Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 8, No. 1. Semestre enero - junio de 2012. ISSN: 1870-7505

 

ECOTURISMO, EDUCACIÓN Y MEDIO AMBIENTE

Dra. Ma. Elvia Chavarría Solís1
M.C. Teresa de J. Rivas Pérez2
Dr. Hernando Avilez Pineda3

 

Resumen

La educación ambiental y el  ecoturismo se ven como dos practicas relacionadas pero al fin de cuentas separadas, sin embargo lo educativo es un contexto más amplio y relacionado cono un proceso social en el cual las personas aprehenden la cultura, el ecoturismo es una actividad educativa.

Planteamiento

El ecoturismo puede ser considerado como una practica de la educación ambiental. Hablando del estado de Guerrero, los animadores, operadores turísticos, técnicos  de áreas  naturales protegidas, guías o interpretes, no han logrado incorporar y generar una práctica turística en la educación ambiental.

Muchas veces se ha pensado que el ecoturismo es un proceso independiente.

En cuestión de los objetivos que persigue el ecoturismo, (Pedersen, 2001) señala que el ecoturismo considera la protección de aéreas naturales, la generación de recursos económicos, y la participación de la población local en la construcción de capacidades y educación ambiental. Wallace y (Pierce, 2006) por su parte, establecían que el ecoturismo debe ayudar a minimizar los impactos negativos, crear conciencia de conservación, permitir a las poblaciones locales tomar decisiones propias así como beneficiarse económicamente de esta actividad. Finalmente, (Bjork, 2000) señala como importante la influencia ética y moral del comportamiento de los ecoturistas hacia la conservación ambiental.

En lo que a impactos se refiere, (Buckley, 2004) establece que no existe ninguna forma de turismo que no produzca impacto alguno. Los impactos pueden ser clasificados, de manera general en tres categorías: 1) impactos económicos; 2) impactos ambientales, e 3) impactos socioculturales.

Analizando a la educación como el conjunto de  procesos y actividades de los cuales un grupo asegura que sus miembros adquieren la experiencia histórica, cultural y social. Si pensamos que lo educativo es más amplio entonces el turismo puede ser conceptualizado como una práctica sociocultural de orden educativo.

Las personas cuando visitan un parque natural, un museo, un jardín botánico un zoológico, o un área de interés natural o cultural de forma libre y espontánea lo hacen con el fin de pasar unas horas de esparcimiento y diversión están realizando actividades de tiempo libre. Es aquí en donde de cierta forma en donde la institución  tiene la obligación de proporcionar la oportunidad de una experiencia educativa.

En relación al turismo, la dimensión educativa es un valor  agregado al producto turístico. Las empresas que se dedican al ecoturismo deben proponer la promoción de una cultura ambiental entre los usuarios con estrategias pedagógicas y didácticas diferentes a las de los grupos escolares. Al referirnos a las actividades turísticas que se realizan en el Estado de Guerrero las motivaciones de las personas para realizar una práctica turística se basa principalmente en la recreación y el esparcimiento, las experiencias que se efectúan con el turismo alternativo tienen un fuerte contenido ambiental. (Pérez, 2009).

En el ecoturismo los viajes tienen como fin realizar actividades recreativas de apreciación y conocimiento de la naturaleza a través del contacto de la misma.

La Secretaría de Turismo entiende y define el concepto de ecoturismo desde la perspectiva de que es un PRODUCTO TURÍSTICO, que está dirigido para aquellos turistas que disfrutan de la historia natural, y que desean apoyar y participar activamente en la conservación del medio ambiente, entre las actividades más reconocidas y practicadas en este segmento son:

Talleres de educación ambiental
Observación de ecosistemas Observación de fauna
Participación en proyectos de investigación biológica
Participación en programas de rescate de flora y/o fauna
Senderismo interpretativo
Safari fotográfico     
Observación de flora
Observación geológica
Observación de fósiles
Observación de fenómenos y atractivos especiales de la naturaleza       

El ecoturismo puede ser entendido como una practica social que se caracteriza además de su interés por la naturaleza y su conservación con una nueva valoración ética y política de la naturaleza, con objeto de mejorar las condiciones de vida de las poblaciones dueñas del recurso que genere una reapropiación y resignificación del entorno y de la cultura local, que se involucre en la gestión del servicio y la apropiación de los beneficios (Cuenca, 2007).

Las actividades del ecoturismo también da la oportunidad para el simulacro para presentar un paraíso sin personas, sin cultura sin historia, sin problemas. Puede proponer una experiencia altamente gratificante pero no proponer una vivencia íntima y personal al viajero, una experiencia transformadora. (Moura, 2009).

Conclusión

El ecoturismo y  otras formas de  turismo alternativo, deben de estar orientados hacia el desarrollo regional, en la resignificación de la naturaleza, integrando la tradición y la historia, el contacto con las culturas en su diversidad, en el verdadero encuentro con el otro, designificando lo que ahí vive y a los que ahí viven en el desarrollo personal que se da en la comunicación y no en el simulacro y la comunicación. Es aquí donde los aspectos educativos son importantes.

Desde el ámbito educativo, las actividades del ecoturismo pueden apoyar las propuestas que se hacen desde la educación, de la pedagogía del ocio,  el tiempo  libre, lo sociocultural y la investigación en los espacios naturales que desarrollan programas educativos con técnicas y practicas de ecoturismo.

Los supuestos teóricos del ecoturismo son claros en términos de promover la conservación del medio ambiente en los diferentes espacios donde se desarrolla; generación de beneficios económicos y sociales para las comunidades receptoras; la promoción de educación ambiental tanto para las comunidades locales como para los visitantes y, promover el desarrollo regional sustentable (Ceballos-Lascuraín, 2004).

Bibliografía

1. Pérez de la Iteras, Mónica (2009) La Guía del Ecoturismo. Mundi Prensa, México.

2. Cuenca, Manuel (2007) Ocio y Animación Social, Presente y Futuro. En Animación Sociocultural, Trillas.

3. Moura Carvalco Cristina Isabel (2009) Los Sentidos de lo “ambiental”: La contribución Hermeneutica a la Pedagogía de la Complejidad. Siglo XXI,

4. Moraes, M. (2010) Pensamiento eco-sistema. XXI vozes petrópolis.

Autores

1.- Doctora.- Unidad Académica de Turismo. Universidad Autónoma de Guerrero, correo electrónico: alemania196387@hotmail.com
2.- Maestra.- Unidad Académica  de Turismo. Universidad Autónoma de Guerrero, correo electrónico: teripe1@yahoo.com.mx
3.- Doctor.- Unidad Académica de Turismo. Universidad Autónoma de Guerrero, correo electrónico: hap375@hotmail.com