Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 7, No. 2. Semestre julio-diciembre de 2011. ISSN: 1870-7505

 

Vida cotidiana y globalización

Por Guadalupe Antúnez  Nájera*

 

RESUMEN

En este ensayo critico y reflexivo, se aborda la temática  “Vida cotidiana y globalización”.  Analizar y discernir sobre esta categoría conceptual,  permite comprender que es la globalización y cómo influye en la vida cotidiana y en otros espacios existenciales de las personas. Para algunos analistas, la globalización inicia con el pensamiento mismo de la humanidad, otros argumentan que aun no avasalla a toda la esfera terráquea, ni a llegado a todos los grupos ni personas, otros mas, afirman que la globalización es real y es vivida como invasión extraterrestre,   invasión  barbará o sentida como un cliché. 

Palabras claves: Vida cotidiana, globalización, dinamicidad y política.

Vida cotidiana: dinamicidad humana

El  hombre  desde su cotidianidad está inmerso en procesos sociales, culturales religiosos, políticos, económicos, dentro y fuera de la familia.  Desde este proceso de vida, se objetiva de numerosas maneras, y en la medida que configura su mundo se forma a sí mismo1.  Para Wright Mills, los individuos  en el tumulto de su experiencia cotidiana, son con frecuencia falsamente conscientes de sus posiciones sociales.  El hombre,  contribuye mínimamente a dar forma a una sociedad y al curso de su historia, aun cuando él está formado por la sociedad y por su impulso histórico particular.  La premisa de este pensador, parte de que el individuo sólo puede comprender su propia experiencia y evaluar su propio destino localizándose a sí mismo en su contexto histórico y social. En este entendido, el hombre adquiere la experiencia mediante su propia socialización materializada  a través de su vida cotidiana; sus formas de organizarse, de comprenderse,  de intra e intercomunicarse,  y a su vez interactuar a través de sus ideas, creencias, costumbres, tradiciones y hábitos. Todos estos son procesos que lo van determinando  en una sociedad y tiempo determinados.

Las bases  sociológicas de la vida cotidiana, desde el abordaje del Modelo interaccionista, se enfocan en los procesos mediante los cuales el individuo analiza y actúa en su medio social. Examina las estructuras sociales pero desde el punto de vista de los actores individuales y situaciones concretas; patrones que gobiernan las interacciones entre individuos, (conductas, actitudes...) o el manejo de las diferentes situaciones sociales (como se autodetermina en su vida diaria;  quien soy y como resuelvo mi proceder social e individual) y las rutinas diarias (acciones).  La vida cotidiana se encuentra penetrada por el mundo social en el que se desenvuelve el individuo. Marx y Engels por su parte manifiestan, que el hombre se hace un ser social en el proceso en que interactúa con otros semejantes a fin de satisfacer primero sus necesidades elementales y después las nuevas necesidades que surgen precisamente de la búsqueda de satisfacción de las primeras.

En la perspectiva de Agnes Heller,  el individuo se encuentra desde su nacimiento en una relación activa con el mundo en que nació y su personalidad se forma a través de esta relación. La vida cotidiana incluye todo aquello  determinado en el ambiente inmediato. Relaciones en la escuela, con amigos, con los vecinos, con el trabajo, etc.  El ámbito cotidiano de un rey menciona Heller, no es el reino sino la corte; lo otro trasciende lo cotidiano aunque de alguna manera influye en ello.   En lo particular, la vida cotidiana está determinada por las conductas, pensamiento, ideas y acciones que  los seres humanos utilizan para existir y trascender de lo personal-privado  o intimo a lo general-social. Sin embargo, para Garzón Valdés,  en su obra bienes público y bienes privados, no existe tal distinción.   Conceptualiza, la  intimidad: “el ámbito de los pensamientos de cada quien….lo aún no expresado y que probablemente nunca lo será…..”. Privacidad: “la esfera personal reconocida… el ámbito reservado para las relaciones interpersonales donde la selección de los participantes depende de la libre decisión de cada individuo”. Lo público: “la esfera de libre accesibilidad de los comportamientos y decisiones de las personas en sociedad, las cosas que pueden y deben ser vistas por cualquiera”. En esta percepción Garzoniana, pareciera que las distintas esferas mencionadas coexisten entre sí, no se complementan.

