.3% ignorarla o no tomarla en cuenta, 11% califica como el haber sido perseguida o vigilada, y 10.8% registra comentarios sexistas sobre la capacidad intelectual de las mujeres que minimizan su rol en la sociedad, todos estos clasificados como violencia psicológica reporta el 25.5%, este hallazgo aumenta en un 100%.

Estos datos no deben quitar importancia a otros escenarios que se presentan en las unidades académicas del nivel superior en Acapulco y que habitualmente son las más silenciadas, como por ejemplo las agresiones sexuales que obtienen un 8.1%, pero si a esto le agregamos un 10.1% de recibir besos y/o caricias sin consentimiento, un 11.2% presiones para mantener relaciones afectivo-sexuales, y un 14.7% de sentir miedo de ser atacada o abusada sexualmente, todas relacionadas con acoso u hostigamiento sexual hacen un 44.1%.

2. Situaciones de violencia de género y diferentes maneras de reacción en las estudiantes.

Los datos obtenidos muestran que el  51.9% de las mujeres respondieron que los hombres que les rodean están sensibilizados pero no lo suficiente, un 34.5% piensan que definitivamente no están sensibilizados, mientras que un 7% creen que si lo están.

El 51.9% de las mujeres que opinan que los hombres no están totalmente sensibilizados referente a la violencia de género y  el 34.5% que piensa que los hombres definitivamente no están sensibilizados, sumamos estos dos datos y obtenidos un dato relativo al 86.3% de las mujeres estudiantes encuestadas opinan que los hombres están poco sensibilizados en relación a la violencia de género. Sin embargo, y en relación a esta creencia, un 70.8% de las mujeres estudiantes encuestadas aseguran no haber presenciado algún acto de violencia de género, mientras que un 19.6% si les ha tocado estar en alguno de ellos. Estos datos permiten percibir un pensamiento paradigmático en relación a estas premisas.

El mayor índice de violencia que se aplica contra las estudiantes en la UAGro, se da principalmente en el aula de clases, obteniendo esta categoría un 29.7%, en la relación alumno-maestro un 16.3, en la pareja dentro de la Universidad un 14.9%, en una relación ocasional el 9.7% y con estudiantes de otros grupos académicos un 8.1%, En la relación alumno-personal directivo 7.5, Con los amigos de la UAGro 6.8 y en la relación alumno-jefe de grupo 3.7

El  14.9 de las estudiantes menciona si vivir violencia de género, el 15.6% menciona no vivir violencia de género, en tanto que 29.7% no sabe si vive violencia de género o bien si lo sufre en violencia de género.  En este sentido, las personas afectadas no creen ni saben que viven violencia de género y, por tanto, no denuncian.  Sin embargo es importante mencionar  que el 29.7%,  no ubica la violencia de género y por lo tanto no sabe si la vive o no, mencionamos este dato, debido a que en las variables analizadas tipo de violencia. La violencia sexual, en la categoría relación sexual un 18.5% menciona que se ha tenido que enfrentar a esta situación bajo la presión de compañeros, maestros, directivos, pareja y/o desconocidos en la UAGro. Lo que indica alarmante y preocupante el índice de acoso y hostigamiento sexual que viven las estudiantes en la UAGro.

Es significativo que un 52.70% no sabe qué hacer frente a una situación de violencia de género y un 33.40% considera que sí. En lo que respecta a la reacciones ante la observancia de hechos de violencia de género un 10% de la muestra menciono ayudar a la persona afectada y/o llamar a las autoridades, el casi 15% entre que no sabe qué hacer o no interviene porque considera que no le concierne. Cerca del 5% tuvo miedo de venganzas que sufren.

Los primeros datos indican que un poco más de la mitad de la población universitaria del nivel superior reconoce no saber qué hacer y por consiguiente no está preparada para enfrentar una situación de violencia de género.  Y en lo que respecta a la observancia de la violencia se observa que la mayoría de las mujeres también no saben qué hacer no denuncia, se atemorizan.

3: Recursos de prevención, atención y sanción en relación a la violencia de género, que aplican las Unidades Académicas y/o la UAGro.

Cuadro 4. Recursos de prevención atención y sanción en relación a la violencia de género.

Variables

NO

POCAS VECES

MUCHAS VECES

UNA VEZ

1.Se ha tocado el tema de la violencia de género desde distintos aspectos,
en varias materias.

