Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 9, No. 2. Semestre julio - diciembre de 2013. ISSN: 1870-7505

 

LA VIOLENCIA A LAS MUJERES: REALIDAD QUE TRASCIENDE EN EL TIEMPO Y A LOS ESPACIOS EDUCATIVOS

Guadalupe Antúnez Nájera 1
Yolanda E. Cortes Dillanes 2
Mónica Guevara Rojo 3
Natali Hernández  Antúnez 4

 

RESUMEN

La violencia de género  es un problema que atenta contra hombres y mujeres, pero fundamentalmente contra las mujeres y para tal efecto no importa ni el tiempo ni el espacio. Este tipo de situaciones existenciales y subjetivas que amenaza, intimida y vulnera a las mujeres no se limita  a fronteras territoriales ni a fronteras sociales en cuanto a su vigencia. 

Varias investigaciones convergen en señalar que las universidades como Instituciones Educativas, debieran ser las que bucarán los caminos para combatir y erradicar este tipo de violencia.

PALABRAS CLAVES: Violencia de género, universidad, investigación, mujeres, tiempo y espacio.

DESARROLLO DEL TEMA

Pareciera que hablar de la violencia a las mujeres fuera un tema de actualidad sobre una problemática que se presenta en la actualidad, sin embargo, no es así, la violencia a las mujeres surge a partir del surgimiento del hombre mismo. Es más, el tiempo, el lugar, los ambientes le dan formas que la matizan,  que la disfrazan, pero la violencia es violencia en tanto es ejercida por alguien que tiene la intención de lastimar, de minimizar, de controlar y de discriminar en contra de la voluntad de la persona a quien se le ejerce la acción. En el Informe Nacional sobre la Violencia de Género en la Educación Básica en México, Publicado en el 2009, se menciona que hace algún tiempo, se tenía la creencia de que algún tipo de violencia formaba parte de la naturaleza misma de las personas y de sus interacciones sociales, lo que provocaba aceptación y tolerancia.  No se valoraba su magnitud y consecuencia e incluso para las personas que la sufrían.  Era una violencia silenciosa aparentemente  sin un fuerte grado de afectación,  Violencia a las mujeres. 

En la actualidad, esta problemática sigue vigente para muchas mujeres que son estigmatizadas, señaladas, controladas, minimizadas, retomadas a la fuerza, acciones violentas que en varios de los casos no se denuncian no se testifican y no se cuantifican  como hechos violentos a las mujeres.

Torres Falcón (2010),  menciona que el termino violencia anota  algunos elementos para su propia definición como la intención; en tanto, que la violencia es un acto u omisión intencional. Es una conducta estrechamente relacionada con la libertad y la voluntad. La transgresión de un derecho; en tanto que es  un acto de violencia que trastoca el derecho a la vida, a la salud, a la libertad, a una vida sin violencia, el daño;  en tanto que este  se dirige a afectar no solo de manera física sino psicológica, patrimonial, sexual, moral, a los individuos y por último,  el poder; en tanto que es una conducta dirigida sin excepciones a someter a controlar y fundamentalmente a ejercer el poder.

Corsi, (citado por Torres Falcón, 2010), señalaba que quien actúa de manera violenta no busca causar un –daño-  que inevitablemente se produce, sin afianzar una posición de dominio de poder.
  
Para esta investigadora, la violencia es un fenómeno multifacético, que tiene muy variadas expresiones, causas, alcances y consecuencias. En tanto que en la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia de Género contra la Mujer aprobada desde 1993, se reconoce que la violencia de género contra las mujeres es un problema multicausal de alto impacto en distintas etapas de la vida de las mujeres limitando su desarrollo psicosocial, afectando seriamente su salud física y restringiendo el ejercicio pleno de sus derechos, sus secuelas repercuten en las dinámicas de la sociedad y su presencia significa altas erogaciones al Estado.  Y se reconoce  su aplicación en los diferentes contextos ya sean estos geográficos, políticos y culturales.

Como podemos observar  la aplicación y vigencia de este fenómeno que afecta sobre todo a las mujeres no tiene fronteras territoriales ni limites sociales en cuanto a su vigencia. 

Muchos estudios coinciden en indicar la necesidad de que los cambios necesarios para erradicar la violencia de género deben darse a nivel institucional desde las Universidades. Relly citado por (Valls, 2007), menciona que son a las universidades que les corresponde reconocer la trascendencia del problema y buscar caminos para resolverlo. Asimismo, Nicholson citado por este mismo autor, reconoce que las investigaciones son  medios  de propuesta para promover  e incrementar la denuncia así como la no aceptación de ninguna actitud que pueda favorecer la aplicación de la violencia.