En este sentido, la vida cotidiana del hombre, posturas o planos trascienden desde la toma de decisión  a  lo  inmediato,  la  vida cotidiana,  es movilidad, es  ideología,  es  pensamiento,   es    
actuar, es trascendencia.  Guy Debord, artista, cineasta y escritor francés, creador de la Internacional Situacionista, plantea -que los seres humanos podemos vivir situaciones diferentes si somos los suficientemente libres para promoverlas, no llevar precisamente una vida lineal y enajenada, sino hacer de la vida cotidiana una extensa dimensión de nuestra creatividad artística- .  

En la vida cotidiana el hombre va encontrando respuestas ante las exigencias, de su propio proceder existencial y desarrollo humano,  inmerso en procesos autoritarios hegemónicos social y culturalmente preestablecidos. En este preponderante,   tiene que buscar las formas de adaptarse, inadaptarse  e integrarse a la nueva dialéctica del mundo social y material del que es parte.  (Platón, Aristóteles, Kant).

En el 2009, Orellana en su ensayo la Vida Cotidiana, define y argumenta:

      “La vida Cotidiana es metáfora de metáforas del pensamiento, el sentimiento y la     acción, ya que ella es la esencia de las vivencias que se transforman en  experiencias de vida desde la percepción, ya no sólo desde las sensaciones, sino de la transformación de los contenidos de la vida cotidiana en conocimientos. Sin embargo, la noción de Vida Cotidiana se ha venido en rupturas, que han irrumpido la estructura categorial de base conceptual, dejando así, su contenido vacío de referentes compartidos cuando la evocamos y/o la invocamos en el corpus teórico de los discursos de los saberes. De allí que empezamos desnaturalizándola de su sentido colectivo sin poder conciliar los pares opuestos entre el conocimiento y la experiencia que emergen de la diferencia y la singularidad de los afectos y de los actos, que se relatan como testimonios del “aquí” y del “ahora” que acontece en cada persona particular en tanto integrante de un grupo social”.

Por otra parte, Pollio, Henley, y Thompson, 2006 citados por Orellana, escriben:

        “la Vida Cotidiana es la medida de las relaciones humanas con el tiempo, con la habitabilidad de los espacios, con la búsqueda de imaginarios y con la construcción de historias, todos ellos como referentes de los contenidos que se relatan en los discursos de la racionalidad, la afectividad y la corporeidad que elaboramos para tematizar el cómo pensamos, sentimos y actuamos la existencia de la cultura donde vivimos y convivimos”.

Si bien es cierto, que  para Heller, la noción de vida cotidiana, su estructura conceptual, se ha irrumpido, dejando así su contenido vacio de referentes, también es cierto,  que son muchos los estudiosos de esta categoría que conceptualizan y argumentan su contenido de acuerdo a las observaciones empíricas del comportamiento humano, reconstituyendo de esta manera tal estructura categorial de base conceptual.   

Cuando se habla de la Vida cotidiana, también se refiere al desarrollo de quehaceres, en las distintas áreas del conocimiento. (Como ese ir forjando el quehacer diario y continuo en algún trabajo, en algún campo de investigación: implica compromiso, dedicación, creatividad e innovación,  relacionarse,  tomar opiniones; desarrollo y transformación). 

Globalización: que se entiende

El tema de la globalización involucra procesos  a distintos niveles, locales, estatales, nacionales e internacionales, que aparentemente brindan la oportunidad de trascender a un plano donde todos los involucrados tienen las mismas oportunidades de desarrollo y crecimiento económico, cultural, educativo e ideológico. Sin embargo, y tal como lo menciono, solo en teoría, pues las realidades para muchos, diría yo,  la mayoría que conforman las distintas sociedades sobre todo aquellas que están en proceso de desarrollo,  es imaginario. García Canclini, menciona que la globalización es un fenómeno que estrecha la capacidad de acción de los Estados Nacionales, los partidos, los sindicatos y en general los actores políticos clásicos. Produce mayor intercambio trasnacional y deja tambaleando las certezas que daba el pertenecer a una nación. Asimismo, aumenta el bienestar al diversificar el consumo, pero engendra inestabilidad en el trabajo y perturbaciones subjetivas.