43%

30%

14%

9%

2. Se ha abordado el tema de la violencia de género en una materia optativa

53%

19%

19%

5%

3. Realizado trabajos o investigaciones para alguna materia sobre violencia de género

53%

22%

16%

4%

4. Efectuado prácticas sobre el tema de violencia de género

64%

23%

6%

5%

5. Asistencia a debates, congresos, mesas redondas, organizadas por Unidad Académica o la UAGro donde se trate la Violencia de Género

54%

21%

17%

4%

6. Conoce a alguien en su Unidad Académica que ayude a las estudiantes que viven violencia de género

53%

26%

11%

6%

7. Conoce número de teléfono en la Universidad para atención de violencia de género

58%

24%

10%

5%

8. En su Unidad Académica hay un espacio para desarrollar actividades en la prevención y atención de violencia de género

46%

33%

13%

4%

9. Existe en la UAGro un formato o procedimiento para actuar en caso de violencia de género

51%

35%

7%

4%

10.En la UAGro si se recibe una queja formal de una alumna, se mantiene la
confidencialidad y se protege

26

60%

6%

5%

11. Plan de Desarrollo Institucional integra Equidad de Género

28

55%

6%

6%

12. La UAGro cuenta con políticas para aplicar medidas de prevención y tratamiento

37

50%

6%

5%

13.  La UAGro cuenta con Coordinación de Asuntos de Género

30

54%

6%

6%

14. Sanciones aplicadas en tiempo y forma

32

30%

7%

4%

 

En este subgrupo de variables, a través del método de análisis matemático,  se observa que la mayoría de las variables muestran poca diferencia entre sí, que los recursos de prevención, atención y sanción en relación a la violencia de género en la UAGro., no están establecidos o bien son poco conocidos o difundidos entre la comunidad estudiada femenina. La variable 12, siendo toral,  la aplicación de políticas dirigidas a prevenir y disminuir la violencia de género en su normatividad, estas sean poco conocidas.  Por lo que se constata en este estudio,  que el 95% de la población universitaria femenina no está recibiendo información sistematizada y constante sobre el tema de la violencia de género, en otras palabras la UAGro., en Acapulco no está proporcionando a su comunidad estudiantil conocimientos que contribuyan a la prevención y atención de este tema.

4. Propuestas de las estudiantes de medidas a implementar, dirigidas a prevenir, resolver y eliminar la violencia de género en la UAGro.

Cuadro 5. Para que las estudiantes de la UAGro., deben denunciar

1. Aclarar y publicar los trámites a seguir

6.20%

2. Posicionamiento institucional a favor de las afectadas y en contra de los agresores

6.80%

3. Realizar campañas de sensibilización en toda la población universitaria

8.80%

4. Incluir en la ley de la UAGRO políticas de atención, asesoramiento y sanciones…

10.30%

5. Saber de los recursos de apoyo y tengan confianza y acceso a ellos

10.30%

6. Contar con un espacio especializado para la atención a las mujeres que viven

11.0%

7. Mejorar las medidas de protección a las agraviadas

12.10%

8. Que se reconozcan como personas con derecho a vivir sin violencia

18.70%

9. Que conozcan e identifiquen los actos de violencia

34.30%

El hallazgo de la variable 8, del 18.70%  muestra la necesidad que la población estudiantil femenina estudiada sea reconocida como personas con derecho a vivir sin violencia, por lo que de acuerdo a esta categoría del estudio,  la denuncia debe empezar a implementarse, como una medida para la identificación de los actos de violencia que se aplican a las mujeres, en la Universidad Autónoma, propiamente en Acapulco, Guerrero, variable que arroja un 34.30 %, y que afirma que a falta de denuncia no se identifican los actos de violencia.

Cuadro 6. Medidas recomendadas por las estudiantes que debieran aplicarse en la UAGro.

Información en página web

28.60%

Apoyo académico

44.80%

Guarderías para sus hijos

29.20%

Bolsa de trabajo

48.10%

Asesoría telefónica

29.29%

Cursos y talleres

48.60%

Asistencia de programas sociales

35.20%

Servicio médico

50.10%

Redes sociales y grupos de apoyo

35.40%

Teléfonos de emergencia y urgencia

51.00%

Ayuda económica

36.0%

Asesoramiento jurídico

53.60%

Alojamiento protegido

41.50%

Terapia psicológica grupal y/o individual

62.20%

Asesores, tutores y consejeros

42.90%

Servicio psicológico

70.80%

En esta última sesión, los resultados indican que las estudiantes que viven violencia  de género al interior de la UAGro., región Acapulco, coincide en mencionar algunas medidas que permitirían  prevenir y disminuir la violencia de género como es el Servicio Psicológico con  70.80%  un 62.20% la Terapia Psicológica Grupal y/o Individual. Mostrando una diferencia significativa con el 28.60%en relación a la medida Información en página Web.

