Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 8, No. 2. Semestre julio-diciembre de 2012. ISSN: 1870-7505

 

La Virgen de Los Mares de Acapulco: Turismo, religión y contaminación en el Acapulco tradicional o náutico

Jorge Enrique Muñoz Sánchez *

 

Resumen

Este texto es una revisión de la práctica actual que se viene dando entre turismo y religión en la zona conocida como Acapulco tradicional o náutico por los turistas que visitan esa zona y que deriva en la contaminación del lecho marino donde desde hace muchos años se encuentra sumergida en el canal entre la isla de la Roqueta y las Playas de Caleta y Caletilla La Virgen de los mares.

Palabras clave: Turismo, Religión, Contaminación, Virgen de los Mares.

Abstract

This is a reviuew of practice between tourism and religion in the area of tradicional or nautic Acapulco by the tourism who visit this area and becom in a strong pollution in the deep of the sea where long time ago is located the Virgin of the seas between roqueta island and caleta y caletilla beaches.

Key words: tourism religion,n  pollution,  Virgin of  the seas.

INTRODUCCION.

Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha sentido una fascinación por la muerte y la religión, a lo largo de la historia se ha buscado preservar no solo en la memoria de los hombre sino de los registros del ser humano su paso por la tierra, y ello ha llevado a  mejorar su imaginación en torno a diversas formas para lograr su objetivo de permanencia, para ello se ha valido de diversos objetos, formas, métodos y tipos de preservar su cuerpo y su permanencia en la memoria del colectivo, desde la putrefacción del cuerpo en fosas  pasando por la preservación del cuerpo a través de los métodos de momificación, hasta llegar hoy en día a la incineración.

Por otra parte la religiosidad popular crece y el turismo religioso se oficializa fomenta y divulga de forma especial por las diversas oficinas encargadas del turismo como también por las secretarías de turismo de los gobiernos correspondientes y por las autoridades eclesiásticas.

Un segmento muy buscado hoy día por los turistas y de mayor crecimiento en el mundo, lo es sin duda, el segmento del turismo religioso, muchas ciudades con atractivos religiosos explotan al máximo la fe y la religión, sobre todo si estas, ambas, van acompañadas de la práctica del turismo, la frontera entre fe y turismo a quedado atrás, ambas convergen en una especie de complicidad regidas por el consumo, pero ambas en su práctica también generan efectos negativos para el medio ambiente como la contaminación. 

Incluso sus  repercusiones y daño al medio ambiente y fondo marino, como en el caso de Acapulco, han puesto ya una voz de alerta que requiere ser abordado por el gobierno y por los estudiosos del turismo por su alto impacto de contaminación en la práctica de este tipo de turismo religioso.

Ana María Fernández Poncela, quien también ha escrito sobre turismo y religión recoge el texto de “El Santo Niño de Atocha, Plateros, Fresnillo, Zacatecas”,  y concluye: Aquí se ha pretendido exponer cómo el patrimonio es identidad y es turismo; y la religiosidad es fe y consumo también. Cómo peregrinos y visitantes en general, culturales y religiosos se confunden y a veces difuminan. Cómo el turismo es teatralización y recreación en ocasiones espectacularizada y comercializada, pero es también fuente de amparo psicológico y espiritual, de empleo y sobrevivencia material. Cómo el peregrino es consumista. Cómo el turista es creyente y respetuoso. Cómo los poderes públicos y las instituciones políticas y religiosas hacen uso del patrimonio cultural identitario, religioso y comercial, para intereses propios, políticos, o con fines sociales, religiosos y comunitarios. Y cómo, finalmente, la comunidad vive del patrimonio comercial para cubrir sus necesidades fisiológicas y del patrimonio religioso para resarcir las necesidades emocionales y espirituales. Y cómo, el devoto encuentra descanso a sus pesares y consuelo en su corazón, toda vez que ciertas necesidades de presencia y consumo que existen en la actualidad en nuestra cultura. (1)