Cuando se habla de las nuevas políticas globalizantes el mensaje de los políticos y poderosos tiene el objetivo de hacer creer a las masas que la globalización consiste en  abrir puertas mágicas de desarrollo económico a nivel personal y de grupo, beneficiando  a cada uno de los seres humanos  con mejores oportunidades de trabajo, educación y por lo tanto de vida y sentido.  Siendo así,  lo que dice Canclini sería igual a una –utopía- “engendra inestabilidad en el trabajo y perturbaciones subjetivas”.

Sin embargo, no existen puertas ni llaves mágicas, y por lo tanto, el pronunciamiento de Canclini se observa en la experiencia empírica social e individual como hechos reales en los seres humanos. Hombres y  mujeres cada día, están inmersos en procesos de competencias, demarcados por políticas externas ajenas a los contextos socio-cultural tradicionales, originando con ello, el desarrollo de nuevas conductas, comportamientos, actitudes e incluso nuevas posturas existenciales ante la vida. En un estudio realizado por el Seguro Social de Costa Rica, “una de cada ocho parejas casadas en USA, en el 2008, se conocieron en línea”. Para Jeannette Lofas (2009),  el promedio de duración de un matrimonio actual en ese país,  es de siete (7) años. Un cincuenta por ciento (50%) de los sesenta millones de niños menores de 13 años viven con uno solo de sus padres biológicos y su nueva pareja. Otro estudio realizado por Judith Wallerstein, psicóloga experta en temas de divorcio, especifica, que el cuarenta y un por ciento (41%) de los hijos de padres separados son temerosos, agresivos, tienen baja autoestima y presentan dificultades en su comportamiento o desempeño escolar.

En esta misma perspectiva, los investigadores Mateus y  Brasset, de la Universidad de Colombia afirman, que la globalización económica es una realidad, ya no es una teoría, o un posible camino de la economía y el mercado, sino un hecho concreto que está cambiando por completo las estrategias económicas de todas las naciones, redefiniendo las relaciones internacionales y creando nuevos y poderosos patrones culturales.  Para estos investigadores, la globalización puede ser una buena estrategia para la acumulación de riquezas,  de unos cuantos, sin embargo, no integra ninguna política proyectada para el desarrollo integral de una comunidad o una población.

Por su parte Beck, Sociólogo Alemán, quien a partir del concepto de globalidad describe a la globalización como un proceso (antiguamente se habría dicho: como una dialéctica) que crea vínculos y espacios sociales transnacionales, revaloriza culturas locales y atrae a un primer plano terceras culturas –“un poco de esto, otro poco de eso, tal es la manera como las novedades llegan al mundo” (Salman Rushdie, citado por Beck)-.  La globalización es “vivida como una invasión extraterrestre”. (García Canclini, pag,3).

Los clichés a menudo captan elementos de la experiencia vivida de un momento de la humanidad. (Entiéndase por clichés “la gran idea que lo abarca todo”)(Held, Mcgrew, Goldblatt y Parraton. 1992).  Para Villagrasa (2003, pág. 13), la dinámica propia de la globalización es “la ampliación profundización y aceleración de la interconexión mundial en todos los aspectos de la vida social contemporánea, desde lo cultural hasta lo criminal, desde lo financiero hasta lo espiritual”. 

Un claro ejemplo en base a estas argumentaciones teóricas es, algunas tradiciones locales en nuestro país, pareciera que promueven en las nuevas generaciones  malestar y frustración  desvalorizando a su vez los  valores identitarios  propios de las comunidad. Otra ilustración,  de cómo la globalización transforma el valor de las mercancías  propiciando una forzosa y acelerada  asimilación en la psicologías de las masas, que se traduce en la  aceptación tacita.  Y por lo tanto, sin fronteras conductuales de reusabilidad,  tal  es el caso, de  la oficialización y uso de la moneda “euro”  en  la gran parte  de la Unión Europea (15 de 27 Estados miembros la utilizan),  proceso que inicia en 1999, y  que culminara en el 2002,  con la desaparición de las monedas nacionales, cuyo hecho, afianza la unificación económica y propicia fuertes consecuencias para la comunidad simbólica identitaria. -Canclini, pág.4–.Tema de grandes debates y cuestionamiento por parte de analistas que coinciden que es una contradicción cuando se parte de un modelo democrático fundado en la transparencia  y libertad nacionales. 

Vida cotidiana y Globalización: Implicancias.