En síntesis, los resultados indican que una de las prioridades es la urgente necesidad de que la UAGro formalice el rechazo a la violencia de género, así como definir y establecer medidas disciplinarias y protocolarias a seguir, tolerancia cero y la observancia de los derechos de las mujeres. Los hallazgos presentados en este estudio pionero, permiten la formulación de indicadores como puntos de partida para que la UAGro., se comprometa a atender este fenómeno de la violencia de género urgentemente.

DISCUSION

Algunos trabajos coinciden que  la educación es una  herramienta clave para la prevención y erradicación de la violencia de género. El reconocimiento del papel crucial que desempeña en la erradicación de la violencia contra las mujeres es una idea consolidada entre las personas que trabajan este tema desde distintos ámbitos, que la consideran como fundamental para cambiar las actitudes y las conductas que llevan a perpetuar el sexismo y la violencia de género de generación en generación(brechas generacionales). Algunos  resultados internacionales parten de que la población universitaria se ve afectada  por la presencia de una serie de creencias y estereotipos sexistas que dificultan el posicionamiento y la denuncia de las situaciones vividas por parte de muchas mujeres. Por lo que,  la importancia de la educación puede permitir la vía para contribuir a desmontar estos estereotipos y las falsas creencias que existen.  (Padilla, Sánchez, Martín y Moreno, 1999 citados por VALLS, R. et al., 2007).

El presente estudio se propuso conocer la dimensión de la violencia de género en las estudiantes del nivel superior de la Universidad Autónoma de Guerrero en Acapulco  y del objetivo general: ¿cuál es la dimensión de la violencia de género en las estudiantes del nivel superior de la universidad autónoma de guerrero en Acapulco? Para ello, se analizaron  las variables clasificadas en  bloques temáticos con la aplicación de los diferentes métodos; analítico sintético en el planteamiento del objetivo y  preguntas de investigación, el de análisis matemático en el estudio de las encuestas y el histórico lógico en la elaboración de las referencias teóricas y en la recopilación de los datos y obtención de los hallazgos.

Los resultados permiten mostrar datos cuantitativos objetivos, para observar y puntualizar seriamente sobre la violencia de género al interior de la Universidad Autónoma de Guerrero, como hostigamiento y acoso sexual indicados por las estudiantes recibidos en su gran mayoría por parte de un profesor (37.10) actores educativos principales en el proceso de la  enseñanza-aprendizaje originando así contextos de vulnerabilidad y desafío no solamente para vida institucional de las estudiantes sino a la institución misma, rompiendo además con toda ética profesional.

Hay un mecanismo de sometimiento y superioridad rutinariamente en el espacio universitario, que promueve y aplica la población masculina,  justificables  desde un aprendizaje culturalmente, y por lo tanto,   de la costumbre de los hombres de controlar a las mujeres mediante la fuerza, la coerción, el abuso o el silencio. Es decir, algunos hombres exhiben una misoginia continua que incluye comportamientos de acoso y agresión sexual sin miramientos familiares o sociales. (Reilly, M.E. et al. 1992, citado por Valls, et. al. 2006-2008).

Uno de los hallazgos que respaldan la percepción generalizada de una ausencia de información sistematizada sobre el tema de la violencia de género en la Universidad Autónoma de Guerrero,  es precisamente,  los resultados que indican y develan la falta de contenidos sobre violencia de género en los mapas curriculares de un número importante de Planes y Programa de Estudio de las diversas licenciaturas. Consideramos que es urgente que la Universidad diseñe y ejecute programas, proyectos y acciones que garanticen la aplicabilidad de competencias en materia de violencia de género.

Diversos estudios indican que cuando existen asignaturas que abordan contenidos de género y de violencia de género, los estudiantes expresan una actitud hacia el género más equitativa y se perciben capacitados para trabajar la problemática, mientras que los estudiantes que carecen de esta formación tienen una mayor disposición a creencias y actitudes relacionadas con la violencia de género (Bolaños 2003-2005; Ferrer 2006, citados por Mendoza, ob. Cit.).

Los hallazgos también muestran la necesidad de capacitar a personal para atender esta problemática y promover  la sensibilización a la no violencia a las mujeres. De acuerdo a la opinión de las encuestadas la Universidad, no  realiza campañas de prevención, atención de la violencia de género y no efectúa sanciones contra los ejecutores. Consolidando de alguna manera el mantenimiento del silencio y la ocultación cuando se produce algún acto de violencia a las estudiantes.

Para que denuncien las estudiantes que viven violencia de género, se necesita que conozcan e identifiquen los actos de violencia y el reconocimiento del derecho a vivir sin violencia, lo que nos indica la importancia y necesidad de la difusión, sensibilización y capacitación de estos temas en la población estudiantil. La recomendación consiste en impulsar medidas en las Unidades Académicas que visibilicen y difundan la violencia de género como inaceptable. Hacer más esfuerzos en analizar porque muchas víctimas de violencia de género en la Universidad no expresan la situación sufrida, para orientar sobre cómo se pueden crear redes que apoyen a las víctimas y que generen climas de confianza  y protección a las mismas.