Recientemente un conjunto de investigadoras realizaron una investigación sobre la violencia de género en el nivel superior de la Universidad Autónoma de Guerrero (Cortes, Y.; Guevara, M. y Antúnez, G., 2013) y llama la atención los hallazgos que confirman la violencia de las que son objeto las mujeres universitarias por parte de algunos compañeros de clase, profesores y directivos. Y menciono que se confirman la violencia, por que se observa dentro de los espacios escolares, por parte de estudiantes hombres aplicando violencia a sus compañeras, novias e incluso esposas estudiantes. “El estudio muestra que de 455 mujeres encuestadas, el 6.8% han sido obligadas a tener relaciones sexuales bajo presión de compañeros, maestros o directivos de sus unidades académicas, en tanto que un 6.6% han mantenido relaciones sexuales bajo la presión de sus pareja de la UAGro., asimismo, el 5.1% han sostenido relaciones bajo la presión de un desconocido en la UAGro”.

Como podemos observar la violencia a las mujeres es una realidad que no puede cubrirse. Si bien es cierto que los gobiernos, las asociaciones civiles, la agrupación de mujeres han luchado en elaborar instrumentos que promuevan una vida libre de violencia. También es bien cierto, que estos esfuerzos sociales,  jurídicos e inclusive políticos no han sido suficientes ni eficaces para disminuir este fenómeno que día con día se recrudece sobre todo en nuestro estado de guerrero. Un estado que ocupa uno de los primeros lugares en delincuencia social,  en feminicidios.

Con la finalidad de conocer la violencia de género de que la son objeto las mujeres universitarias de psicología Acapulco,  por parte de un hombre, fuera este el padre, el novio, el hermano, el amigo, el compañero, el vecino y el desconocido. En el año 2012, con algunos estudiantes aplicamos al 10% de la base estudiantes mujeres, el VIOLENTOMETRO, el cual es  un material gráfico y didáctico en forma de regla que consiste en visualizar las diferentes manifestaciones de violencia que se encuentran ocultas en la vida cotidiana y que muchas veces se confunden o desconocen. Tales como manifestaciones de violencia psicológica, física y sexual.

Una de las preguntas de este estudio era precisamente ¿Si las mujeres universitarias de psicología sufrían violencia por parte de un hombre? Los resultados fueron sorprendentes, pues la violencia de las que eran objeto prevalecían las manifestaciones psicológicas, como; culpa, mentira, bromas, celos e ignorar, enseguida de las manifestaciones físicas y de las sexuales.

En términos generales, estos datos me remiten a otras tantas preguntas, como que pasa con la cultura, con los gobiernos, con el modelo educativo de la Universidad, con los valores, con la subjetividad de las personas, con los recursos de afrontamiento de las estudiantes, entre otras tantas. La violencia es un fenómeno social que se retroalimenta al parecer al paso de los tiempos, y que debiera atenderse desde una postura multidisciplinaria en aras de erradicarla. Viktor E. Frankl (1993), menciona en varias de sus obras que cada época origina nuevas patologías.

Referencias bibliográficas:

1. Torres Falcón, Marta (2010), Cultura patriarcal y violencia de género. Un análisis de derechos humanos. Ed. Colegio de México. México, D.F.
2. Informe Nacional sobre la Violencia de Género en la educación básica de México.UNICEF-MEXICO-(2009). http://www.unicef.org/mexico/spanish/Estudio_violencia_genero_educacion_basica_Part1.pdf.  Consultado el 20 de enero de 2014.
3. Cortes, Y.; Guevara, M. y Antúnez, G. (2013), Violencia de Género en el Nivel Superior de la UAGro., (En línea), Ed. Académica Española.
4. SEP – INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL. Violentometro y semáforo de la violencia. www.genero.ipn.mx/Materiales_Didacticos/Paginas/Violentometro.as.
Consultado el 20 de enero de 2014.

 

1. Licenciatura en Derecho con Maestría en Psicoterapia Humanista. Profesora - Investigadora de Tiempo Completo en la Unidad Académica de Psicología de la Universidad Autónoma de Guerrero. Perfil PROMEP, colabora en el Cuerpo Académico "Psicología Clínica". Adscrita al Programa Educativo de Psicología y Psicoterapeuta del  CISPG  de la Unidad Académica de  Psicología.

2. Con doctorado en Psicología psicoanalítica, Profesora investigadora de Tiempo Completo en la Unidad Académica de Psicología de la UAGro., Coordinadora del CA. Psicología Clínica y del CISPG. Integrante de la Comisión Universitaria para la Transversalización del Enfoque de Genero

3. Licenciatura en Psicología con Maestría en Psicoterapia Humanista. Profesora - Investigadora de Tiempo Completo en la Unidad Académica de Psicología de la Universidad Autónoma de Guerrero. Perfil PROMEP, colabora en el Cuerpo Académico "Psicología Clínica". Adscrita al Programa Educativo de Psicología y Psicoterapeuta del  CISPG de la UAPSI.

4. Estudiante de la Unidad Académica de Psicología de la UAGro., Cursando el octavo semestre colaboradora en el proyecto de Violencia simbólica en las relaciones interpersonales entre las estudiantes y profesores.