Muchos son los centros religiosos o ceremoniales que corren en paralelo con la actividad turística potencializando ese fervor turístico-religioso, ambos cada vez están más cercanos el uno del otro y ambos se necesitan para generar esa motivación que el turista y el devoto necesitan para convivir y coexistir generando esa interdependencia, ahí están los centros religiosos que generan y atraen multitudes de peregrinos los cuales se convierten en turistas, ahí están el santuario de la Virgen María, en México D.F. y el cual es visitado por más de un millón de personas al año, ahí está  también la iglesia a la Virgen de San Juan de los Lagos en Jalisco, y que decir del Santo Sepulcro y los lugares considerados santos como el muro de los lamentos en Israel y el Vaticano en el  mundo religioso católico, sin embargo existen otras religiones que también generan multitud de turistas como la meca en el mundo musulmán, sin embargo, todos estos centros religiosos también generan depredación del medio ambiente y contaminación, esa es la parte negativa del turismo llamado de masas en su segmento religioso.

En plena Bahía de Acapulco, junto a la isla de La Roqueta, se encuentra sumergida a pocos metros de profundidad y perfectamente visible (en días en los que el mar no esté revuelto) la acapulqueña Virgen de los Mares.

Fue llevada a este curioso punto a finales de la década de los cincuenta y desde entonces, cada 12 de diciembre, todos los acapulqueños que viven del mar acuden a venerarla, ya que es la que se encarga de velar por quienes se enfrentan al peligroso oleaje de esta zona.

Vigen de los Mares en Acapulco

 

Cada 12 de diciembre se lleva a cabo la celebración de la santa patrona de los mares, La celebración, que desde hace 50 años se lleva a cabo por los lancheros y habitantes los barrios y colonias  de la ciudad, como la Candelaria, el Barrio de la Playa, Quebradora, colonias como la Garita, Cuauhtémoc y Progreso, entre otras. Cerca de 500 personas acuden cada año al islote que divide las playas de Caleta y Caletilla, para festejar a la Virgen de los Mares, y se embarcaron en un recorrido hacia el lugar donde el monumento está sumergido.

Como cada año, en un recorrido en lancha que lleva cinco minutos para llegar al sitio y donde se instaló un 12 de diciembre de 1958, a poco más de cinco metros de profundidad, el 12 de diciembre todos los miembros de las cooperativas de lanchas que laboran en el lugar se preparan con sus embarcaciones  con fondo de cristal y  celebran a la patrona de la bahía de Santa Lucía, la Virgen de los Mares. La fiesta religiosa comienza como todos los años  con una emotiva misa oficiada por el párroco de la iglesia de la iglesia del lugar.

La actual estatua sumergida se encuentra en este lugar desde el año 2002, luego de que la anterior escultura soportara los embates de la naturaleza por más de 44 años.

PLANTEAMIENTO DELPROBLEMA

En un estudio sobre el perfil del visitante, realizados por la recién creada Secretaria de  Turismo Municipal de Acapulco, durante la semana santa de 2011, se concluye que: 57% son hombres y 43% mujeres54 –la mitad solteros y la otra casados–; más de un tercio son jóvenes –34% entre 15 y 25 años, 30% entre 36 y 50, 27% de 26 a 35 y el resto de 50 y más años–; de ellos: 26% profesionales, 19% estudiantes,

El aumento de turistas- peregrinos a las playas de Caleta y Caletilla en Acapulco, no se conoce, no se tiene registro oficial por parte de las autoridades de turismo tanto de la localidad como de la estatal y federal, sin embargo,  las cooperativas de lanchas que transportan pasajeros ofrecen cifras reveladoras, también se sabe y se entiende que existe un aumento en el número de visitantes al lugar en donde se encuentra inmersa la Virgen de los Mares por el grado de depredación y de contaminación no solo del lecho marino sino porque así lo demuestra y deja ver el deterioro de la propia imagen hecha en bronce de la virgen y más aún por la desaparición de la fauna y flora marina que circunda al lugar en donde se encuentra la Virgen de los Mares.

Año

Cooperativa de lanchas

Numero de boletos vendidos

2010

4 caleta y caletilla

10 mil

2011

4 caleta y caletilla

15 mil

2012

4 caleta y caletilla

18 mil

2013

4 caleta y caletilla

19 mil

Fuente: Datos obtenidos de la soc, coop. de lanchas de recreo de caleta y caletilla. En base al boletaje de transportación de pasajeros en el año de referencia.