La violencia de género a las mujeres es un tema que ha requerido de esfuerzos teóricos y metodológicos para su análisis y discusión, vías que han permitido por una parte,  el mostrarla, develarla y por otra, el promover estrategias para combatirla. En este sentido, los resultados del estudio permitirán formular líneas de investigación para atender urgentemente esta problemática que se observa al interior de la Universidad Autónoma de Guerrero, ubicada al sur del país mexicano.

 

REFERENCIAS

Cortes, D. Yolanda, E.;  Guevara, R. M.; Antúnez, N. G. (2013), Violencia de Género en el Nivel Superior de la UAGro. (En  Línea). Editorial Academica Española.

Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (1993) Declaración Sobre la eliminación de la violencia Contra la mujer, resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas 48/104 del 23 de febrero de 1993

AGUILAR, R. ALONSO M. MELGAR, P. MOLINA, S. Violencia de género en el ámbito universitario. Medidas para su superación. [en línea]. Revista Interuniversitaria de pedagogía social No. 16. Marzo 2009 pág. (85-94). Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=135012677006
 [consultado en junio 2011]

BELAUSTEGUIGOITIA, M. (2008) Institucionalización y Transversalización de la perspectiva de género en la UNAM. [en línea]. México. Propuesta elaborada por el Programa de Estudios de Género, PUEG Disponible en:
http://www.unhchr.ch/huridocda/huridoca.nsf/%28symbol%29/a.res.48.104.sp?opendocument
[consultado en junio 2012]

BURGUÉS, A.; OLIVER, E.; REDONDO, G.; SERRANO, M. (2006). Investigaciones mundiales sobre violencia de género en la universidad. [en línea]. XI Conferencia de Sociología de la Educación: Santander, 22, 23, y 24 de septiembre de 2006. Disponible en:
http://www.slideshare.net/triku/ponencia-para-congreso-violencia-mujer-universidad1-2
[consulta: 15 enero 2011]

BUQUET, A.; COOPER,  J.; RODRÍGUEZ, H.; BOTELLO L. (2006). Presencia de mujeres y hombres en la UNAM: una radiografía, México, Comisión de Seguimiento de las Reformas de la Equidad de Género en la UNAM/PUEG.

UNAM, CONACYT (2012) Aplicación práctica de los modelos de prevención, atención y sanción de la violencia contra las mujeres. Protocolos de actuación. 3ª- ed. México, Instituto de Investigaciones Jurídicas. Núcleo Multidisciplinario sobre el Derecho de las mujeres a una vida libre de violencia “Cecilia Loria Saviñón”, UNAM.

Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer “Convención de Belem Do Pará”, adoptada y abierta a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General de la Organi­zación de Estados Americanos, en su vigésimo cuarto periodo ordinario de sesiones, del 9 de junio de 1994, en Belem do Para, Brasil. Entrada en vigor: el 5 de marzo de 1995.
Disponible en: http:www.oas.org/jurídico/spanish/tratados/a-61.html>
[consulta: 15 enero 2012]

Comisión General Comisión General de Reforma Universitaria, Modelo Educativo y Académico de la UAG 2004, en Gaceta Universitaria, año 6 No. 12, febrero de 2005.

CEDAW (1979) Convención sobre la Eliminación de todas formas de Discriminación Contra la Mujer, aprobada y abierta a la firma y ratificación, o adhesión por la Asamblea General en su resolución 34/180, del 18 de diciembre de 1979 (entrada en vigor el 3 de septiembre de 1981); la recomendación N° 19 del Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer, publicada en 1992, y el Protocolo Facultativo a la Convención sobre la de la Discriminación Contra la Mujer. Disponible en:
http://www.ohch.org/spanish/law/cedaw.htm>; http://www.un.org/womenwath/daw/cedaw/recommendations/recommsp.htm#recom19>; y http://www.ohch.org/spanish/law/cedawone.htm>.
[consulta: 15 enero 2012]

DE LAS AUTORAS:

1 Maestría en Psicoterapia Humanista. Profesora - Investigadora de TC en la Unidad Académica de Psicología de la UAGro. Perfil PROMEP, colabora en el CA: “Psicología Clínica”. 

2 Doctorado en Psicología psicoanalítica, Profesora investigadora de Tiempo Completo de la UAGro., Perfil PROMEP, Coordinadora  del CA. Psicología Clínica y del CISPG. Integrante de la CUTEGRO.