Revista Digital de Tecnologías de la Información y Comunicación. Vol. 8, No. 1. Semestre enero - junio de 2012. ISSN: 1870-7505

 

Turismo,  recursos naturales, educación  y conciencia

M.C. Teresa de J. Rivas Pérez1
Dra. Ma. Elvia Chavarría Solís2
Dr. Hernando Avilez Pineda3

 

Resumen

Se trata de un artículo de reflexión sobre la necesidad urgente de contar con una educación y concientización a la población en general y especialmente a los niños, sobre la importancia del cuidado de los recursos naturales y culturales de México, como base para su desarrollo turístico sustentable.

Palabras clave: sustentabilidad, recursos naturales, atractivos turísticos.

Abstract

Paper is a kind of reflection about the urgent necessity to count with an education and consciousness of the Mexicans, especially children, about the importance of the natural and cultural resources as the base for a sustainable development.

Key words: sustainability, natural resources, touristic attractions.

Introducción

Han pasado ya 25 años desde la aparición del documento “Nuestro futuro común”, de igual manera también  muchas cumbres, muchas reuniones y muchas opiniones; pero pocos cambios con respecto al cuidado y uso racional de los recursos naturales. Algunos países adquirieron compromisos y han cumplido, otros han expresado sus razones para no sumarse, y otros más simplemente no se han mostrado interesados en el problema, que es de todos: el cuidado del ambiente y la preservación de los recursos naturales.

México, como país responsable,  que ha aceptado sumarse a estas iniciativas del cuidado del ambiente y los recursos,  contempla en su  Plan Nacional de Desarrollo (PND 2006-2012) cinco grandes ejes temáticos dentro de los cuales se incluyen temas como el turismo (Eje 2), y el Eje 4 está totalmente dedicado a la sustentabilidad ambiental.

Si bien el documento elaborado en el primer año del ejercicio del nuevo gobierno es ambicioso, se reconoce que escasos cinco años efectivos de gobierno no fueron suficientes para lograr los objetivos propuestos en dicho documento, como lo muestra la realidad, a pocos meses de la conclusión del mismo; no sólo en turismo y sustentabilidad, están quedando muchas tareas pendientes; que deberán ser retomadas por el  gobierno entrante,  por la importancia que ello representa para el desarrollo del país en general.

Muchas otras tareas son también importantes, sin embargo el turismo y la educación, o mejor dicho la concientización de la población con respecto del cuidado de los recursos  (como elementos componentes del producto turístico), con un valor por encima de las instalaciones y acondicionamientos que pudieran ser construidos  por el hombre; representan un factor importante para el desarrollo de un país.
Desarrollo
Para el gobierno mexicano el turismo es una prioridad nacional y México aspira a ser potencia mundial en turismo,  idea que se ha venido manejando cuando menos por los dos últimos gobiernos federales en sus PND y en sus  Programas Sectoriales de Turismo (PST); en los cuales han hablado de un incremento muy importante de turistas  extranjeros que visitarían el país durante los dos sexenio, y que en ninguno de los dos casos  logró alcanzarse; a pesar de poseer el mayor legado de culturas antiguas, por encima de muchos otros países en el mundo, así como una vasta e inigualable oferta turística diseminada prácticamente por todo el territorio nacional, complementada con una riquísima biodiversidad, entre otros atractivos.

Otros de los objetivos no logrados en el actual gobierno y que tienen que ver con la actividad turística es el incremento del ingreso de divisas por turismo internacional,  el crecimiento económico del PIB turístico y el incremento de empleo formal en turismo.

En materia de sustentabilidad y ambiente, como se dijo líneas arriba,  se plantearon objetivos ambiciosos  tales como Incrementar la cobertura de servicio de agua potable y saneamiento en el país, y en la realidad   poco más de la tercera parte de los estados del país padecen sequía y en muchas ciudades el racionamiento del agua no es algo nuevo ni esporádico;  y tampoco se ha alcanzado un manejo integral y sustentable del precioso líquido, no existe  un control efectivo para evitar el deterioro y la pérdida de los bosques y selvas mexicanos, así como la pérdida de los ecosistemas y la riquísima biodiversidad característica de México.

No ha habido un equilibrio entre el capital natural y cultural y el desarrollo social y económico. La aplicación de la ley ambiental no ha sido justa ni equitativa, el ordenamiento ecológico para garantizar el aprovechamiento sustentable de los recursos  no ha sido posible, el cambio climático es ya una realidad en México, se siguen mezclando los residuos sólidos en muchas ciudades del país, por lo tanto los rellenos sanitarios no cumplen con sus objetivos. Las plantas tratadoras de aguas funcionan en niveles muy bajos, casi deficientemente. En general los hechos demuestran que no existe una cultura ambiental entre los mexicanos que los lleve a acabar con estos problemas que actualmente enfrentan.

¿Qué es lo que está fallando?  ¿Qué se debe cambiar? Y muchas otras cuestiones. Aun cuando los documentos rectores del desarrollo nacional establecen objetivos y marcan las estrategias a seguir, las políticas públicas, o no se han implementado o no han sido las adecuadas. Existe también una falta de coordinación entre los diferentes niveles de gobierno ocasionado por el poco o nulo interés de “hacer bien el trabajo o lo que se deba de hacer”. El celo profesional y el protagonismo de los funcionarios públicos, que convergen en las mismas tareas, no les permite ver que su paso por ese puesto es esporádico y son las acciones las que permanecen. 

Conclusiones

Si verdaderamente se busca un cambio para México, y para sus habitantes mejores condiciones de vida, vía la actividad turística y el uso de sus recursos, tanto culturales como naturales, que son tan vastos y valiosos; deberá implementarse una educación que incluya el cuidado de los recursos, no sólo de parte de las autoridades y aplicando la ley de manera estricta. Deberá crearse conciencia en cada ciudadano, en cada niño principalmente, y hacerle comprender que el cuidado de los recursos  le garantizará mejores niveles de vida a él y a sus futuras generaciones, que cada ciudadano se sienta orgulloso poseedor de una cultura y responsable de su preservación y que defienda esos bienes que también lo identifican. Mejorar sus condiciones no es trabajo sólo de los gobernantes en turno, es un trabajo de conjunto, de asumir la parte que a cada ciudadano le corresponde sin esperar que otros vengan a hacer su trabajo. Se necesitan una sociedad y un gobierno responsables. 

Bibliografía

1. Plan Nacional de Desarrollo 2006-2012
2. Programa Sectorial de Turismo 2007- 2012

Autores

1.- Maestra.- Unidad Académica  de Turismo. Universidad Autónoma de Guerrero, correo electrónico: teripe1@yahoo.com.mx
2.- Doctora.- Unidad Académica de Turismo. Universidad Autónoma de Guerrero, correo electrónico: alemania196387@hotmail.com
3.- Doctor.- Unidad Académica de Turismo. Universidad Autónoma de Guerrero, correo electrónico: hap375@hotmail.com