Hace cuantos años que la máquina de escribir era utilizada únicamente por aquellos que tenían una preparación teórica o  bien por instrucción laboral,  o educativa. El  servicio telefónico era usado por  todos  los miembros de la comunidad -caseta telefónica solo un teléfono-.  No todos y todas tenían derecho a la educación, pues el recurso económico familiar era insuficiente y la idiosincrasia de los integrantes de las familias era limitada.  El rol de la mujer específicamente era atender las actividades propias del hogar.  Los hijos y las hijas tenían definidas sus actividades dentro y fuera de la familiares. La esposa se conducía social y culturalmente de acuerdo a los patrones preestablecidos.

Parecía que había un orden que determinaba  un cosmos familiar, roles claramente establecido.  La vida cotidiana era determinante y  armoniosa,  tiempo  y  espacio acuñado por la cotidianidad  cultural y  laboral.   Tradiciones y costumbres  fundidas en la existencialidad de la  actividad humana regional. –Libertad  comunitaria-. 

Sin embargo, todo cambia al paso de los tiempos. La dialéctica humana del mundo producto del pensamiento y actividad de los seres humanos,  va determinando  día con día nuevas formas de integración y conducción de los individuos. Forjando a través de su experiencia cotidiana  y existencial, una visión con alcances de control social, político y cultural de una sociedad determinada. Y a su vez, buscando la perfección e innovación material   de todo aquello que transforma de la naturaleza. El problema humano,  no inicia con esta dinámica de vida como tal, el problema desde mi punto de vista, inicia cuando la -experiencia -cotidiana y existencial- de los hombres, es controlada y explotada por unos cuantos hombres y devuelta a los mismos y a muchos más con un alto costo monetario y psicológico. Procesos que a su vez, implica competencia y especialización, venta y extensión, poder y   control.

El alcance de toda esta dinamicidad que implica cambios o transformaciones en toda nuestra esfera terráquea, países o comunidades entrelazados atrayendo a otros o atraídos por otros,  alcanzados por el poder de los más fuertes y poderosos -invasión barbará; fundida en políticas expansivas,  “orden y control”  de los mercados, de los dineros y de las conciencias humanas.

Y cuando menciono el aspecto de la conciencia es aquí donde está -invasión barbará- alcanza a todo ser humano aun es su más sencilla expresión humana.  En la  vida cotidiana precisamente están contenidas estas expresiones sencillas humanas de los hombres,  a que me refiero, por ejemplo, en la forma de expresarse de los individuos aun en el microsistema, o en el hogar se encuadra a los prototipos lingüísticos  que son extraídos de contextos socio-culturales completamente  ajenos a los propios. La televisión es una fuente de información que socializa cualquier prototipo lingüístico. De manera más específica, las novelas, las distintas series, las caricaturas, etc. Los seres humanos, concretamente los niños y adolescentes sueles ser los más vulnerables para aplicar a su lenguaje cotidiano, palabras o categorías conceptuales por el solo hecho de hablar  como los demás o encuadrar en  algún modelo social lingüístico su forma de expresarse. 

Estos efectos de alguna manera, están permeados por los efectos globalizante concretamente por políticas de control social.  Ya decían los cesares romanos al pueblo hay que darle “pan y circo”, y mantenerlo adormecido ante las políticas opresoras y explotadoras existentes. En la actualidad, se le da televisión. Si revisa la programación televisiva es más entretenimiento, enajenación que reflexión o análisis de temas de interés o problemas que aquejan verdaderamente a la sociedad. (Opiniones formales). Al respecto,  el columnista,  Landívar Roca, en su artículo  Pan y circo: vieja estrategia que se repite (2006), se plantea lo siguiente: ¿Qué debemos entender por circo? Todo aquello que distraiga la afligida rutina de la ciudadanía; todo lo que provoque asombro y se convierta en tema de conversación; todo lo que suene y parezca excitante. De lo que se trata, es que los individuos piensen, que razonen, que calculen cada acción o escena que se les presenta y para ello los conflictos políticos, las desvergüenzas públicas, y las propuestas utópicas, son imprescindibles.

El orden constituye también otra forma de expresión de vida en la cotidianidad humana.  Por ejemplo,  hablar con orden o congruencia, organizar las actividades cotidianas para que tengan un orden en tiempo y espacio, acomodar los mueble de tal manera que satisfagan las necesidades de interacción y sobrevivencia dentro de la familia. Desde mi punto de vista, también este tipo de orden se ha visto afectado por los mercados y las políticas globalizantes, coartando la libertad de los individuos.