Sin embargo y pese al crecimiento exponencial no solo del comercio formal e informal en las playas del llamado Acapulco tradicional, no solo por el fenómeno turístico-religioso, sino también por la inversión económica que en los últimos meses ha realizado el magnate Carlos Slim, mediante la compra de algunos hoteles y bienes raíces en el lugar, la creciente ola de visitantes que acuden al último llamado o a cumplir la última voluntad de sus difuntos, el lugar conocido como el santuario de la Virgen de los Mares se  ha visto contaminado y degradado por el depósito de cenizas y cajas de fierro y materiales contaminantes al mar sin la debida vigilancia de las autoridades sanitarias o de las autoridades ecológicas y marítimas, convirtiendo los turistas el lugar en un cementerio humano y de animales, en donde incluso se han encontrado restos de huesos humanos y hasta de animales tales como perros.

El lugar se ha convertido en un cementerio en donde también se ha podido observar en el lecho marino objetos dejados por quienes practican la magia negra o el vudú y por toda clase de objetos de adoración y practica satánica, entre otros objetos también se han encontrado bolsas de terciopelo de color rojo con  como cabello humano al interior, fotografías de personas amarradas frente a frente, y una infinidad de restos de prendas de vestir con anotaciones diversas.

La acción de la salinidad deteriora y oxida las cajas metálicas de los restos humanos en cenizas que son arrojados al lecho marino al pie de a virgen por los deudos o por los practicantes de la magia negro o el vudú.

El arribo masivo de personas al lugar y la contaminación que ello genera han degenerado el lugar antaño de admiración y culto religioso por el pagano y satánico, en consecuencia también la imagen del lugar ha sufrido un deterioro.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.

El turismo masivo mal orientado, mal informado, y el descuido o falta de acción de los propios lugareños y de todos los que interactúan en el lugar, aunado a la falta de  políticas públicas por las autoridades de los tres niveles de gobierno, (recuérdese que en la legislación mexicana, el mar está considerado como zona federal marítima terrestre, de atribución federal), así como el turismo religioso mal entendido, contribuyen al deterioro y  a la ausencia de sustentabilidad de los sitios y/o atractivos turísticos de un lugar.

Por todo lo anterior, es impostergable revertir el daño causado al entorno en donde se encuentra la virgen y buscar mecanismos y acciones de políticas públicas de los tres niveles de gobierno que eviten este tipo de práctica turística-religiosa tan nociva, la Secretaria de Turismo Municipal de Acapulco ha llevado platicas con los cooperativistas a efecto de que en primer lugar: siendo ellos los herederos laborales e históricos del lugar; son ellos los primeros en defender del ataque y deterioro y contaminación que sufre el lugar; en segundo lugar: urge la implementación de acción de concientización turística y educación a los turistas que acuden al lugar sobre el cuidado y preservación del lugar con altos criterios de sustentabilidad por parte de las autoridades de los tres niveles de gobierno, con la participación de los cuerpos colegiados tanto de turismo como de ecología y de expertos en el cuidado del medio ambiente  marítimo; en tercer lugar acciones de prevención por parte de la autoridades ecológicas y de capitanía de puerto a efecto de que se sancione a las cooperativas que insistan en ofrecer ese tipo de recorridos en lancha y a quienes no oriente y si fomenten ese tipo de prácticas tan nocivas para el lugar.

Finalmente, este problema que aún no cobra dimensiones incalculables en el terreno de la promoción y publicidad negativas, debe ser abordado y cuidado evitando que publicidad negativa salga a la luz pública con los efectos desastrosos que todos tememos.

NOTAS:

1.- Anna María Fernández Poncela, (2010) El Santo Niño de Atocha: patrimonio y turismo religioso, Revista Pasos, vol. 8, núm. 2, p. 383. Universidad de La Laguna.

 

* Mtro. Jorge Enrique Muñoz Sánchez. Profesor Investigador de la Unidad Académica de Turismo de la Universidad Autónoma de Guerrero, México. E-mail: je_ms3@hotmail.com