El hecho de acomodar la televisión, significa en muchas de las ocasiones mover todos los muebles de tal manera que este aparato tengo un lugar especial en la casa habitación.   Las personas o integrantes de la familia, tiene que organizar sus actividades o tiempos  de acuerdo a los programas televisivos elegidos. Pareciera que estos son los que determinan los tiempos de las personas y no las personas determinan sus tiempos.  Acaso en este proceso de vida cotidiana, no está inmerso todo ese pensamiento psicológico de control y sumisión de los individuos por parte de las políticas globalizantes. Por un lado mantener adormecidas las conciencias por medio de la enajenación psicológica y por otro, la expansión sin medida de las tecnologías accesible para todos, políticas de prestación seguras y sin refutación.

La vida cambia, y cada día se ven cambios más drásticos, originando fenómenos de la actividad humana sin control.  La vida cotidiana se diversifica con el aprendizaje y desarrollo de nuevas actividades. Por ejemplo, la internet,  ha suscitado cambios inusuales,  en los  comportamiento y conductas de las personas, los jóvenes están más atentos por el chat que por la convivencia en la familia, conviven cibernéticamente  mas con personas totalmente ajenas a su familia que con su propia familia. Los momentos de convivencia en la familia también han cambiado, la hora de los alimentos que era un espacio oportuno para la convivencia se ha visto afectado por estos comportamientos inusuales.  

En general,  los procesos de vida y las estructuras psicológicas de las personas están siendo transformados por políticas económicas, sociales y culturales globalizantes como ya lo he mencionado.  Influencias cibernéticas,  acotando espacios y tiempos en la vida cotidiana de las personas. El hombre en sus dimensiones humanas; físicas y psicológicas, bajo la invasión barbará de la postmodernidad. Hombres y mujeres forjando su vida cotidiana en contrariedad con lo tradicional y lo moderno.  Vida cotidiana, -metáforas de metáforas del pensamiento,  el sentimiento y la acción de las personas-  Agnes Heller.

BILIOGRAFIA:

- 1Massolo, Alejandra (1994), Mujeres y Ciudades, El Colegio de México. México, D, F.
-  Wright Mill, C. (1986), La imaginación sociológica. Editorial, Fondo de cultura económica. México, D.F.  
- García Canclini, Néstor (1999), Globalizarnos o defender la identidad, ¿Cómo salir de esta opción?. Editorial Paidòs, Buenos Aires. 
- Torres Martínez, Lizandra y Torres Rivera, Lina (1998), Introducción a las ciencias sociales. Editorial, International Thomson Editores. México, D.F.
-  Garzón Valdés, Ernesto (2003), Lo intimo, lo privado y lo público, Revista Calves de Razón Práctica, Texto. Madrid, España.  
- Beck, Ulrich (1998), ¿Qué es la  globalización?, Editorial, Paidòs Iberica.  
-  Villagrasa, Jesús (2003), Globalización ¿Un mundo mejor? Editorial, Trillas, México, D.F.
- Orellana, Dulce, La vida cotidiana (2009), CONHISREMI, Revista Universitaria de Investigación y Diálogo Académico, Vol. 5, No. 2. Articulo. Disponible en: http://conhisremi.iuttol.edu.ve/pdf/ARTI000066.pdf.
(Consulta:, 2011, Julio). 
-    Landívar Roca, Jorge (2006),  Pan y circo: vieja estrategia que se repite (2006), Articulo.  Bolivia. Disponible en: http://www.lahistoriaparalela.com.ar/2006/08/30/bolivia-pan-y-circo-estrategia-que-se-repite/
(Consulta: 2011, Julio). 
-Ramiro Mateus, Julián, William Brasset, David(2002), LA GLOBALIZACIÓN: SUS EFECTOS Y  BONDADES.  Colombia. Disponible en: http://www.fuac.edu.co/revista/M/cinco.pdf
     

 

* Licenciatura en Derecho con Maestría en Psicoterapia Humanista. Profesora - Investigadora de Tiempo Completo en la Unidad Académica de Psicología de la Universidad Autónoma de Guerrero. Perfil PROMEP, colabora en el Cuerpo Académico "Psicología Clínica". Adscrita al Programa Educativo de Psicología y Psicoterapeuta del  CISPG en el Campus Psicología.